Los endocrinos desaconsejan este suplemento «quema grasas» para adelgazar

La Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (Seen) desaconseja el empleo del ácido alfa-lipoico como suplemento alimentario ya que «no está probado» que tenga efectos beneficiosos para la salud, por ejemplo el de «quema grasas». La Seen recuerda que, según la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA),el ácido alfa-lipoico es un componente no–esencial de algunos alimentos que contienen sulfuro. Está presente en alimentos, generalmente unido a proteínas, a muy baja concentración (en torno a 0.3 mg/100 g de las fuentes alimentarias que son más ricas en él, como las espinacas, dentro de los vegetales; y los riñones, dentro de la carne) y se puede medir en los alimentos por métodos estandarizados. Por otro lado, los especialistas resaltan que la estructura química de esta sustancia es diferente cuando se presenta de forma natural en los alimentos, en comparación a la forma que se utiliza en los suplementos alimentarios. Tras la revisión científica de este asunto, un panel de científicos expertos a nivel europeo, concluyeron que, debido a falta de evidencia científica, «no se puede establecer una relación causa-efecto entre el consumo del ácido alfa-lipoico y los efectos beneficiosos que se le atribuyen», como la supuesta protección de los lípidos del cuerpo del daño oxidativo, mantener concentraciones normales de colesterol en la sangre, reducción de la grasa corporal, incremento de la beta-oxidación de los ácidos grasos o regeneración de genes. Precisamente, el pasado 19 de julio, una joven murió en Don Benito (Badajoz) después de ingresar en estado de coma por una intoxicación aguda por ácido lipoico. A raíz de este trágico suceso, el Ministerio de Sanidad también ha recordado que un producto natural no es sinónimo de un producto seguro, que no se debe consumir un complemento alimenticio en dosis superiores a las que se indican en la etiqueta, y que siempre se debe informar al médico de la toma de este tipo de productos.
Compartir:  Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google+Compartir por correoCompartir en PinterestCompartir en Whatsapp
La Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (Seen) desaconseja el empleo del ácido alfa-lipoico como suplemento alimentario ya que «no está probado» que tenga efectos beneficiosos para la salud, por ejemplo el de «quema grasas». La Seen recuerda que, según la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA),el ácido alfa-lipoico es un componente no–esencial de algunos alimentos que contienen sulfuro. Está presente en alimentos, generalmente unido a proteínas, a muy baja concentración (en torno a 0.3 mg/100 g de las fuentes alimentarias que son más ricas en él, como las espinacas, dentro de los vegetales; y los riñones, dentro de la carne) y se puede medir en los alimentos por métodos estandarizados. Por otro lado, los especialistas resaltan que la estructura química de esta sustancia es diferente cuando se presenta de forma natural en los alimentos, en comparación a la forma que se utiliza en los suplementos alimentarios. Tras la revisión científica de este asunto, un panel de científicos expertos a nivel europeo, concluyeron que, debido a falta de evidencia científica, «no se puede establecer una relación causa-efecto entre el consumo del ácido alfa-lipoico y los efectos beneficiosos que se le atribuyen», como la supuesta protección de los lípidos del cuerpo del daño oxidativo, mantener concentraciones normales de colesterol en la sangre, reducción de la grasa corporal, incremento de la beta-oxidación de los ácidos grasos o regeneración de genes. Precisamente, el pasado 19 de julio, una joven murió en Don Benito (Badajoz) después de ingresar en estado de coma por una intoxicación aguda por ácido lipoico. A raíz de este trágico suceso, el Ministerio de Sanidad también ha recordado que un producto natural no es sinónimo de un producto seguro, que no se debe consumir un complemento alimenticio en dosis superiores a las que se indican en la etiqueta, y que siempre se debe informar al médico de la toma de este tipo de productos.