Síntomas y cómo tratar la fiebre hemorrágica Crimea-Congo

Las garrapatas se están extendiendo por Europa. Concretamente, las del género Hyalomma. El problema de estas garrapatas, presentes en toda España salvo en la cornisa cantábrica, es que el principal «vehículo» de un virus que provoca una enfermedad que ya no suena lejana en nuestro país: la fiebre hemorrágica de Crimea-Congo. Ante el creciente peligro de esta dolencia, es recomendable conocer las similitudes que tiene con otras enfermedades, el tratamiento, las causas y los síntomas. ¿Cómo se trata? La fiebre hemorrágica Crimea-Congo es un proceso que cursa con fiebre alta y hemorragias. No hay una vacuna segura y eficaz disponible, ni un medicamento específico para tratarla. La mejor fórmula de protección es evitar siempre la picadura de la garrapata. ¿Cómo ha llegado el virus a España? Se piensa que el virus llegó desde África con aves migratorias portadoras de garrapatas infectadas. Estos animales se han detectado en gran parte de la Península, especialmente en el oeste peninsular. Hay varios motivos que explican la aparición de garrapatas en lugares donde antes no estaban: movimientos humanos y animales e incluso el cambio climático. ¿Cómo podemos evitarla? Usar ropa de manga larga, botas y pantalón largo cuando paseamos por zonas rurales. Es aconsejable no dejar la piel expuesta, sujetando los pantalones dentro de los calcetines. También se pueden usar repelentes tópicos en áreas de piel no cubiertas. Al volver a casa revisar la piel, el cabello y la ropa con cuidado, y examinar a los animales de compañía. ¿Cuáles son los síntomas? Los síntomas que deben alertarnos son: fiebre alta (más de 38ºC),dolor de cabeza, dolores musculares y articulares, mareos, vómitos, enrojecimiento de cara, cuello o tórax, congestión ocular (ojo rojo). ¿En qué se parece al ébola? Es una enfermedad hemorrágica provocada por un virus, pero es menos peligrosa que el ébola. Se transmite a los humanos al entrar en contacto con ganado o por la picadura de un tipo de garrapata, la del género Hyalomma. Como ocurre con el ébola, el contagio también se puede producir entre personas, cuando se entra en contacto con la sangre o los fluidos de un enfermo.
Compartir:  Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google+Compartir por correoCompartir en PinterestCompartir en Whatsapp
Las garrapatas se están extendiendo por Europa. Concretamente, las del género Hyalomma. El problema de estas garrapatas, presentes en toda España salvo en la cornisa cantábrica, es que el principal «vehículo» de un virus que provoca una enfermedad que ya no suena lejana en nuestro país: la fiebre hemorrágica de Crimea-Congo. Ante el creciente peligro de esta dolencia, es recomendable conocer las similitudes que tiene con otras enfermedades, el tratamiento, las causas y los síntomas. ¿Cómo se trata? La fiebre hemorrágica Crimea-Congo es un proceso que cursa con fiebre alta y hemorragias. No hay una vacuna segura y eficaz disponible, ni un medicamento específico para tratarla. La mejor fórmula de protección es evitar siempre la picadura de la garrapata. ¿Cómo ha llegado el virus a España? Se piensa que el virus llegó desde África con aves migratorias portadoras de garrapatas infectadas. Estos animales se han detectado en gran parte de la Península, especialmente en el oeste peninsular. Hay varios motivos que explican la aparición de garrapatas en lugares donde antes no estaban: movimientos humanos y animales e incluso el cambio climático. ¿Cómo podemos evitarla? Usar ropa de manga larga, botas y pantalón largo cuando paseamos por zonas rurales. Es aconsejable no dejar la piel expuesta, sujetando los pantalones dentro de los calcetines. También se pueden usar repelentes tópicos en áreas de piel no cubiertas. Al volver a casa revisar la piel, el cabello y la ropa con cuidado, y examinar a los animales de compañía. ¿Cuáles son los síntomas? Los síntomas que deben alertarnos son: fiebre alta (más de 38ºC),dolor de cabeza, dolores musculares y articulares, mareos, vómitos, enrojecimiento de cara, cuello o tórax, congestión ocular (ojo rojo). ¿En qué se parece al ébola? Es una enfermedad hemorrágica provocada por un virus, pero es menos peligrosa que el ébola. Se transmite a los humanos al entrar en contacto con ganado o por la picadura de un tipo de garrapata, la del género Hyalomma. Como ocurre con el ébola, el contagio también se puede producir entre personas, cuando se entra en contacto con la sangre o los fluidos de un enfermo.