Uno de cada cinco británicos toma el sol con aceite de cocina

Broncearse a cualquier precio. Ese parece ser el objetivo de uno de cada cinco británicos, que confiesa utilizar aceite de cocina para tomar el sol. Una moda muy peligrosa de los años 70 que parece estar volviendo. Una encuesta encargada por la cadena de hipermercados Asda concluyó que una quinta parte de los británicos utilizan aceite de cocina en lugar de crema solar en un intento equivocado de broncearse más rápido. Además, un tercio no se preocupan en absoluto por el protector solar, a pesar de que uno de cada diez encuestados confesó haber sufrido quemaduras tan graves que se vieron obligados a acudir al médico, informa The Telegraph. Aunque es una obviedad, cabe recordar que el aceite de cocina no proporciona protección contra los rayos UV y contribuye a que la piel se queme y, a largo plazo, pueda aparecer un cáncer de piel. En los 60 y 70, con el auge del turismo de sol y playa, muchas personas utilizaron aceite de bebé, aceite de coco y aceite de cocina para acelerar el bronceado antes de que los científicos descubrieran que los rayos UVA dañan la piel. El problema es que esta tendencia aún persiste, promovida por webs de belleza en las que, sin ningún rigor médico y científico, se afirma falsamente que el aceite acelerará el bronceado. «Usar aceite de cocina es lo mismo que salir sin protección solar, ni ropa ni sombreros. Es una tendencia muy preocupante. Con todas las cosas en la web tienes que ser increíblemente cuidadoso y asegurarte de que estén respaldados por algo más que pruebas anecdóticas», advirtió Colin Cable, científico de la Royal Pharmaceutical Society. Emma Shields, gerente de información de salud de Cancer Research UK, considera que cualquier bronceado que ocurra después de usar aceite de cocina está «lejos de ser un signo de salud». «Broncearse es en realidad una señal de que su piel ha sido dañada. Y con el tiempo, este daño puede acumularse y causar cáncer de piel», afirma.
Compartir:  Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google+Compartir por correoCompartir en PinterestCompartir en Whatsapp
Broncearse a cualquier precio. Ese parece ser el objetivo de uno de cada cinco británicos, que confiesa utilizar aceite de cocina para tomar el sol. Una moda muy peligrosa de los años 70 que parece estar volviendo. Una encuesta encargada por la cadena de hipermercados Asda concluyó que una quinta parte de los británicos utilizan aceite de cocina en lugar de crema solar en un intento equivocado de broncearse más rápido. Además, un tercio no se preocupan en absoluto por el protector solar, a pesar de que uno de cada diez encuestados confesó haber sufrido quemaduras tan graves que se vieron obligados a acudir al médico, informa The Telegraph. Aunque es una obviedad, cabe recordar que el aceite de cocina no proporciona protección contra los rayos UV y contribuye a que la piel se queme y, a largo plazo, pueda aparecer un cáncer de piel. En los 60 y 70, con el auge del turismo de sol y playa, muchas personas utilizaron aceite de bebé, aceite de coco y aceite de cocina para acelerar el bronceado antes de que los científicos descubrieran que los rayos UVA dañan la piel. El problema es que esta tendencia aún persiste, promovida por webs de belleza en las que, sin ningún rigor médico y científico, se afirma falsamente que el aceite acelerará el bronceado. «Usar aceite de cocina es lo mismo que salir sin protección solar, ni ropa ni sombreros. Es una tendencia muy preocupante. Con todas las cosas en la web tienes que ser increíblemente cuidadoso y asegurarte de que estén respaldados por algo más que pruebas anecdóticas», advirtió Colin Cable, científico de la Royal Pharmaceutical Society. Emma Shields, gerente de información de salud de Cancer Research UK, considera que cualquier bronceado que ocurra después de usar aceite de cocina está «lejos de ser un signo de salud». «Broncearse es en realidad una señal de que su piel ha sido dañada. Y con el tiempo, este daño puede acumularse y causar cáncer de piel», afirma.