Los expertos se preguntan si la la respuesta global contra el VIH está en crisis

¿Está en crisis la respuesta global contra el VIH? Esa es la pregunta que se hacen los experto reunidos en la X Conferencia Internacional sobre el Sida ante lo mútiples los retos que amenazan la salud universal de las poblaciones, incluyendo el VIH. Más de 135 millones alrededor del mundo necesitan asistencia humanitaria derivada de conflictos armados o desastres naturales, que los coloca en un estado de emergencia constante y de necesidad de atención. «Desde Siria hasta Venezuela, el reto de proveer servicios de salud contra el VIH en las crisis humanitarias amenaza el progreso global que se ha logrado enfrentando la epidemia», señaló Anton Pozniak, presidente de la Sociedad Internacional de SIDA (IAS) y Director Científico de la IAS 2019 durante la inauguración del congreso. Recordó el experto que las personas viviendo en estado de emergencia son especialmente vulnerables a nuevas infecciones. «Necesitamos trabajar para garantizar que la prevención y tratamiento contra el VIH formen parte de los esfuerzos integrales globales de ayuda». En América Central y Venezuela, la inestabilidad política ha ocasionado una migración masiva de personas y puesto en jaque a los sistemas locales de salud. De las 120,000 personas que viven con VIH en Venezuela, solo la mitad tiene acceso a antirretrovirales y únicamente el 7% ha logrado la supresión viral en 2017. «América Latina es una de las regiones más inequitativas del mundo. Los esfuerzos para controlar la epidemia de VIH solo serán exitosos cuando las enormes diferencias en la distribución del ingreso se acorten», señaló Brenda Crabtree Ramírez. Necesitamos trabajar para garantizar que la prevención y tratamiento contra el VIH formen parte de los esfuerzos integrales globales de ayuda En el mundo, las mujeres y niñas enfrentan barreras estructurales y sociales como el estigma y la discriminación para accesar a servicios de salud, así como una falta de conocimiento en salud femenina por parte del personal de salud. Además, en 29 países se requiere el consentimiento del marido o pareja para que las mujeres tengan acceso a servicios de salud sexual y reproductiva. Estas inequidades se exacerban durante las crisis humanitarias y/o los desastres naturales. ONUSIDA estima que, en el África Subsahariana, tres de cada cinco nuevas infecciones por VIH se dan en niñas adolescentes de entre 15 a 19 años. «Las crisis y emergencias ponen a las mujeres y a las niñas en un elevado riesgo de sufrir violencia sexual, contraer el virus del VIH o tener un embarazo no deseado«, señaló Quarraisha Abdool, directora del Programa de Investigación de SIDA en Sudáfrica (CAPRISA). En opinión, «para que cualquier programa contra el VIH sea exitoso debe ser integral e incluir planificación familiar prevención de embarazo. EFE Pero Europa tapoco está a salvo. A pesar de algunos programas de intercambio exitosos en Europa del Este, el acceso para reducir la epidemia en la región sigue siendo bajo y las nuevas infecciones se concentran en las personas que se inyectan drogas. En el África Subsahariana, tres de cada cinco nuevas infecciones por VIH se dan en niñas adolescentes de entre 15 a 19 años «Tenemos la ciencia y la tecnología para enfrentar la epidemia y ahora es tiempo de eliminar el estigma y la discriminación para alcanzar a toda la población», comentó Momchil Baev, Gerente del Programa de Salud Sexual SingleStep. Recordó que Europa del Este y Asia Central son las únicas regiones del mundo en donde la tasa de nuevas infecciones por VIH está creciendo, tan solo Rusia contribuyecon 100,000 infecciones cada año. Para revertir esta tendencia necesitamos implementar intervenciones donde las personas son más vulnerables al VIH. Con el Fondo Global saliendo de algunos países de Europa del Este, es crítico tener una comunidad de organizaciones que lidere el camino de la lucha contra el VIH». En el congreso se presentarán más de 1.000 estudios cuidadosamente seleccionados de más 3.000 recibidos por investigadores de todo el mundo. Las mujeres representan la mitad de los ponentes y una tercera parte son menores de 35 años.
Compartir:  Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google+Compartir por correoCompartir en PinterestCompartir en Whatsapp
¿Está en crisis la respuesta global contra el VIH? Esa es la pregunta que se hacen los experto reunidos en la X Conferencia Internacional sobre el Sida ante lo mútiples los retos que amenazan la salud universal de las poblaciones, incluyendo el VIH. Más de 135 millones alrededor del mundo necesitan asistencia humanitaria derivada de conflictos armados o desastres naturales, que los coloca en un estado de emergencia constante y de necesidad de atención. «Desde Siria hasta Venezuela, el reto de proveer servicios de salud contra el VIH en las crisis humanitarias amenaza el progreso global que se ha logrado enfrentando la epidemia», señaló Anton Pozniak, presidente de la Sociedad Internacional de SIDA (IAS) y Director Científico de la IAS 2019 durante la inauguración del congreso. Recordó el experto que las personas viviendo en estado de emergencia son especialmente vulnerables a nuevas infecciones. «Necesitamos trabajar para garantizar que la prevención y tratamiento contra el VIH formen parte de los esfuerzos integrales globales de ayuda». En América Central y Venezuela, la inestabilidad política ha ocasionado una migración masiva de personas y puesto en jaque a los sistemas locales de salud. De las 120,000 personas que viven con VIH en Venezuela, solo la mitad tiene acceso a antirretrovirales y únicamente el 7% ha logrado la supresión viral en 2017. «América Latina es una de las regiones más inequitativas del mundo. Los esfuerzos para controlar la epidemia de VIH solo serán exitosos cuando las enormes diferencias en la distribución del ingreso se acorten», señaló Brenda Crabtree Ramírez. Necesitamos trabajar para garantizar que la prevención y tratamiento contra el VIH formen parte de los esfuerzos integrales globales de ayuda En el mundo, las mujeres y niñas enfrentan barreras estructurales y sociales como el estigma y la discriminación para accesar a servicios de salud, así como una falta de conocimiento en salud femenina por parte del personal de salud. Además, en 29 países se requiere el consentimiento del marido o pareja para que las mujeres tengan acceso a servicios de salud sexual y reproductiva. Estas inequidades se exacerban durante las crisis humanitarias y/o los desastres naturales. ONUSIDA estima que, en el África Subsahariana, tres de cada cinco nuevas infecciones por VIH se dan en niñas adolescentes de entre 15 a 19 años. «Las crisis y emergencias ponen a las mujeres y a las niñas en un elevado riesgo de sufrir violencia sexual, contraer el virus del VIH o tener un embarazo no deseado«, señaló Quarraisha Abdool, directora del Programa de Investigación de SIDA en Sudáfrica (CAPRISA). En opinión, «para que cualquier programa contra el VIH sea exitoso debe ser integral e incluir planificación familiar prevención de embarazo. EFE Pero Europa tapoco está a salvo. A pesar de algunos programas de intercambio exitosos en Europa del Este, el acceso para reducir la epidemia en la región sigue siendo bajo y las nuevas infecciones se concentran en las personas que se inyectan drogas. En el África Subsahariana, tres de cada cinco nuevas infecciones por VIH se dan en niñas adolescentes de entre 15 a 19 años «Tenemos la ciencia y la tecnología para enfrentar la epidemia y ahora es tiempo de eliminar el estigma y la discriminación para alcanzar a toda la población», comentó Momchil Baev, Gerente del Programa de Salud Sexual SingleStep. Recordó que Europa del Este y Asia Central son las únicas regiones del mundo en donde la tasa de nuevas infecciones por VIH está creciendo, tan solo Rusia contribuyecon 100,000 infecciones cada año. Para revertir esta tendencia necesitamos implementar intervenciones donde las personas son más vulnerables al VIH. Con el Fondo Global saliendo de algunos países de Europa del Este, es crítico tener una comunidad de organizaciones que lidere el camino de la lucha contra el VIH». En el congreso se presentarán más de 1.000 estudios cuidadosamente seleccionados de más 3.000 recibidos por investigadores de todo el mundo. Las mujeres representan la mitad de los ponentes y una tercera parte son menores de 35 años.