Hallada una potencial diana terapéutica para tratar una enfermedad cardiovascular degenerativa

Un trabajo liderado por investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha identificado una potencial diana terapéutica para tratar una enfermedad cardiovascular degenerativa. Los resultados, detallados en un artículo en la revista Arteriosclerosis, Thrombosis, and Vascular Biology, apuntan también a que existen diferencias entre hombres y mujeres. Actualmente, la estenosis aórtica degenerativa calcificada, la enfermedad valvular más frecuente en los países desarrollados, tiene solo tratamiento quirúrgico. El engrosamiento y calcificación que sufren las válvulas aórticas impiden que estas se abran por completo y, por tanto, se reduce u obstruye el flujo sanguíneo que va del corazón hacia la arteria aorta y el resto del organismo. «Hemos demostrado que el interferón tipo I, que es un tipo de proteína, y sus rutas de activación inducen la inflamación y calcificación características de la enfermedad. Por otra parte, nuestra investigación apoya la hipótesis actual que propone la inflamación como un proceso clave en la iniciación y progresión de la calcificación valvular», explica la investigadora del CSIC Carmen García, que trabaja en el Instituto de Biología y Genética Molecular, un centro mixto del CSIC y la Universidad de Valladolid. Los investigadores han identificado mecanismos moleculares diferentes según el sexo del paciente, algo que correlacionan con la menor incidencia de esta enfermedad en mujeres, en las que, además, el proceso de calcificación suele ser menor Los interferones tipo I son unas proteínas de la respuesta inmunitaria que se liberan al plasma sanguíneo en respuesta a infecciones víricas. Por tanto, las válvulas aórticas, por las que pasan varios litros de sangre por minuto, podrían estar expuestas al interferón tipo I, por un lado, porque es liberado al plasma en respuesta a una infección por virus y, por otro, porque es secretado por células inmunes infiltradas y células valvulares en respuesta a moléculas presentes en patógenos y moléculas generadas durante el daño tisular. Para el estudio, los investigadores han empleado un modelo celular de la estenosis aórtica degenerativa calcificada, que consiste en células extraídas de válvulas de pacientes. Los investigadores han identificado mecanismos moleculares diferentes según el sexo del paciente, algo que correlacionan con la menor incidencia de esta enfermedad en mujeres, en las que, además, el proceso de calcificación suele ser menor. «En este estudio in vitro estudiamos el comportamiento de las células de válvulas con o sin la enfermedad en respuesta a la exposición de interferón tipo I, en concreto, analizando diversos procesos como la inflamación, la diferenciación celular y la calcificación. Durante el estudio observamos unas inesperadas diferencias según el sexo de los pacientes que nos llevaron a explorar los mecanismos específicos subyacentes », afirma la investigadora del CSIC. El fármaco tofacitinib, un inhibidor de la señalización de interferón tipo I que ha sido aceptado para el tratamiento de enfermedades autoinmunes como la artritis reumatoide y la enfermedad intestinal inflamatoria, podría tener aplicaciones en patologías del sistema cardiovascular. Según los resultados de este estudio, el fármaco tofacitinib, un inhibidor de la señalización de interferón tipo I que ha sido aceptado para el tratamiento de enfermedades autoinmunes como la artritis reumatoide y la enfermedad intestinal inflamatoria, podría tener aplicaciones en patologías del sistema cardiovascular. En concreto, podrían llegar a usarse en el tratamiento farmacológico de la estenosis aórtica degenerativa calcificada en estadios iniciales y, fundamentalmente, en pacientes varones.
Compartir:  Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google+Compartir por correoCompartir en PinterestCompartir en Whatsapp
Un trabajo liderado por investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha identificado una potencial diana terapéutica para tratar una enfermedad cardiovascular degenerativa. Los resultados, detallados en un artículo en la revista Arteriosclerosis, Thrombosis, and Vascular Biology, apuntan también a que existen diferencias entre hombres y mujeres. Actualmente, la estenosis aórtica degenerativa calcificada, la enfermedad valvular más frecuente en los países desarrollados, tiene solo tratamiento quirúrgico. El engrosamiento y calcificación que sufren las válvulas aórticas impiden que estas se abran por completo y, por tanto, se reduce u obstruye el flujo sanguíneo que va del corazón hacia la arteria aorta y el resto del organismo. «Hemos demostrado que el interferón tipo I, que es un tipo de proteína, y sus rutas de activación inducen la inflamación y calcificación características de la enfermedad. Por otra parte, nuestra investigación apoya la hipótesis actual que propone la inflamación como un proceso clave en la iniciación y progresión de la calcificación valvular», explica la investigadora del CSIC Carmen García, que trabaja en el Instituto de Biología y Genética Molecular, un centro mixto del CSIC y la Universidad de Valladolid. Los investigadores han identificado mecanismos moleculares diferentes según el sexo del paciente, algo que correlacionan con la menor incidencia de esta enfermedad en mujeres, en las que, además, el proceso de calcificación suele ser menor Los interferones tipo I son unas proteínas de la respuesta inmunitaria que se liberan al plasma sanguíneo en respuesta a infecciones víricas. Por tanto, las válvulas aórticas, por las que pasan varios litros de sangre por minuto, podrían estar expuestas al interferón tipo I, por un lado, porque es liberado al plasma en respuesta a una infección por virus y, por otro, porque es secretado por células inmunes infiltradas y células valvulares en respuesta a moléculas presentes en patógenos y moléculas generadas durante el daño tisular. Para el estudio, los investigadores han empleado un modelo celular de la estenosis aórtica degenerativa calcificada, que consiste en células extraídas de válvulas de pacientes. Los investigadores han identificado mecanismos moleculares diferentes según el sexo del paciente, algo que correlacionan con la menor incidencia de esta enfermedad en mujeres, en las que, además, el proceso de calcificación suele ser menor. «En este estudio in vitro estudiamos el comportamiento de las células de válvulas con o sin la enfermedad en respuesta a la exposición de interferón tipo I, en concreto, analizando diversos procesos como la inflamación, la diferenciación celular y la calcificación. Durante el estudio observamos unas inesperadas diferencias según el sexo de los pacientes que nos llevaron a explorar los mecanismos específicos subyacentes », afirma la investigadora del CSIC. El fármaco tofacitinib, un inhibidor de la señalización de interferón tipo I que ha sido aceptado para el tratamiento de enfermedades autoinmunes como la artritis reumatoide y la enfermedad intestinal inflamatoria, podría tener aplicaciones en patologías del sistema cardiovascular. Según los resultados de este estudio, el fármaco tofacitinib, un inhibidor de la señalización de interferón tipo I que ha sido aceptado para el tratamiento de enfermedades autoinmunes como la artritis reumatoide y la enfermedad intestinal inflamatoria, podría tener aplicaciones en patologías del sistema cardiovascular. En concreto, podrían llegar a usarse en el tratamiento farmacológico de la estenosis aórtica degenerativa calcificada en estadios iniciales y, fundamentalmente, en pacientes varones.
 
acolor.es - Diseño de paginas webbuscaprat.com - Guia comercial de el prat
aColorBuscaprat