Molestias digestivas: ¿omeprazol o antiácidos?

Todo el mundo, en alguna ocasión, ha notado molestias digestivas después de una comilona o de pasarse con el alcohol. En la farmacia pueden encontrarse distintos medicamentos para aliviar estos síntomas, el problema es que los pacientes muchas veces confunden los antiácidos con los antiulcerosos como el omeprazol. El omeprazol y toda su familia de medicamentos (esomeprazol, lanzoprazol…) son medicamentos antiulcerosos. Esto significa que reducen la secreción de ácido en el estómago o , lo que es lo mismo, ayudan a reducir la producción de ácido a medio y largo plazo. Son medicamentos que se utilizan para el reflujo gastroesofágico, la úlcera de estómago, la úlcera duodenal o el tratamiento de la infección por la bacteria Helicobacter pylori, una bacteria microaerófila, gramnegativa, de crecimiento lento y forma helicoidal que se encuentra en la capa mucosa que recubre el interior del estómago. A pesar de sus propiedades, los especialistas de mediQuo advierten de que estos medicamentos no deben tomarse para la acidez de estómago puntual, para las digestiones pesadas ni para prevenir molestias estomacales antes de un atracón de comida o alcohol. Para esos casos, existen medicamentos mucho más efectivos, como los llamados antiácidos. Las famosas sales de frutas o el almagato (sales de magnesio y aluminio),son remedios rápidos que se pueden tomar puntualmente y que se encuentran en cualquier farmacia. El más habitual es el almagato (Almax en su nombre comercial),una sustancia que neutraliza con rapidez la acidez y tiene un efecto calmante que dura aproximadamente una hora. Por tanto, y para aliviar síntomas inmediatos de molestias digestivas, los especialistas de mediQuo siempre recomiendan utilizar los antiácidos y dejar los antiulcerosos a criterio médico.
Compartir:  Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google+Compartir por correoCompartir en PinterestCompartir en Whatsapp
Todo el mundo, en alguna ocasión, ha notado molestias digestivas después de una comilona o de pasarse con el alcohol. En la farmacia pueden encontrarse distintos medicamentos para aliviar estos síntomas, el problema es que los pacientes muchas veces confunden los antiácidos con los antiulcerosos como el omeprazol. El omeprazol y toda su familia de medicamentos (esomeprazol, lanzoprazol…) son medicamentos antiulcerosos. Esto significa que reducen la secreción de ácido en el estómago o , lo que es lo mismo, ayudan a reducir la producción de ácido a medio y largo plazo. Son medicamentos que se utilizan para el reflujo gastroesofágico, la úlcera de estómago, la úlcera duodenal o el tratamiento de la infección por la bacteria Helicobacter pylori, una bacteria microaerófila, gramnegativa, de crecimiento lento y forma helicoidal que se encuentra en la capa mucosa que recubre el interior del estómago. A pesar de sus propiedades, los especialistas de mediQuo advierten de que estos medicamentos no deben tomarse para la acidez de estómago puntual, para las digestiones pesadas ni para prevenir molestias estomacales antes de un atracón de comida o alcohol. Para esos casos, existen medicamentos mucho más efectivos, como los llamados antiácidos. Las famosas sales de frutas o el almagato (sales de magnesio y aluminio),son remedios rápidos que se pueden tomar puntualmente y que se encuentran en cualquier farmacia. El más habitual es el almagato (Almax en su nombre comercial),una sustancia que neutraliza con rapidez la acidez y tiene un efecto calmante que dura aproximadamente una hora. Por tanto, y para aliviar síntomas inmediatos de molestias digestivas, los especialistas de mediQuo siempre recomiendan utilizar los antiácidos y dejar los antiulcerosos a criterio médico.