Perder el sentido olfativo, síntoma de deterioro de salud

Tener un mal sentido del olfato puede ser una señal precoz de una mala salud en la vejez que va más allá de las enfermedades neurodegenerativas. De hecho, un estudio de la Universidad de Michigan (EE.UU.). sugiere que los adultos mayores con poco sentido del olfato pueden experimentar un incremento de casi el 50% en su riesgo de morir en un plazo de los 10 años, incluso en las personas que parecen estar más sanas. Los resultados se publican en «Annals of Internal Medicine». Muchos estudios, con 5 años o menos de seguimiento, han demostrado una asociación independiente entre el deterioro olfativo y el aumento de la mortalidad por cualquier causa lentre las personas más mayores. Sin embargo, estos trabajos no examinaron si existen diferencias por raza o sexo o los factores que podrían explicar la relación. «El mal sentido del olfato se vuelve más común a medida que las personas envejecen, y hay un vínculo con un mayor riesgo de muerte», explica Honglei Chen. «Nuestro estudio es el primero en observar las posibles razones por las que la pérdida de olfato predice una mayor mortalidad». Así, los investigadores estudiaron a más de 2.000 adultos de 71 a 82 años para determinar la relación entre el mal sentido del olfato y la mortalidad e investigar posibles explicaciones para la conexión. Los participantes completaron una Prueba de Identificación de Olor de 12 olores comunes y se les pidió que identificaran cada olor en 1 de 4 opciones. Cada respuesta correcta recibió un punto. Así, los investigadores clasificaron a los participantes con un sentido del olfato bueno, moderado o pobre. Los investigadores e ncontraron que tener una capacidad olfativa pobre se asoció con una mortalidad de un 46 por ciento mayor a los 10 años del 30 por ciento mayor a los 13, en comparación con aquellos que conservaban su capacidad de oler. Además, la asociación se encontraba tanto en hombres como en mujeres y blancos y negros. Nuestro estudio es el primero en observar las posibles razones por las que la pérdida de olfato predice una mayor mortalidad Este deterioro en el sentido pueda ser un signo precoz y sensible de deterioro de la salud antes de que sea reconocido por el médic Se sabe que un mal sentido del olfato es un síntoma temprano de la enfermedad de Parkinson y la demencia y se asocia con la pérdida de peso. Sin embargo, estas condiciones solo explicaron el 28% del aumento del riesgo, dejando la mayor parte sin explicación. «No disponemos una razón que explique el otro 70% en el incremento del riesgo», reconoce Chen. Es posible, añade, que este deterioro en el sentido pueda ser un signo precoz y sensible de deterioro de la salud antes de que sea reconocido por el médico. Por ello, señala Chen «incorporar un examen de detección del olfato en las visitas médicas de rutina puede ser una buena idea». Los autores de un comentario que acompaña al estudio, de la Escuela de Medicina de la Universidad Johns Hopkins, señalan que muchos adultos mayores no saben que su sentido del olfato está disminuyendo y que rara vez se los analiza en busca de olfato deficiente en la práctica clínica. Los investigadores esperan que este estudio sirva para que el sentido del ofato se incorpore en los exámenes de rutina para las personas mayores.
Compartir:  Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google+Compartir por correoCompartir en PinterestCompartir en Whatsapp
Tener un mal sentido del olfato puede ser una señal precoz de una mala salud en la vejez que va más allá de las enfermedades neurodegenerativas. De hecho, un estudio de la Universidad de Michigan (EE.UU.). sugiere que los adultos mayores con poco sentido del olfato pueden experimentar un incremento de casi el 50% en su riesgo de morir en un plazo de los 10 años, incluso en las personas que parecen estar más sanas. Los resultados se publican en «Annals of Internal Medicine». Muchos estudios, con 5 años o menos de seguimiento, han demostrado una asociación independiente entre el deterioro olfativo y el aumento de la mortalidad por cualquier causa lentre las personas más mayores. Sin embargo, estos trabajos no examinaron si existen diferencias por raza o sexo o los factores que podrían explicar la relación. «El mal sentido del olfato se vuelve más común a medida que las personas envejecen, y hay un vínculo con un mayor riesgo de muerte», explica Honglei Chen. «Nuestro estudio es el primero en observar las posibles razones por las que la pérdida de olfato predice una mayor mortalidad». Así, los investigadores estudiaron a más de 2.000 adultos de 71 a 82 años para determinar la relación entre el mal sentido del olfato y la mortalidad e investigar posibles explicaciones para la conexión. Los participantes completaron una Prueba de Identificación de Olor de 12 olores comunes y se les pidió que identificaran cada olor en 1 de 4 opciones. Cada respuesta correcta recibió un punto. Así, los investigadores clasificaron a los participantes con un sentido del olfato bueno, moderado o pobre. Los investigadores e ncontraron que tener una capacidad olfativa pobre se asoció con una mortalidad de un 46 por ciento mayor a los 10 años del 30 por ciento mayor a los 13, en comparación con aquellos que conservaban su capacidad de oler. Además, la asociación se encontraba tanto en hombres como en mujeres y blancos y negros. Nuestro estudio es el primero en observar las posibles razones por las que la pérdida de olfato predice una mayor mortalidad Este deterioro en el sentido pueda ser un signo precoz y sensible de deterioro de la salud antes de que sea reconocido por el médic Se sabe que un mal sentido del olfato es un síntoma temprano de la enfermedad de Parkinson y la demencia y se asocia con la pérdida de peso. Sin embargo, estas condiciones solo explicaron el 28% del aumento del riesgo, dejando la mayor parte sin explicación. «No disponemos una razón que explique el otro 70% en el incremento del riesgo», reconoce Chen. Es posible, añade, que este deterioro en el sentido pueda ser un signo precoz y sensible de deterioro de la salud antes de que sea reconocido por el médico. Por ello, señala Chen «incorporar un examen de detección del olfato en las visitas médicas de rutina puede ser una buena idea». Los autores de un comentario que acompaña al estudio, de la Escuela de Medicina de la Universidad Johns Hopkins, señalan que muchos adultos mayores no saben que su sentido del olfato está disminuyendo y que rara vez se los analiza en busca de olfato deficiente en la práctica clínica. Los investigadores esperan que este estudio sirva para que el sentido del ofato se incorpore en los exámenes de rutina para las personas mayores.
 
acolor.es - Diseño de paginas webbuscaprat.com - Guia comercial de el prat
aColorBuscaprat