¿Y si el yogurt previene el cáncer de intestino?

Tomar dos o más yogures a la semana puede ayudar a disminuir el riesgo de desarrollar lesiones, llamadas adenomas, que preceden al desarrollo del cáncer de intestino, al menos en hombres, según una investigación publicada en la revista «Gut». La asociación fue especialmente relevante en los adenomas que son altamente probables de volverse cancerosos localizados en el colon. Investigaciones publicadas previamente han sugerido que consumir grandes cantidades de yogurt podría reducir el riesgo de cáncer de intestino al cambiar el tipo y el volumen de bacterias en el intestino, llamado microbioma. Sin embargo, no está claro si la ingesta de yogur también podría estar asociada con un menor riesgo de crecimientos precancerosos, conocidos como adenomas. El Lactobacillus bulgaricus y el Streptococcus thermophilus, dos bacterias que se encuentran en el yogur vivo, pueden reducir la cantidad de químicos que causan cáncer en el intestino Los investigadores de la Universidad de Washington (EE. UU) analizaron las dietas y el desarrollo posterior de diferentes tipos de adenoma entre 32.606 hombres que formaron parte del Estudio de Seguimiento de Profesionales de la Salud y 55.743 mujeres del Estudio de Salud de las Enfermeras. Todos los participantes se sometieron a una endoscopia de intestino delgado, un procedimiento que permite ver el interior del intestino, entre 1986 y 2012. Y, cada cuatro años proporcionaron información detallada sobre su estilo de vida y dieta, incluida la cantidad de yogur que comían. Durante el período que duró el estudio, se desarrollaron 5.811 adenomas en los hombres y 8.116 en las mujeres. En comparación con los hombres que no comieron yogur, los que tomaban dos o más a la semana tenían un 19% menos de probabilidades de desarrollar un adenoma convencional. Dicha disminución fue incluso mayor (26%) para los adenomas que tenían una alta probabilidad de volverse cancerosos y para aquellos ubicados en el colon en lugar de en el recto. El Lactobacillus bulgaricus y el Streptococcus thermophilus, dos bacterias que se encuentran en el yogur vivo, pueden reducir la cantidad de químicos que causan cáncer en el intestino Si bien no se observó una asociación obvia para los hombres con un tipo más peligroso de adenoma (serrado),se apreció una tendencia hacia la reducción del riesgo en aquellos que miden 1 cm o más, lo que se considera grande. Ninguna de estas asociaciones entre la ingesta de yogurt y el desarrollo de adenomas fue evidente entre las mujeres. Los investigadores advierten que se trata de un estudio observacional, y como tal, no puede establecer causa. Se necesitaría más investigación para confirmar los hallazgos y descubrir la biología involucrada, enfatizan los investigadores. Sin embargo, la gran cantidad de personas estudiadas y las actualizaciones periódicas sobre los factores de la dieta y el estilo de vida se suman a los hallazgos. A modo de una posible explicación de lo que encontraron, los investigadores señalan que el Lactobacillus bulgaricus y el Streptococcus thermophilus, dos bacterias que se encuentran en el yogur vivo, pueden reducir la cantidad de químicos que causan cáncer en el intestino. Y el vínculo más fuerte que se observa con los adenomas que crecen en el colon puede deberse a la menor acidez (pH) en esta parte del intestino, lo que lo convierte en un entorno más hospitalario para estas bacterias, añaden los investigadores coordinados por Yin Cao. Además, el yogur puede tener propiedades antiinflamatorias y reducir la ‘filtración’ del intestino, ya que los adenomas se asocian con una mayor permeabilidad intestinal, concluyen.
Compartir:  Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google+Compartir por correoCompartir en PinterestCompartir en Whatsapp
Tomar dos o más yogures a la semana puede ayudar a disminuir el riesgo de desarrollar lesiones, llamadas adenomas, que preceden al desarrollo del cáncer de intestino, al menos en hombres, según una investigación publicada en la revista «Gut». La asociación fue especialmente relevante en los adenomas que son altamente probables de volverse cancerosos localizados en el colon. Investigaciones publicadas previamente han sugerido que consumir grandes cantidades de yogurt podría reducir el riesgo de cáncer de intestino al cambiar el tipo y el volumen de bacterias en el intestino, llamado microbioma. Sin embargo, no está claro si la ingesta de yogur también podría estar asociada con un menor riesgo de crecimientos precancerosos, conocidos como adenomas. El Lactobacillus bulgaricus y el Streptococcus thermophilus, dos bacterias que se encuentran en el yogur vivo, pueden reducir la cantidad de químicos que causan cáncer en el intestino Los investigadores de la Universidad de Washington (EE. UU) analizaron las dietas y el desarrollo posterior de diferentes tipos de adenoma entre 32.606 hombres que formaron parte del Estudio de Seguimiento de Profesionales de la Salud y 55.743 mujeres del Estudio de Salud de las Enfermeras. Todos los participantes se sometieron a una endoscopia de intestino delgado, un procedimiento que permite ver el interior del intestino, entre 1986 y 2012. Y, cada cuatro años proporcionaron información detallada sobre su estilo de vida y dieta, incluida la cantidad de yogur que comían. Durante el período que duró el estudio, se desarrollaron 5.811 adenomas en los hombres y 8.116 en las mujeres. En comparación con los hombres que no comieron yogur, los que tomaban dos o más a la semana tenían un 19% menos de probabilidades de desarrollar un adenoma convencional. Dicha disminución fue incluso mayor (26%) para los adenomas que tenían una alta probabilidad de volverse cancerosos y para aquellos ubicados en el colon en lugar de en el recto. El Lactobacillus bulgaricus y el Streptococcus thermophilus, dos bacterias que se encuentran en el yogur vivo, pueden reducir la cantidad de químicos que causan cáncer en el intestino Si bien no se observó una asociación obvia para los hombres con un tipo más peligroso de adenoma (serrado),se apreció una tendencia hacia la reducción del riesgo en aquellos que miden 1 cm o más, lo que se considera grande. Ninguna de estas asociaciones entre la ingesta de yogurt y el desarrollo de adenomas fue evidente entre las mujeres. Los investigadores advierten que se trata de un estudio observacional, y como tal, no puede establecer causa. Se necesitaría más investigación para confirmar los hallazgos y descubrir la biología involucrada, enfatizan los investigadores. Sin embargo, la gran cantidad de personas estudiadas y las actualizaciones periódicas sobre los factores de la dieta y el estilo de vida se suman a los hallazgos. A modo de una posible explicación de lo que encontraron, los investigadores señalan que el Lactobacillus bulgaricus y el Streptococcus thermophilus, dos bacterias que se encuentran en el yogur vivo, pueden reducir la cantidad de químicos que causan cáncer en el intestino. Y el vínculo más fuerte que se observa con los adenomas que crecen en el colon puede deberse a la menor acidez (pH) en esta parte del intestino, lo que lo convierte en un entorno más hospitalario para estas bacterias, añaden los investigadores coordinados por Yin Cao. Además, el yogur puede tener propiedades antiinflamatorias y reducir la ‘filtración’ del intestino, ya que los adenomas se asocian con una mayor permeabilidad intestinal, concluyen.
 
acolor.es - Diseño de paginas webbuscaprat.com - Guia comercial de el prat
aColorBuscaprat