Una dieta baja en carbohidratos puede reducir el riesgo de diabetes

Una dieta baja en carbohidratos puede tener beneficios para las personas con riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 incluso si no pierden peso, sugiere una nueva investigación que publica el «Journal of Clinical Investigation Insight». Los investigadores de la Universidad Estatal de Ohio querían saber qué sucede con las personas obesas con síndrome metabólico, un precursor de la diabetes, cuando consumen una dieta baja en carbohidratos pero no pierden peso. Encontraron que más de la mitad de los participantes del estudio ya no cumplían con los criterios para el síndrome metabólico inmediatamente después de una dieta baja en carbohidratos de cuatro semanas. El nuevo estudio incluyó a 16 hombres y mujeres con síndrome metabólico, un conjunto de factores que también ponen a las personas en mayor riesgo de enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular. Las afecciones que contribuyen al síndrome metabólico incluyen hipertensión, azúcar en la sangre alta, exceso de grasa corporal alrededor de la cintura y colesterol HDL 'bueno' anormalmente bajo o niveles altos de triglicéridos. Después de comer una dieta baja en carbohidratos, más de la mitad de los participantes (cinco hombres y cuatro mujeres) vieron revertir su síndrome metabólico a pesar de que recibían dietas que contenían intencionadamente suficientes calorías para mantener su peso estable. Trabajos previos han demostrado que las dietas bajas en carbohidratos pueden ser beneficiosas para las personas con síndrome metabólico y diabetes Trabajos previos han demostrado que las dietas bajas en carbohidratos pueden ser beneficiosas para las personas con síndrome metabólico y diabetes, pero los científicos de nutrición y otros han debatido si eso es un producto de la dieta o un producto de la pérdida de peso que se suele observar cuando las personas reducen los carbohidratos, explica el autor principal del estudio, Jeff Volek, profesor de Ciencias Humanas en Universidad Estatal de Ohio. «No hay duda de que las personas con síndrome metabólico y diabetes tipo 2 se desempeñan mejor con dietas bajas en carbohidratos, pero generalmente pierden peso y uno de los pensamientos prevalecientes es que la pérdida de peso está impulsando las mejoras. Claramente, no fue el caso aquí -asegura-. Nuestra opinión es que restringir los carbohidratos, incluso sin perder peso, mejora una gran cantidad de problemas metabólicos. Obviamente, la calidad de la dieta es importante porque la cantidad está fijada en este experimento». Durante aproximadamente cuatro meses, cada participante en el estudio consumió dietas controladas de tres meses de duración: altas en carbohidratos, moderadas y bajas en carbohidratos, con una pausa de dos semanas entre las dietas. El orden en que los participantes comieron las dietas se asignó al azar. El equipo de investigación, dirigido por el científico investigador Parker Hyde, se aseguró de que los participantes no perdieran peso al proporcionarles comidas preparadas que contenían una cantidad de calorías igual a su gasto de energía. Después de comer la dieta baja en carbohidratos, los participantes tuvieron una variedad de medidas de salud significativamente mejoradas, en particular triglicéridos más bajos y lecturas de colesterol mejoradas. A pesar de que la dieta baja en carbohidratos contenía 2,5 veces más grasa saturada que la dieta alta en carbohidratos, disminuyó la grasa saturada en el torrente sanguíneo y se asoció con un aumento en el tamaño de las partículas de colesterol en la sangre, lo que disminuye el riesgo de enfermedad cardiovascular, aclara Hyde. Los investigadores también reportaron evidencia de un aumento en la eficiencia de la quema de grasa después de una dieta baja en carbohidratos y una mejora en el azúcar en la sangre, si bien no apreciaron mejoras estadísticamente significativas en la presión arterial o la resistencia a la insulina. Incluso una restricción modesta es que los carbohidratos son suficientes para revertir el síndrome metabólico en algunas personas Tres participantes ya no tenían síndrome metabólico después de la dieta moderada en carbohidratos y uno ya no tenía el síndrome después de la dieta alta en carbohidratos. Volek destaca que esos resultados probablemente se explican por el hecho de que incluso estas dietas de estudio, particularmente la dieta moderada en carbohidratos, representaron un cambio hacia menos carbohidratos para los participantes del estudio. «Incluso una restricción modesta es que los carbohidratos son suficientes para revertir el síndrome metabólico en algunas personas, pero otras necesitan restringir aún más», añade. Debido al diseño del estudio, la circunferencia de la cintura no se tuvo en cuenta como contribuyente al síndrome metabólico. Si se hubiera permitido a los participantes perder peso, es probable que varios más se hubieran considerado libres de la enfermedad después de la dieta baja en carbohidratos, apunta Volek
Compartir:  Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google+Compartir por correoCompartir en PinterestCompartir en Whatsapp
Una dieta baja en carbohidratos puede tener beneficios para las personas con riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 incluso si no pierden peso, sugiere una nueva investigación que publica el «Journal of Clinical Investigation Insight». Los investigadores de la Universidad Estatal de Ohio querían saber qué sucede con las personas obesas con síndrome metabólico, un precursor de la diabetes, cuando consumen una dieta baja en carbohidratos pero no pierden peso. Encontraron que más de la mitad de los participantes del estudio ya no cumplían con los criterios para el síndrome metabólico inmediatamente después de una dieta baja en carbohidratos de cuatro semanas. El nuevo estudio incluyó a 16 hombres y mujeres con síndrome metabólico, un conjunto de factores que también ponen a las personas en mayor riesgo de enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular. Las afecciones que contribuyen al síndrome metabólico incluyen hipertensión, azúcar en la sangre alta, exceso de grasa corporal alrededor de la cintura y colesterol HDL 'bueno' anormalmente bajo o niveles altos de triglicéridos. Después de comer una dieta baja en carbohidratos, más de la mitad de los participantes (cinco hombres y cuatro mujeres) vieron revertir su síndrome metabólico a pesar de que recibían dietas que contenían intencionadamente suficientes calorías para mantener su peso estable. Trabajos previos han demostrado que las dietas bajas en carbohidratos pueden ser beneficiosas para las personas con síndrome metabólico y diabetes Trabajos previos han demostrado que las dietas bajas en carbohidratos pueden ser beneficiosas para las personas con síndrome metabólico y diabetes, pero los científicos de nutrición y otros han debatido si eso es un producto de la dieta o un producto de la pérdida de peso que se suele observar cuando las personas reducen los carbohidratos, explica el autor principal del estudio, Jeff Volek, profesor de Ciencias Humanas en Universidad Estatal de Ohio. «No hay duda de que las personas con síndrome metabólico y diabetes tipo 2 se desempeñan mejor con dietas bajas en carbohidratos, pero generalmente pierden peso y uno de los pensamientos prevalecientes es que la pérdida de peso está impulsando las mejoras. Claramente, no fue el caso aquí -asegura-. Nuestra opinión es que restringir los carbohidratos, incluso sin perder peso, mejora una gran cantidad de problemas metabólicos. Obviamente, la calidad de la dieta es importante porque la cantidad está fijada en este experimento». Durante aproximadamente cuatro meses, cada participante en el estudio consumió dietas controladas de tres meses de duración: altas en carbohidratos, moderadas y bajas en carbohidratos, con una pausa de dos semanas entre las dietas. El orden en que los participantes comieron las dietas se asignó al azar. El equipo de investigación, dirigido por el científico investigador Parker Hyde, se aseguró de que los participantes no perdieran peso al proporcionarles comidas preparadas que contenían una cantidad de calorías igual a su gasto de energía. Después de comer la dieta baja en carbohidratos, los participantes tuvieron una variedad de medidas de salud significativamente mejoradas, en particular triglicéridos más bajos y lecturas de colesterol mejoradas. A pesar de que la dieta baja en carbohidratos contenía 2,5 veces más grasa saturada que la dieta alta en carbohidratos, disminuyó la grasa saturada en el torrente sanguíneo y se asoció con un aumento en el tamaño de las partículas de colesterol en la sangre, lo que disminuye el riesgo de enfermedad cardiovascular, aclara Hyde. Los investigadores también reportaron evidencia de un aumento en la eficiencia de la quema de grasa después de una dieta baja en carbohidratos y una mejora en el azúcar en la sangre, si bien no apreciaron mejoras estadísticamente significativas en la presión arterial o la resistencia a la insulina. Incluso una restricción modesta es que los carbohidratos son suficientes para revertir el síndrome metabólico en algunas personas Tres participantes ya no tenían síndrome metabólico después de la dieta moderada en carbohidratos y uno ya no tenía el síndrome después de la dieta alta en carbohidratos. Volek destaca que esos resultados probablemente se explican por el hecho de que incluso estas dietas de estudio, particularmente la dieta moderada en carbohidratos, representaron un cambio hacia menos carbohidratos para los participantes del estudio. «Incluso una restricción modesta es que los carbohidratos son suficientes para revertir el síndrome metabólico en algunas personas, pero otras necesitan restringir aún más», añade. Debido al diseño del estudio, la circunferencia de la cintura no se tuvo en cuenta como contribuyente al síndrome metabólico. Si se hubiera permitido a los participantes perder peso, es probable que varios más se hubieran considerado libres de la enfermedad después de la dieta baja en carbohidratos, apunta Volek
 
acolor.es - Diseño de paginas webbuscaprat.com - Guia comercial de el prat
aColorBuscaprat