Si va a tener un hijo prepárese para 6 años sin dormir (igual que antes)

Cuando uno va a ser padre o madre, habitualmente le dan muchos consejos y pronósticos. Los más desoladores suelen ser sobre el sueño y su futuro. Cuesta creerlo pero en muchos casos se cumplen. El nacimiento de un niño tiene efectos importantes a corto plazo en el sueño de las nuevas madres, especialmente durante los primeros tres meses después del nacimiento. Investigadores de la Universidad de Warwick en Inglaterra también han encontrado que la duración del sueño y la satisfacción disminuye hasta seis años después de dar a luz para ambos padres. Un nuevo estudio realizado por investigadores de la Universidad de Warwick, muestra que después del nacimiento del primer hijo y hasta 6 años después del nacimiento, la duración del sueño y la satisfacción del sueño de las madres y los padres, no se recuperan completamente a los niveles anteriores al embarazo. En el artículo «Efectos a largo plazo del embarazo y el parto sobre la satisfacción del sueño y la duración de las madres y padres primerizos y experimentados»; una colaboración con el Instituto Alemán de Investigación Económica y la Universidad de Virginia Occidental estudió el sueño de 4. 659 padres que tuvieron un hijo entre 2008 y 2015. Las madres duermen una hora menos en los primeros 3 meses después de dar a luz, y los padres dormían 15 minutos menos, según los investigadores de la Universidad de Warwick. Durante estos años los padres reportaron sobre su sueño en entrevistas anuales. En los primeros 3 meses después del nacimiento, las madres durmieron en promedio 1 hora menos que antes del embarazo, mientras que la duración del sueño del padre disminuyó en aproximadamente 15 minutos. El Dr. Sakari Lemola, del Departamento de Psicología de la Universidad de Warwick, comenta: «las mujeres tienden a experimentar más trastornos del sueño que los hombres después del nacimiento de un hijo, lo que refleja que las madres siguen desempeñando con más frecuencia el papel de cuidadoras principales, que los padres. Aunque hay muchos padres que se encargan de los niños por las noches, al no poder darles mucha atención por el día o porque son menos vulnerables a las alteraciones de sueño. Es decir es más fácil para ellos volver a recuperar el sueño. Sin embargo, cuando los niños tenían entre 4 y 6 años de edad, la duración del sueño era todavía 20 minutos más corta en las madres y 15 minutos más corta en los padres en comparación con la duración del sueño antes del embarazo. Un curso de tiempo similar también se observó para su satisfacción con el sueño. El aumento de los ingresos familiares y los factores psicosociales, como la crianza dual frente a la monoparental, no parecieron proteger contra estos cambios en el sueño después del parto Los efectos del sueño fueron más pronunciados en los padres primerizos en comparación con los padres experimentados. En el primer semestre del año después del nacimiento, los efectos del sueño también fueron algo mayores en la lactancia materna en comparación con las madres que amamantan con biberón. El aumento de los ingresos familiares y los factores psicosociales, como la crianza dual frente a la monoparental, no parecieron proteger contra estos cambios en el sueño después del parto. Aunque tener hijos es una fuente importante de alegría para la mayoría de los padres, es posible que el aumento de las exigencias y responsabilidades asociadas con el papel de padres, conduzca a un sueño más corto y a una disminución de la calidad del sueño incluso hasta 6 años después del nacimiento del primer hijo El Dr. Sakari Lemola, del Departamento de Psicología de la Universidad de Warwick, comenta:« aunque tener hijos es una fuente importante de alegría para la mayoría de los padres, es posible que el aumento de las exigencias y responsabilidades asociadas con el papel de padres, conduzca a un sueño más corto y a una disminución de la calidad del sueño incluso hasta 6 años después del nacimiento del primer hijo».
Compartir:  Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google+Compartir por correoCompartir en PinterestCompartir en Whatsapp
Cuando uno va a ser padre o madre, habitualmente le dan muchos consejos y pronósticos. Los más desoladores suelen ser sobre el sueño y su futuro. Cuesta creerlo pero en muchos casos se cumplen. El nacimiento de un niño tiene efectos importantes a corto plazo en el sueño de las nuevas madres, especialmente durante los primeros tres meses después del nacimiento. Investigadores de la Universidad de Warwick en Inglaterra también han encontrado que la duración del sueño y la satisfacción disminuye hasta seis años después de dar a luz para ambos padres. Un nuevo estudio realizado por investigadores de la Universidad de Warwick, muestra que después del nacimiento del primer hijo y hasta 6 años después del nacimiento, la duración del sueño y la satisfacción del sueño de las madres y los padres, no se recuperan completamente a los niveles anteriores al embarazo. En el artículo «Efectos a largo plazo del embarazo y el parto sobre la satisfacción del sueño y la duración de las madres y padres primerizos y experimentados»; una colaboración con el Instituto Alemán de Investigación Económica y la Universidad de Virginia Occidental estudió el sueño de 4. 659 padres que tuvieron un hijo entre 2008 y 2015. Las madres duermen una hora menos en los primeros 3 meses después de dar a luz, y los padres dormían 15 minutos menos, según los investigadores de la Universidad de Warwick. Durante estos años los padres reportaron sobre su sueño en entrevistas anuales. En los primeros 3 meses después del nacimiento, las madres durmieron en promedio 1 hora menos que antes del embarazo, mientras que la duración del sueño del padre disminuyó en aproximadamente 15 minutos. El Dr. Sakari Lemola, del Departamento de Psicología de la Universidad de Warwick, comenta: «las mujeres tienden a experimentar más trastornos del sueño que los hombres después del nacimiento de un hijo, lo que refleja que las madres siguen desempeñando con más frecuencia el papel de cuidadoras principales, que los padres. Aunque hay muchos padres que se encargan de los niños por las noches, al no poder darles mucha atención por el día o porque son menos vulnerables a las alteraciones de sueño. Es decir es más fácil para ellos volver a recuperar el sueño. Sin embargo, cuando los niños tenían entre 4 y 6 años de edad, la duración del sueño era todavía 20 minutos más corta en las madres y 15 minutos más corta en los padres en comparación con la duración del sueño antes del embarazo. Un curso de tiempo similar también se observó para su satisfacción con el sueño. El aumento de los ingresos familiares y los factores psicosociales, como la crianza dual frente a la monoparental, no parecieron proteger contra estos cambios en el sueño después del parto Los efectos del sueño fueron más pronunciados en los padres primerizos en comparación con los padres experimentados. En el primer semestre del año después del nacimiento, los efectos del sueño también fueron algo mayores en la lactancia materna en comparación con las madres que amamantan con biberón. El aumento de los ingresos familiares y los factores psicosociales, como la crianza dual frente a la monoparental, no parecieron proteger contra estos cambios en el sueño después del parto. Aunque tener hijos es una fuente importante de alegría para la mayoría de los padres, es posible que el aumento de las exigencias y responsabilidades asociadas con el papel de padres, conduzca a un sueño más corto y a una disminución de la calidad del sueño incluso hasta 6 años después del nacimiento del primer hijo El Dr. Sakari Lemola, del Departamento de Psicología de la Universidad de Warwick, comenta:« aunque tener hijos es una fuente importante de alegría para la mayoría de los padres, es posible que el aumento de las exigencias y responsabilidades asociadas con el papel de padres, conduzca a un sueño más corto y a una disminución de la calidad del sueño incluso hasta 6 años después del nacimiento del primer hijo».