¿Existen los genes del tabaco y el alcohol?

El consumo de alcohol y tabaco está estrechamente relacionado con varias enfermedades y es un factor que contribuye a muchas muertes. Ahora, un equipo de internacional coordinado por investigadores de la Universidad Noruega de Ciencia y Tecnología ha hecho un hallazgo sorprendente: ciertos genes están asociados con un mayor consumo de alcohol y tabaco. Dichos genes, además, estás correlacionados con el riesgo de desarrollar diversas enfermedades y trastornos. Los resultados de este estudio que ha analizado datos de 1,2 millones de personas se publican en «Nature Genetics». Los investigadores descubrieron un total de 566 variantes genéticas en 406 sitios (loci) diferentes en el material genético humano que se pueden vincular al uso de alcohol o tabaco. Ciento cincuenta de estos sitios están relacionados con el uso de tabaco y alcohol. Una variante genética que predispone a una persona a cierto rasgo no tiene que estar ‘expresada’ o ser biológicamente activa, lo que podría depender de varios factores «El grupo de estudio que estaba genéticamente predispuesto a fumar también lo estaba a una serie de problemas de salud, como la obesidad, la diabetes, el TDAH y varias enfermedades mentales, mientras que el riesgo genético de alcohol se asoció con un menor riesgo de enfermedad. Esto no implica que consumir más alcohol mejore la salud, pero sí una complejidad que debe investigarse más a fondo», señala Kristian Hveem. Los datos muestran evidencia de la participación de muchos agentes de señalización natural en el consumo de tabaco y alcohol, incluidos los genes implicados en la neurotransmisión nicotínica, dopaminérgica y glutamatérgica, que en cierta medida pueden proporcionar una explicación biológica de por qué buscamos estímulos artificiales. La población que participó en el estudio era muy heterogénea: diferentes categorías de edad, sociedades con diferentes actitudes hacia el uso de drogas y diferentes patrones de consumo de alcohol y nicotina. Sin embargo, los resultados mostraron que la correlación entre el riesgo genético y el desarrollo de diferentes categorías de enfermedades varió poco entre los grupos poblacionales. La investigación ofrece una nueva perspectiva de la complejidad de los factores genéticos y ambientales que obligan a algunos de nosotros a beber y fumar más que otros Es importante tener en cuenta que una variante genética que predispone a una persona a cierto rasgo no tiene que estar ‘expresada’ o ser biológicamente activa, lo que podría depender de varios factores. La interacción entre diferentes genes puede jugar un papel, y las condiciones sociales también influyen en el uso del alcohol y el tabaco, lo que hace difícil sacar conclusiones firmes. En conclusión, la investigación ofrece una nueva perspectiva de la complejidad de los factores genéticos y ambientales que obligan a algunos de nosotros a beber y fumar más que otros. También es interesante observar que algunos de estos genes relacionados con un mayor uso de alcohol reducen el riesgo de algunas enfermedades.
Compartir:  Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google+Compartir por correoCompartir en PinterestCompartir en Whatsapp
El consumo de alcohol y tabaco está estrechamente relacionado con varias enfermedades y es un factor que contribuye a muchas muertes. Ahora, un equipo de internacional coordinado por investigadores de la Universidad Noruega de Ciencia y Tecnología ha hecho un hallazgo sorprendente: ciertos genes están asociados con un mayor consumo de alcohol y tabaco. Dichos genes, además, estás correlacionados con el riesgo de desarrollar diversas enfermedades y trastornos. Los resultados de este estudio que ha analizado datos de 1,2 millones de personas se publican en «Nature Genetics». Los investigadores descubrieron un total de 566 variantes genéticas en 406 sitios (loci) diferentes en el material genético humano que se pueden vincular al uso de alcohol o tabaco. Ciento cincuenta de estos sitios están relacionados con el uso de tabaco y alcohol. Una variante genética que predispone a una persona a cierto rasgo no tiene que estar ‘expresada’ o ser biológicamente activa, lo que podría depender de varios factores «El grupo de estudio que estaba genéticamente predispuesto a fumar también lo estaba a una serie de problemas de salud, como la obesidad, la diabetes, el TDAH y varias enfermedades mentales, mientras que el riesgo genético de alcohol se asoció con un menor riesgo de enfermedad. Esto no implica que consumir más alcohol mejore la salud, pero sí una complejidad que debe investigarse más a fondo», señala Kristian Hveem. Los datos muestran evidencia de la participación de muchos agentes de señalización natural en el consumo de tabaco y alcohol, incluidos los genes implicados en la neurotransmisión nicotínica, dopaminérgica y glutamatérgica, que en cierta medida pueden proporcionar una explicación biológica de por qué buscamos estímulos artificiales. La población que participó en el estudio era muy heterogénea: diferentes categorías de edad, sociedades con diferentes actitudes hacia el uso de drogas y diferentes patrones de consumo de alcohol y nicotina. Sin embargo, los resultados mostraron que la correlación entre el riesgo genético y el desarrollo de diferentes categorías de enfermedades varió poco entre los grupos poblacionales. La investigación ofrece una nueva perspectiva de la complejidad de los factores genéticos y ambientales que obligan a algunos de nosotros a beber y fumar más que otros Es importante tener en cuenta que una variante genética que predispone a una persona a cierto rasgo no tiene que estar ‘expresada’ o ser biológicamente activa, lo que podría depender de varios factores. La interacción entre diferentes genes puede jugar un papel, y las condiciones sociales también influyen en el uso del alcohol y el tabaco, lo que hace difícil sacar conclusiones firmes. En conclusión, la investigación ofrece una nueva perspectiva de la complejidad de los factores genéticos y ambientales que obligan a algunos de nosotros a beber y fumar más que otros. También es interesante observar que algunos de estos genes relacionados con un mayor uso de alcohol reducen el riesgo de algunas enfermedades.
 
acolor.es - Diseño de paginas webbuscaprat.com - Guia comercial de el prat
aColorBuscaprat