La enfermedad cardiaca no es una preocupación de salud para las mujeres más jóvenes

A pesar de que la mayoría de las mujeres jóvenes tratan de estar sanas, muy pocas consideran la posibilidad de tener algún riesgo de padecer enfermedades cardiacas y se preocupan mucho más por el estrés y los trastornos del estado de ánimo que por su salud cardiaca, según dos estudios preliminares presentados en las Sesiones Científicas 2019 de la Asociación Americana de Epidemiología del Corazón y Prevención. «Sabemos que los hábitos de salud y los factores de riesgo de la enfermedad cardiaca son muy importantes desde la infancia hasta la edad adulta y que la prevención de la enfermedad cardiaca debe comenzar con la juventud», señala Holly Gooding, de la Universidad de Harvard y el Hospital Infantil de Boston (EE.UU.). Por eso, añade, «queríamos saber qué información tenían las adolescentes y las mujeres jóvenes sobre el riesgo de enfermedad cardiaca y qué factores influyen en su comprensión y en sus comportamientos». En los dos estudios, los investigadores entrevistaron a 331 mujeres, de 15 a 24 años de edad, que esperaban recibir atención primaria o estaban pedniente de una consulta médica para la mujer. Sobre la base de esos hallazgos, 32 mujeres jóvenes dieron respuestas más detalladas en ocho entrevistas 'online' de grupos focales. En la encuesta, solo el 10 por ciento de las mujeres jóvenes identificó la enfermedad cardiaca como la principal causa de muerte en las mujeres, y la mayoría se preocupó poco (39,6%) o nada (37,2 %) acerca de contraer una enfermedad cardiaca. Sin embargo, el 42,9 %de las mujeres jóvenes se preocuparon mucho por tener depresión o ansiedad. «Aunque el estrés y los trastornos del estado de ánimo eran sus mayores preocupaciones de salud -señala Courtney Brown-, es importante que sepan que, aunque su riesgo de enfermedad cardiaca a corto plazo es muy bajo, a largo puede ser bastante alto. Por ello, cuidar su salud ahora es importante para reducir el riesgo de enfermedad cardiaca en el futuro». Brown, autora principal del estudio y especialista del Hospital Infantil de Boston añade que asimismo es importante tener en cuenta que, «lo que les preocupa ahora -depresión y la ansiedad- puede crear barreras para llevar comportamientos cardiosaludables para el corazón». No hay que olvidar que las enfermedades cardiovasculares constituyen la primera causa de muerte en todo el mundo. Cada año, son responsables de 17,3 millones de decesos prematuros en todo el planeta, cifra que de acuerdo con las estimaciones se elevará hasta los 23 millones en el año 2030.
Compartir:  Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google+Compartir por correoCompartir en PinterestCompartir en Whatsapp
A pesar de que la mayoría de las mujeres jóvenes tratan de estar sanas, muy pocas consideran la posibilidad de tener algún riesgo de padecer enfermedades cardiacas y se preocupan mucho más por el estrés y los trastornos del estado de ánimo que por su salud cardiaca, según dos estudios preliminares presentados en las Sesiones Científicas 2019 de la Asociación Americana de Epidemiología del Corazón y Prevención. «Sabemos que los hábitos de salud y los factores de riesgo de la enfermedad cardiaca son muy importantes desde la infancia hasta la edad adulta y que la prevención de la enfermedad cardiaca debe comenzar con la juventud», señala Holly Gooding, de la Universidad de Harvard y el Hospital Infantil de Boston (EE.UU.). Por eso, añade, «queríamos saber qué información tenían las adolescentes y las mujeres jóvenes sobre el riesgo de enfermedad cardiaca y qué factores influyen en su comprensión y en sus comportamientos». En los dos estudios, los investigadores entrevistaron a 331 mujeres, de 15 a 24 años de edad, que esperaban recibir atención primaria o estaban pedniente de una consulta médica para la mujer. Sobre la base de esos hallazgos, 32 mujeres jóvenes dieron respuestas más detalladas en ocho entrevistas 'online' de grupos focales. En la encuesta, solo el 10 por ciento de las mujeres jóvenes identificó la enfermedad cardiaca como la principal causa de muerte en las mujeres, y la mayoría se preocupó poco (39,6%) o nada (37,2 %) acerca de contraer una enfermedad cardiaca. Sin embargo, el 42,9 %de las mujeres jóvenes se preocuparon mucho por tener depresión o ansiedad. «Aunque el estrés y los trastornos del estado de ánimo eran sus mayores preocupaciones de salud -señala Courtney Brown-, es importante que sepan que, aunque su riesgo de enfermedad cardiaca a corto plazo es muy bajo, a largo puede ser bastante alto. Por ello, cuidar su salud ahora es importante para reducir el riesgo de enfermedad cardiaca en el futuro». Brown, autora principal del estudio y especialista del Hospital Infantil de Boston añade que asimismo es importante tener en cuenta que, «lo que les preocupa ahora -depresión y la ansiedad- puede crear barreras para llevar comportamientos cardiosaludables para el corazón». No hay que olvidar que las enfermedades cardiovasculares constituyen la primera causa de muerte en todo el mundo. Cada año, son responsables de 17,3 millones de decesos prematuros en todo el planeta, cifra que de acuerdo con las estimaciones se elevará hasta los 23 millones en el año 2030.