La contaminación provoca 4 millones de nuevos casos de asma infantil cada año en el mundo

Cada año, una cifra cercana a los 4 millones de niños en todo el mundo desarrollan asma debido a la contaminación del aire, especialmente con dióxido de nitrógeno (NO2) -vinculado con el tráfico-. Son datos de un estudio del Instituto Milken de la Universidad George Washington (EE.UU.),que ha recopilado datos entre 2010 a 2015 en 194 países y 125 ciudades principales del mundo. El trabajo, publicado en «The Lancet Planetary Health» estima que el 64% de estos nuevos casos de asma ocurren en áreas urbanas. Además, proximadamente el 13% de la incidencia anual de asma pediátrica en todo el mundo se relacionó con la contaminación por dióxido de nitrógeno. La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera que la contaminación del aire es «un riesgo ambiental importante para la salud» y ha establecido pautas para la calidad del aire. Los científicos estiman que la mayoría de los niños vivían en áreas por debajo de la actual guía de la OMS de 21 partes por billón para el NO2 promedio anual. Pero, dado que el 92% de los casos se está desarrollando en áreas que tienen niveles de contaminación del tráfico por debajo del nivel de la guía de la OMS, los autores sugieren que este límite puede ser necesario revisar. Se trata del primer informe que ha cuantificado la carga mundial de los nuevos casos de asma en niños relacionados con el tráfico basándose en una metodología que tiene valora las altas exposiciones a dióxido de nitrógeno que se producen cerca de carreteras con mucho tráfico. Este estudio es la evidencia de que los estándares actuales de la OMS no protegen contra el asma infantil «Nuestros resultados sugieren que podrían prevenirse millones de casos nuevos de asma en todo el mundo al reducir la contaminación del aire», señala la autora principal del estudio, Susan Anenberg, que subraya la importancia de «apostar» por medios de transporte más limpios y fomentar el uso de la bicicleta o caminar. El porcentaje de nuevos casos de asma atribuibles a la contaminación del tráfico por ciudad varió desde el 6% en Orlu, Nigeria, hasta el 48% en Shanghai, China, y reflejó en gran medida las variaciones en las exposiciones de NO2 dentro de cada región. De las diez ciudades con la mayor proporción de casos de asma relacionados con la contaminación del tráfico, ocho se encontraban en China (Shanghai, Tianjin, Beijing, Shenyang, Xi'an, Taiyuan, Zhengzhou y Harbin) junto con Moscú, Rusia y Seúl, Corea del Sur - Todos los cuales tenían altas concentraciones urbanas de NO2. París ocupó el puesto 21 (33%),Nueva York ocupó el puesto 29 (32%),Londres 35 (29%) y Nueva Delhi 38 (28%). Podrían prevenirse millones de casos nuevos de asma en todo el mundo al reducir la contaminación del aire El asma es una enfermedad crónica que dificulta la respiración y se presenta cuando las vías respiratorias de los pulmones están inflamadas. Se calcula que 235 millones de personas en todo el mundo tienen asma, lo que puede causar sibilancias y ataques que amenazan la vida. En un comentario que acompaña el trabajo, Rajen N Naidoo, de la Universidad de KwaZulu-Natal (Sudáfrica) señala que un resultado importante de este estudio es la «evidencia de que los estándares actuales de la OMS no protegen contra el asma infantil». Esto, añade, «refuerza la necesidad de revisar a la baja estos estándares globales».
Compartir:  Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google+Compartir por correoCompartir en PinterestCompartir en Whatsapp
Cada año, una cifra cercana a los 4 millones de niños en todo el mundo desarrollan asma debido a la contaminación del aire, especialmente con dióxido de nitrógeno (NO2) -vinculado con el tráfico-. Son datos de un estudio del Instituto Milken de la Universidad George Washington (EE.UU.),que ha recopilado datos entre 2010 a 2015 en 194 países y 125 ciudades principales del mundo. El trabajo, publicado en «The Lancet Planetary Health» estima que el 64% de estos nuevos casos de asma ocurren en áreas urbanas. Además, proximadamente el 13% de la incidencia anual de asma pediátrica en todo el mundo se relacionó con la contaminación por dióxido de nitrógeno. La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera que la contaminación del aire es «un riesgo ambiental importante para la salud» y ha establecido pautas para la calidad del aire. Los científicos estiman que la mayoría de los niños vivían en áreas por debajo de la actual guía de la OMS de 21 partes por billón para el NO2 promedio anual. Pero, dado que el 92% de los casos se está desarrollando en áreas que tienen niveles de contaminación del tráfico por debajo del nivel de la guía de la OMS, los autores sugieren que este límite puede ser necesario revisar. Se trata del primer informe que ha cuantificado la carga mundial de los nuevos casos de asma en niños relacionados con el tráfico basándose en una metodología que tiene valora las altas exposiciones a dióxido de nitrógeno que se producen cerca de carreteras con mucho tráfico. Este estudio es la evidencia de que los estándares actuales de la OMS no protegen contra el asma infantil «Nuestros resultados sugieren que podrían prevenirse millones de casos nuevos de asma en todo el mundo al reducir la contaminación del aire», señala la autora principal del estudio, Susan Anenberg, que subraya la importancia de «apostar» por medios de transporte más limpios y fomentar el uso de la bicicleta o caminar. El porcentaje de nuevos casos de asma atribuibles a la contaminación del tráfico por ciudad varió desde el 6% en Orlu, Nigeria, hasta el 48% en Shanghai, China, y reflejó en gran medida las variaciones en las exposiciones de NO2 dentro de cada región. De las diez ciudades con la mayor proporción de casos de asma relacionados con la contaminación del tráfico, ocho se encontraban en China (Shanghai, Tianjin, Beijing, Shenyang, Xi'an, Taiyuan, Zhengzhou y Harbin) junto con Moscú, Rusia y Seúl, Corea del Sur - Todos los cuales tenían altas concentraciones urbanas de NO2. París ocupó el puesto 21 (33%),Nueva York ocupó el puesto 29 (32%),Londres 35 (29%) y Nueva Delhi 38 (28%). Podrían prevenirse millones de casos nuevos de asma en todo el mundo al reducir la contaminación del aire El asma es una enfermedad crónica que dificulta la respiración y se presenta cuando las vías respiratorias de los pulmones están inflamadas. Se calcula que 235 millones de personas en todo el mundo tienen asma, lo que puede causar sibilancias y ataques que amenazan la vida. En un comentario que acompaña el trabajo, Rajen N Naidoo, de la Universidad de KwaZulu-Natal (Sudáfrica) señala que un resultado importante de este estudio es la «evidencia de que los estándares actuales de la OMS no protegen contra el asma infantil». Esto, añade, «refuerza la necesidad de revisar a la baja estos estándares globales».