¿Qué le pasa a Sara Carbonero? Estos son los síntomas del cáncer de ovario

Sara Carbonero sorprendió este martes por la noche comunicando que le han extirpado un tumor maligno en el ovario. Este tipo de cáncer es el sexto más frecuente en mujeres, por detrás del cáncer de mama, del cáncer de colon, del cáncer de pulmón, del cáncer de útero y de los linfomas. En España, se diagnostican unos 3.300 casos al año, lo que supone el 5% del total de los tumores en la mujer. «El 85-95% de los casos de cáncer de ovario son espontáneos y el 5-15% son heredados», explica en este artículo en ABC la doctora Carmen Pingarrón Santofimia, jefa de Equipo de Ginecología y Oncoginecología del Hospital Quirónsalud San José. La experta advierte de, en muchos casos, hay una ausencia de síntomas, por lo que, la mayoría de las veces, el diagnóstico es tardío y el pronóstico de vida empeora. No es la circunstancia de Sara Carbonero, quien ha aclarado que, en su caso, el cáncer «se ha pillado muy a tiempo». «Cuando aún no nos habíamos recuperado de un susto, la vida nos ha vuelto a sorprender. Esta vez me ha tocado a mí, esa dichosa palabra de 6 letras que todavía me cuesta escribir. Hace unos días en una revisión, los médicos me vieron un tumor maligno de ovario y ya he sido operada. Todo ha salido muy bien, afortunadamente lo hemos pillado muy a tiempo pero todavía me quedan unos meses de lucha mientras sigo el tratamiento correspondiente. Estoy tranquila y con la confianza de que todo va a salir bien. Sé que el camino será duro pero también que tendrá un final feliz. Cuento con el apoyo de mi familia y amigos y con un gran equipo médico. Aprovecho para pedir desde aquí a mis compañeros periodistas el respeto y la comprensión con los que siempre me habéis tratado, especialmente en estos momentos tan difíciles y delicados para mí y mi familia», escribió en su cuenta de Instagram. Entre los síntomas que pueden presentarse, los más frecuentes son la hinchazón abdominal, el dolor pélvico y abdominal persistente, el aumento del tamaño abdominal, con sensación de plenitud continua; y la pérdida del apetito y sensación de estar lleno rápidamente. Hay otros, menos frecuentes, que también pueden ponernos en alerta: necesidad de orinar frecuentemente, estreñimiento o diarrea, dolor de espalda inexplicable que empeora con el tiempo, cansancio excesivo, pérdida o aumento del peso sin causa conocida, náuseas y vómitos, sangrado vaginal y alteraciones del ciclo menstrual. «Estos síntomas son muy inespecíficos, pero si se presenta más de uno y persisten más de dos semanas, acude a tu médico de familia o ginecólogo», recomiendan desde la Asociación de Afectados por Cáncer de Ovario (Asaco). Hay algunos factores que pueden influir en su aparición, como la edad (la gran mayoría de los casos se diagnostican por encima de los 45 años, siendo la edad media de diagnóstico de 61-63 años),no haber tenido hijos (en diversos estudios se ha observado que las mujeres que han tenido varios hijos, tienen menos riesgo de desarrollar cáncer de ovario que las que no han tenido descendencia),los antecedentes familiares, ya que en algunos casos tiene carácter hereditario; y la obesidad. Para detectarlo a tiempo, es «imprescindible», apunta la doctora Pingarrón Santofimia, hacer revisiones ginecológicas, que incluyan «citología con detección de HPV para prevenir el cáncer de cuello de útero, ecografía transvaginal, donde podemos evaluar tanto el útero como los ovarios, y revisión clínica y radiológica de las mamas».
Compartir:  Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google+Compartir por correoCompartir en PinterestCompartir en Whatsapp
Sara Carbonero sorprendió este martes por la noche comunicando que le han extirpado un tumor maligno en el ovario. Este tipo de cáncer es el sexto más frecuente en mujeres, por detrás del cáncer de mama, del cáncer de colon, del cáncer de pulmón, del cáncer de útero y de los linfomas. En España, se diagnostican unos 3.300 casos al año, lo que supone el 5% del total de los tumores en la mujer. «El 85-95% de los casos de cáncer de ovario son espontáneos y el 5-15% son heredados», explica en este artículo en ABC la doctora Carmen Pingarrón Santofimia, jefa de Equipo de Ginecología y Oncoginecología del Hospital Quirónsalud San José. La experta advierte de, en muchos casos, hay una ausencia de síntomas, por lo que, la mayoría de las veces, el diagnóstico es tardío y el pronóstico de vida empeora. No es la circunstancia de Sara Carbonero, quien ha aclarado que, en su caso, el cáncer «se ha pillado muy a tiempo». «Cuando aún no nos habíamos recuperado de un susto, la vida nos ha vuelto a sorprender. Esta vez me ha tocado a mí, esa dichosa palabra de 6 letras que todavía me cuesta escribir. Hace unos días en una revisión, los médicos me vieron un tumor maligno de ovario y ya he sido operada. Todo ha salido muy bien, afortunadamente lo hemos pillado muy a tiempo pero todavía me quedan unos meses de lucha mientras sigo el tratamiento correspondiente. Estoy tranquila y con la confianza de que todo va a salir bien. Sé que el camino será duro pero también que tendrá un final feliz. Cuento con el apoyo de mi familia y amigos y con un gran equipo médico. Aprovecho para pedir desde aquí a mis compañeros periodistas el respeto y la comprensión con los que siempre me habéis tratado, especialmente en estos momentos tan difíciles y delicados para mí y mi familia», escribió en su cuenta de Instagram. Entre los síntomas que pueden presentarse, los más frecuentes son la hinchazón abdominal, el dolor pélvico y abdominal persistente, el aumento del tamaño abdominal, con sensación de plenitud continua; y la pérdida del apetito y sensación de estar lleno rápidamente. Hay otros, menos frecuentes, que también pueden ponernos en alerta: necesidad de orinar frecuentemente, estreñimiento o diarrea, dolor de espalda inexplicable que empeora con el tiempo, cansancio excesivo, pérdida o aumento del peso sin causa conocida, náuseas y vómitos, sangrado vaginal y alteraciones del ciclo menstrual. «Estos síntomas son muy inespecíficos, pero si se presenta más de uno y persisten más de dos semanas, acude a tu médico de familia o ginecólogo», recomiendan desde la Asociación de Afectados por Cáncer de Ovario (Asaco). Hay algunos factores que pueden influir en su aparición, como la edad (la gran mayoría de los casos se diagnostican por encima de los 45 años, siendo la edad media de diagnóstico de 61-63 años),no haber tenido hijos (en diversos estudios se ha observado que las mujeres que han tenido varios hijos, tienen menos riesgo de desarrollar cáncer de ovario que las que no han tenido descendencia),los antecedentes familiares, ya que en algunos casos tiene carácter hereditario; y la obesidad. Para detectarlo a tiempo, es «imprescindible», apunta la doctora Pingarrón Santofimia, hacer revisiones ginecológicas, que incluyan «citología con detección de HPV para prevenir el cáncer de cuello de útero, ecografía transvaginal, donde podemos evaluar tanto el útero como los ovarios, y revisión clínica y radiológica de las mamas».