Los hospitales europeos, responsables de la diseminación de bacterias multirresistentes

Un proyecto europeo multicéntrico con participación española, European Survey of Carbapenemase-Producing Enterobacteriaceae (EuSCAPE),ha encontrado que las cepas resistentes a los antibióticos de Klebsiella pneumoniae, un patógeno oportunista que puede causar infecciones respiratorias y en el torrente sanguíneo en los seres humanos, se están propagando a través de los hospitales de toda Europa. El informe, que se publica en «Nature Microbiology», advierte que determinadas cepas de K. pneumoniae son resistentes a los antibióticos carbapenem que representan la última línea de defensa en el tratamiento de infecciones y, por lo tanto, se consideran extremadamente resistentes a los medicamentos (XDR). Este proyecto ha estudiado el grave problema sanitario que supone la diseminación de Klebsiella pneumoniae. Esta bacteria causa numerosas infecciones nosocomiales (las adquiridas en un centro sanitario) debido a su resistencia a los antibióticos carbapenémicos, una de las familias de antibióticos consideradas de última generación. Una de las conclusiones del trabajo es que la propensión de la bacteria a diseminarse en entornos hospitalarios se relaciona con el grado de resistencia a los antibióticos. La investigación ha analizado información epidemiológica y secuencias genómicas de 1.717 cepas de esta bacteria, 944 resistentes y 773 sensibles a los carbapenémicos. Jesús Oteo y Belén Aracil, del Centro Nacional de Microbiología (CNM) del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII),están entre los firmantes del estudio, ya que el ISCIII ha coordinado la parte española de la investigación. En el trabajo han participado 244 hospitales de 32 países europeos, 20 de ellos centros españoles de diferentes comunidades autónomas. El objetivo era mejorar el conocimiento de las vías de diseminación de bacterias con resistencia a múltiples antibióticos para adecuar las intervenciones de salud pública dirigidas a su control. Oteo explica que las multirresistencias a antibióticos «limitan mucho las alternativas terapéuticas, con casos en los que incluso no hay opción de tratamiento antibiótico. K. Pneumoniae es un paradigma de este problema», señala. Las multirresistencias a antibióticos limitan mucho las alternativas terapéuticas, con casos en los que incluso no hay opción de tratamiento antibiótico. K. Pneumoniae es un paradigma de este problema Los autores consideran que los casos de diseminación de K. pneumoniae resistente a múltiples antibióticos están definidos por la expansión de un pequeño número de clones de esta bacteria productores de carbapenemasas (clones de alto riesgo),que se propagan principalmente por rutas de transmisión nosocomial en los hospitales y que el uso de antibióticos actúa como un factor modificador de la capacidad de transmisión de la bacteria. Además, recomiendan que las acciones de salud pública vayan encaminadas a una mayor vigilancia mediante análisis de genómica bacteriana, y que se centren en el estudio de la expansión de estos clones de alto riesgo en los primeros momentos de una incipiente epidemia. A los expertos en Salud Pública les preocupa la reciente aparición de un pequeño número de clones de «alto riesgo» que son portadores de uno o más genes de carbapenemasa, que se han diseminado rápidamente. Se piensa que el uso intensivo de antibióticos en los hospitales favorece la propagación de estas bacterias altamente resistentes, que superan a otras cepas que son más fáciles de tratar con antibióticos. Sophia David, primera autora del estudio, con base en el Centro de Vigilancia de Patógenos Genómicos, dijo: «Nuestros hallazgos muestran que, en este caso, los hospitales son el facilitador clave de la transmisión de estas cepas resistentes: más de la mitad de las muestras que llevan un gen de carbapenemase estaban estrechamente relacionadas con otras recogidas en el mismo hospital, lo que sugiere que las bacterias se están propagando de persona a persona principalmente dentro de los hospitales». El estudio muestra, además, que las muestras de bacterias resistentes a los antibióticos tenían muchas más probabilidades de estar estrechamente relacionadas con las muestras de un hospital diferente en el mismo país, lo que sugiere que los sistemas nacionales de salud juegan un papel importante en la propagación de estas bacterias resistentes a los antibióticos. A los expertos en Salud Pública les preocupa la reciente aparición de un pequeño número de clones de «alto riesgo» que son portadores de uno o más genes de carbapenemasa, que se han diseminado rápidamente Hajo Grundmann, coautor y jefe del Instituto de Prevención de Infecciones e Higiene Hospitalaria en el Centro Médico de la Universidad de Friburgo (Alemania) cree que «con una buena higiene hospitalaria, que incluya la identificación temprana y el aislamiento de los pacientes que portadores de estas bacterias, no solo podemos retrasar la propagación de estos patógenos, sino también controlarlos con éxito. Esta investigación enfatiza la importancia del control de infecciones y la vigilancia genómica en curso de las bacterias resistentes a los antibióticos para asegurarnos la detección de nuevas cepas resistentes de manera temprana y, así, actuar para combatir la propagación de resistencia a los antibiótico». El objetivo de establecer una red robusta de centros de secuenciación del genoma permitirá a los sistemas de atención médica realizar un seguimiento mucho más rápido de la propagación de estas bacterias y de cómo están evolucionando Oteo recuerda que los 20 hospitales nacionales han aportado gran parte de las cepas resistentes estudiadas y que el trabajo puede abrir nuevas puertas al manejo de las multirresistencias antibióticas. «La vigilancia genómica será clave para abordar las nuevas razas de cepas de patógenos resistentes a los antibióticos que este estudio ha identificado. Actualmente, las nuevas cepas están evolucionando casi tan rápido como podamos secuenciarlos. El objetivo de establecer una red robusta de centros de secuenciación del genoma permitirá a los sistemas de atención médica realizar un seguimiento mucho más rápido de la propagación de estas bacterias y de cómo están evolucionando», concluye David Aanensen, coautor y director del Centro de Vigilancia de Patógenos Genómicos.
Compartir:  Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google+Compartir por correoCompartir en PinterestCompartir en Whatsapp
Un proyecto europeo multicéntrico con participación española, European Survey of Carbapenemase-Producing Enterobacteriaceae (EuSCAPE),ha encontrado que las cepas resistentes a los antibióticos de Klebsiella pneumoniae, un patógeno oportunista que puede causar infecciones respiratorias y en el torrente sanguíneo en los seres humanos, se están propagando a través de los hospitales de toda Europa. El informe, que se publica en «Nature Microbiology», advierte que determinadas cepas de K. pneumoniae son resistentes a los antibióticos carbapenem que representan la última línea de defensa en el tratamiento de infecciones y, por lo tanto, se consideran extremadamente resistentes a los medicamentos (XDR). Este proyecto ha estudiado el grave problema sanitario que supone la diseminación de Klebsiella pneumoniae. Esta bacteria causa numerosas infecciones nosocomiales (las adquiridas en un centro sanitario) debido a su resistencia a los antibióticos carbapenémicos, una de las familias de antibióticos consideradas de última generación. Una de las conclusiones del trabajo es que la propensión de la bacteria a diseminarse en entornos hospitalarios se relaciona con el grado de resistencia a los antibióticos. La investigación ha analizado información epidemiológica y secuencias genómicas de 1.717 cepas de esta bacteria, 944 resistentes y 773 sensibles a los carbapenémicos. Jesús Oteo y Belén Aracil, del Centro Nacional de Microbiología (CNM) del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII),están entre los firmantes del estudio, ya que el ISCIII ha coordinado la parte española de la investigación. En el trabajo han participado 244 hospitales de 32 países europeos, 20 de ellos centros españoles de diferentes comunidades autónomas. El objetivo era mejorar el conocimiento de las vías de diseminación de bacterias con resistencia a múltiples antibióticos para adecuar las intervenciones de salud pública dirigidas a su control. Oteo explica que las multirresistencias a antibióticos «limitan mucho las alternativas terapéuticas, con casos en los que incluso no hay opción de tratamiento antibiótico. K. Pneumoniae es un paradigma de este problema», señala. Las multirresistencias a antibióticos limitan mucho las alternativas terapéuticas, con casos en los que incluso no hay opción de tratamiento antibiótico. K. Pneumoniae es un paradigma de este problema Los autores consideran que los casos de diseminación de K. pneumoniae resistente a múltiples antibióticos están definidos por la expansión de un pequeño número de clones de esta bacteria productores de carbapenemasas (clones de alto riesgo),que se propagan principalmente por rutas de transmisión nosocomial en los hospitales y que el uso de antibióticos actúa como un factor modificador de la capacidad de transmisión de la bacteria. Además, recomiendan que las acciones de salud pública vayan encaminadas a una mayor vigilancia mediante análisis de genómica bacteriana, y que se centren en el estudio de la expansión de estos clones de alto riesgo en los primeros momentos de una incipiente epidemia. A los expertos en Salud Pública les preocupa la reciente aparición de un pequeño número de clones de «alto riesgo» que son portadores de uno o más genes de carbapenemasa, que se han diseminado rápidamente. Se piensa que el uso intensivo de antibióticos en los hospitales favorece la propagación de estas bacterias altamente resistentes, que superan a otras cepas que son más fáciles de tratar con antibióticos. Sophia David, primera autora del estudio, con base en el Centro de Vigilancia de Patógenos Genómicos, dijo: «Nuestros hallazgos muestran que, en este caso, los hospitales son el facilitador clave de la transmisión de estas cepas resistentes: más de la mitad de las muestras que llevan un gen de carbapenemase estaban estrechamente relacionadas con otras recogidas en el mismo hospital, lo que sugiere que las bacterias se están propagando de persona a persona principalmente dentro de los hospitales». El estudio muestra, además, que las muestras de bacterias resistentes a los antibióticos tenían muchas más probabilidades de estar estrechamente relacionadas con las muestras de un hospital diferente en el mismo país, lo que sugiere que los sistemas nacionales de salud juegan un papel importante en la propagación de estas bacterias resistentes a los antibióticos. A los expertos en Salud Pública les preocupa la reciente aparición de un pequeño número de clones de «alto riesgo» que son portadores de uno o más genes de carbapenemasa, que se han diseminado rápidamente Hajo Grundmann, coautor y jefe del Instituto de Prevención de Infecciones e Higiene Hospitalaria en el Centro Médico de la Universidad de Friburgo (Alemania) cree que «con una buena higiene hospitalaria, que incluya la identificación temprana y el aislamiento de los pacientes que portadores de estas bacterias, no solo podemos retrasar la propagación de estos patógenos, sino también controlarlos con éxito. Esta investigación enfatiza la importancia del control de infecciones y la vigilancia genómica en curso de las bacterias resistentes a los antibióticos para asegurarnos la detección de nuevas cepas resistentes de manera temprana y, así, actuar para combatir la propagación de resistencia a los antibiótico». El objetivo de establecer una red robusta de centros de secuenciación del genoma permitirá a los sistemas de atención médica realizar un seguimiento mucho más rápido de la propagación de estas bacterias y de cómo están evolucionando Oteo recuerda que los 20 hospitales nacionales han aportado gran parte de las cepas resistentes estudiadas y que el trabajo puede abrir nuevas puertas al manejo de las multirresistencias antibióticas. «La vigilancia genómica será clave para abordar las nuevas razas de cepas de patógenos resistentes a los antibióticos que este estudio ha identificado. Actualmente, las nuevas cepas están evolucionando casi tan rápido como podamos secuenciarlos. El objetivo de establecer una red robusta de centros de secuenciación del genoma permitirá a los sistemas de atención médica realizar un seguimiento mucho más rápido de la propagación de estas bacterias y de cómo están evolucionando», concluye David Aanensen, coautor y director del Centro de Vigilancia de Patógenos Genómicos.