Los países que incorporaron las mascarillas antes tuvieron tasas moderadas de infección por Covid-19

Sí, la mascarilla es probablemente una de las mejores herramientas para prevenir la transmisión del coronavirus. Según una carta al editor publicada en el «American Journal of Respiratory and Critical Care Medicine», las regiones que incorporaron las mascarillas en un primer momento han tenido epidemias por covid-19 más leves. Los investigadores de la Universidad China de Hong Kong compartieron los resultados de su análisis sobre cómo las mascarillas pueden haber afectado la gravedad de las epidemias de covid-19 y potencialmente c ontener el brote en 42 países de 6 continentes. Los autores señalan que «en muchos países asiáticos como China y Japón, el uso de mascarillas faciales en esta pandemia es omnipresente y se considera una etiqueta de higiene, mientras que en los países occidentales, su uso en el público ha sido menos común». Es difícil evaluar si es más efectivo que el lavado de manos o el distanciamiento social solo Según los autores, ha habido una clara correlación negativa entre la conciencia o la aceptación general de usar la mascarilla y las tasas de infección. «Un ejemplo clásico se ve en Hong Kong», afirma Sunny Wong. «A pesar de su proximidad con China continental, su tasa de infección de covid-19 es generalmente modesta, con solo 1.110 casos hasta la fecha. Esto se correlaciona con un uso casi ubicuo de mascarillas faciales en la ciudad (hasta 98,8% de los encuestados). Se observan patrones similares en otras áreas asiáticas, como Taiwán, Tailandia y Malasia. Hasta la fecha, hay más de dos millones de casos en EE.UU. y más de un millón de casos en Brasil. «Pueden ayudar a retrasar la propagación de covid-19 y con un coste relativamente bajo en comparación con el recursos de salud» Si bien los autores reconocen que las mascarillas faciales se consideran importantes para frenar el aumento de las infecciones por covid-19, es difícil evaluar si es más efectivo que el lavado de manos o el distanciamiento social solo. A medida que las ciudades en los EE. UU. y en otros lugares ponen en práctica planes de reapertura, Wong cree esencia alentar el uso de mascarillas: «Pueden ayudar a retrasar la propagación de covid-19 y con un coste relativamente bajo en comparación con el recursos de salud y número de muertos asociados con la pandemia». Y concluye: «Creemos que el uso de mascarillas, el lavado de manos y el distanciamiento social son componentes importantes de las medidas no farmacéuticas contra covid-19».
Compartir:  Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google+Compartir por correoCompartir en PinterestCompartir en Whatsapp
Sí, la mascarilla es probablemente una de las mejores herramientas para prevenir la transmisión del coronavirus. Según una carta al editor publicada en el «American Journal of Respiratory and Critical Care Medicine», las regiones que incorporaron las mascarillas en un primer momento han tenido epidemias por covid-19 más leves. Los investigadores de la Universidad China de Hong Kong compartieron los resultados de su análisis sobre cómo las mascarillas pueden haber afectado la gravedad de las epidemias de covid-19 y potencialmente c ontener el brote en 42 países de 6 continentes. Los autores señalan que «en muchos países asiáticos como China y Japón, el uso de mascarillas faciales en esta pandemia es omnipresente y se considera una etiqueta de higiene, mientras que en los países occidentales, su uso en el público ha sido menos común». Es difícil evaluar si es más efectivo que el lavado de manos o el distanciamiento social solo Según los autores, ha habido una clara correlación negativa entre la conciencia o la aceptación general de usar la mascarilla y las tasas de infección. «Un ejemplo clásico se ve en Hong Kong», afirma Sunny Wong. «A pesar de su proximidad con China continental, su tasa de infección de covid-19 es generalmente modesta, con solo 1.110 casos hasta la fecha. Esto se correlaciona con un uso casi ubicuo de mascarillas faciales en la ciudad (hasta 98,8% de los encuestados). Se observan patrones similares en otras áreas asiáticas, como Taiwán, Tailandia y Malasia. Hasta la fecha, hay más de dos millones de casos en EE.UU. y más de un millón de casos en Brasil. «Pueden ayudar a retrasar la propagación de covid-19 y con un coste relativamente bajo en comparación con el recursos de salud» Si bien los autores reconocen que las mascarillas faciales se consideran importantes para frenar el aumento de las infecciones por covid-19, es difícil evaluar si es más efectivo que el lavado de manos o el distanciamiento social solo. A medida que las ciudades en los EE. UU. y en otros lugares ponen en práctica planes de reapertura, Wong cree esencia alentar el uso de mascarillas: «Pueden ayudar a retrasar la propagación de covid-19 y con un coste relativamente bajo en comparación con el recursos de salud y número de muertos asociados con la pandemia». Y concluye: «Creemos que el uso de mascarillas, el lavado de manos y el distanciamiento social son componentes importantes de las medidas no farmacéuticas contra covid-19».