Las guías ya no aconsejan la aspirina para prevenir ataques cardíacos en mayores sanos

Ya no se recomienda como una medida preventiva para los adultos mayores que no tienen un riesgo alto o una enfermedad cardíaca existente, según las pautas anunciadas la American College of Cardiology y la American Heart Association. Los médicos pueden considerar la aspirina para ciertos pacientes mayores de alto riesgo, como aquellos que tienen problemas para bajar su colesterol o controlar sus niveles de azúcar en la sangre, siempre que no haya un mayor riesgo de sangrado interno, dicen las pautas. Las guías europeas recomiendan no usar terapias anticoagulantes como la aspirina a cualquier edad. «Es mucho más importante optimizar los hábitos de vida y controlar la presión arterial y el colesterol en lugar de recomendar la aspirina». «Los clínicos deben ser muy selectivos en la prescripción de aspirina para personas sin enfermedad cardiovascular conocida», dijo en un comunicado el cardiólogo del hospital John Hopkins, Roger Blumenthal, quien fue uno de los presidentes de las nuevas directrices. «Es mucho más importante optimizar los hábitos de vida y controlar la presión arterial y el colesterol en lugar de recomendar la aspirina». El uso de la aspirina en grupos de edad más jóvenes «ahora es una recomendación de clase 2b», señala Campbell, «lo que significa que no es necesariamente el mejor camino; existe un gran debate entre los expertos y los datos no son definitivos», agrega. Sin embargo, personalmente, afirma Campbell, «abogaría por un estilo de vida saludable, dejar de fumar y modificar los factores de riesgo antes de siquiera considerar la terapia con aspirina en un paciente sin enfermedad cardiovascular conocida». Sin embargo, para cualquier persona que haya tenido un derrame cerebral, un ataque cardíaco, una cirugía a corazón abierto o la colocación de stents o mallas para abrir las arterias obstruidas, la aspirina puede salvar vidas. «En última instancia, debemos individualizar el tratamiento para cada paciente, según su situación individual», dijo Campbell. Tres estudios recientes encontraron que tomar una aspirina diaria en dosis bajas es, en el mejor de los casos, una pérdida de dinero para los mayores sanos. En el peor de los casos, puede aumentar el riesgo de sangrado interno y muerte prematura.«La aspirina debe limitarse a las personas con el mayor riesgo de enfermedad cardiovascular y un riesgo muy bajo de hemorragia», dijo Blumenthal. Tres estudios recientes encontraron que tomar una aspirina diaria en dosis bajas es, en el mejor de los casos, una pérdida de dinero para adultos mayores sanos Los pacientes deben trabajar en estrecha colaboración con sus médicos para establecer su riesgo de sangrado. Ese riesgo aumenta a medida que uno envejece o desarrolla enfermedad renal, enfermedad cardíaca, diabetes y presión arterial alta. Un antecedente de úlceras o sangrado, especialmente en el tracto gastrointestinal, o anemia también es un factor de riesgo. Ciertos medicamentos, como los antiinflamatorios no esteroideos, los esteroides, los anticoagulantes orales directos y la warfarina, un anticoagulante, también pueden aumentar la posibilidad de sangrado. Las pautas enfatizan que las estatinas, junto con los cambios en el estilo de vida, como una dieta saludable para el corazón, ejercicio regular, pérdida de peso y evitar fumar, deben considerarse para prevenir enfermedades del corazón en cualquier persona con niveles de LDL de más de 190 miligramos por decilitro. LDL significa lipoproteínas de baja densidad y es el colesterol “malo” que obstruye las arterias y conduce a enfermedades del corazón.
Compartir:  Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google+Compartir por correoCompartir en PinterestCompartir en Whatsapp
Ya no se recomienda como una medida preventiva para los adultos mayores que no tienen un riesgo alto o una enfermedad cardíaca existente, según las pautas anunciadas la American College of Cardiology y la American Heart Association. Los médicos pueden considerar la aspirina para ciertos pacientes mayores de alto riesgo, como aquellos que tienen problemas para bajar su colesterol o controlar sus niveles de azúcar en la sangre, siempre que no haya un mayor riesgo de sangrado interno, dicen las pautas. Las guías europeas recomiendan no usar terapias anticoagulantes como la aspirina a cualquier edad. «Es mucho más importante optimizar los hábitos de vida y controlar la presión arterial y el colesterol en lugar de recomendar la aspirina». «Los clínicos deben ser muy selectivos en la prescripción de aspirina para personas sin enfermedad cardiovascular conocida», dijo en un comunicado el cardiólogo del hospital John Hopkins, Roger Blumenthal, quien fue uno de los presidentes de las nuevas directrices. «Es mucho más importante optimizar los hábitos de vida y controlar la presión arterial y el colesterol en lugar de recomendar la aspirina». El uso de la aspirina en grupos de edad más jóvenes «ahora es una recomendación de clase 2b», señala Campbell, «lo que significa que no es necesariamente el mejor camino; existe un gran debate entre los expertos y los datos no son definitivos», agrega. Sin embargo, personalmente, afirma Campbell, «abogaría por un estilo de vida saludable, dejar de fumar y modificar los factores de riesgo antes de siquiera considerar la terapia con aspirina en un paciente sin enfermedad cardiovascular conocida». Sin embargo, para cualquier persona que haya tenido un derrame cerebral, un ataque cardíaco, una cirugía a corazón abierto o la colocación de stents o mallas para abrir las arterias obstruidas, la aspirina puede salvar vidas. «En última instancia, debemos individualizar el tratamiento para cada paciente, según su situación individual», dijo Campbell. Tres estudios recientes encontraron que tomar una aspirina diaria en dosis bajas es, en el mejor de los casos, una pérdida de dinero para los mayores sanos. En el peor de los casos, puede aumentar el riesgo de sangrado interno y muerte prematura.«La aspirina debe limitarse a las personas con el mayor riesgo de enfermedad cardiovascular y un riesgo muy bajo de hemorragia», dijo Blumenthal. Tres estudios recientes encontraron que tomar una aspirina diaria en dosis bajas es, en el mejor de los casos, una pérdida de dinero para adultos mayores sanos Los pacientes deben trabajar en estrecha colaboración con sus médicos para establecer su riesgo de sangrado. Ese riesgo aumenta a medida que uno envejece o desarrolla enfermedad renal, enfermedad cardíaca, diabetes y presión arterial alta. Un antecedente de úlceras o sangrado, especialmente en el tracto gastrointestinal, o anemia también es un factor de riesgo. Ciertos medicamentos, como los antiinflamatorios no esteroideos, los esteroides, los anticoagulantes orales directos y la warfarina, un anticoagulante, también pueden aumentar la posibilidad de sangrado. Las pautas enfatizan que las estatinas, junto con los cambios en el estilo de vida, como una dieta saludable para el corazón, ejercicio regular, pérdida de peso y evitar fumar, deben considerarse para prevenir enfermedades del corazón en cualquier persona con niveles de LDL de más de 190 miligramos por decilitro. LDL significa lipoproteínas de baja densidad y es el colesterol “malo” que obstruye las arterias y conduce a enfermedades del corazón.
 
acolor.es - Diseño de paginas webbuscaprat.com - Guia comercial de el prat
aColorBuscaprat