Una mujer da a luz a dos hijos de otras parejas tras el error de una clínica de fertilidad

Una pareja residente en Nueva York ha denunciado a la clínica reproductiva donde se sometieron a una fecundación in vitro después de que les implantasen por error los embriones de otros padres. Los afectados confirmaron el error en el momento del nacimiento, ya que los bebés, dos varones, no tenían los rasgos propios de la raza asiática de sus supuestos padres. Las pruebas de ADN encontraron que los bebés no estaban relacionados con la pareja, ni estaban relacionados entre sí. De hecho, cada bebé estaba relacionado genéticamente con una pareja que también había estado en tratamiento con Fertilidad CHA, dice la demanda. La pareja asiática se ha visto obligada a entregar a los bebés a sus verdaderos padres genéticos, informa CNN. Los demandantes, identificados solo como AP e YZ, viven en Flushing, Nueva York, y se casaron en 2012. Después de tener problemas para concebir un hijo, decidieron intentarlo mediante fecundación in vitro con una compañía llamada CHA Fertility con sede en Los Ángeles. La demanda señala que la pareja se gastó más de 100.000 dólares en los servicios de esta clínica, incluidos los honorarios del centro y los médicos, servicios de especialistas, medicamentos, gastos de laboratorio, costos de viaje y más. A principios de 2018, la compañía recolectó esperma y óvulos de Y.Z. y A.P., que dieron lugar a cinco embriones, cuatro de los cuales eran niñas. El primer intento de transferir un embrión a A.P. fue fallido. Tras intentarlo de nuevo, en septiembre de 2018 llegó la feliz noticia: embarazada de gemelos. Pero ahí empezaron a sospechar que algo no iba bien. Una ecografía determinó que los gemelos eran varones, algo que inquietó a la pareja puesto que sus embriones eran todos de niña, excepto uno masculino que no fue transferido. Cuando llamaron a los copropietarios de la clínica de fertilidad para preguntar, les dijeron que los resultados de la ecografía no eran precisos y que no era una prueba definitiva. Pero llegó marzo, y A.P. dio a luz a dos niños, y ninguno de los bebés era de ascendencia asiática. La pareja aún no sabe qué sucedió con sus verdaderos embriones. La demanda, presentada el 1 de julio, señala que los demandantes sufrieron daños físicos y emocionales y acusan a los propietarios de la clínica de mala praxis médica, negligencia y otros 14 cargos. No es la primera vez que se produce un error de estas características relacionado con la reproducción asistida. En 2017, una clínica canaria de infertilidad fue condenada por usar semen equivocado. En 2016, se investigó en un hospital holandés la posible inseminación errónea de 26 mujeres; y, en 2014, un hospital italiano implantó los embriones de una mujer en el útero de otra por error.
Compartir:  Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google+Compartir por correoCompartir en PinterestCompartir en Whatsapp
Una pareja residente en Nueva York ha denunciado a la clínica reproductiva donde se sometieron a una fecundación in vitro después de que les implantasen por error los embriones de otros padres. Los afectados confirmaron el error en el momento del nacimiento, ya que los bebés, dos varones, no tenían los rasgos propios de la raza asiática de sus supuestos padres. Las pruebas de ADN encontraron que los bebés no estaban relacionados con la pareja, ni estaban relacionados entre sí. De hecho, cada bebé estaba relacionado genéticamente con una pareja que también había estado en tratamiento con Fertilidad CHA, dice la demanda. La pareja asiática se ha visto obligada a entregar a los bebés a sus verdaderos padres genéticos, informa CNN. Los demandantes, identificados solo como AP e YZ, viven en Flushing, Nueva York, y se casaron en 2012. Después de tener problemas para concebir un hijo, decidieron intentarlo mediante fecundación in vitro con una compañía llamada CHA Fertility con sede en Los Ángeles. La demanda señala que la pareja se gastó más de 100.000 dólares en los servicios de esta clínica, incluidos los honorarios del centro y los médicos, servicios de especialistas, medicamentos, gastos de laboratorio, costos de viaje y más. A principios de 2018, la compañía recolectó esperma y óvulos de Y.Z. y A.P., que dieron lugar a cinco embriones, cuatro de los cuales eran niñas. El primer intento de transferir un embrión a A.P. fue fallido. Tras intentarlo de nuevo, en septiembre de 2018 llegó la feliz noticia: embarazada de gemelos. Pero ahí empezaron a sospechar que algo no iba bien. Una ecografía determinó que los gemelos eran varones, algo que inquietó a la pareja puesto que sus embriones eran todos de niña, excepto uno masculino que no fue transferido. Cuando llamaron a los copropietarios de la clínica de fertilidad para preguntar, les dijeron que los resultados de la ecografía no eran precisos y que no era una prueba definitiva. Pero llegó marzo, y A.P. dio a luz a dos niños, y ninguno de los bebés era de ascendencia asiática. La pareja aún no sabe qué sucedió con sus verdaderos embriones. La demanda, presentada el 1 de julio, señala que los demandantes sufrieron daños físicos y emocionales y acusan a los propietarios de la clínica de mala praxis médica, negligencia y otros 14 cargos. No es la primera vez que se produce un error de estas características relacionado con la reproducción asistida. En 2017, una clínica canaria de infertilidad fue condenada por usar semen equivocado. En 2016, se investigó en un hospital holandés la posible inseminación errónea de 26 mujeres; y, en 2014, un hospital italiano implantó los embriones de una mujer en el útero de otra por error.