Esto es lo que te pasa cuando pierdes 16 minutos de sueño cada noche

Perder solo 16 minutos de sueño cada noche puede ser la diferencia entre una jornada despejado en la oficina o uno lleno de distracciones. Así lo asegura un nuevo estudio publicado en «Sleep Health», la revista de la Fundación Nacional del Sueño de EE.UU., que ha demostrado que acortar la rutina de sueño durante la semana afecta en gran medida al desempeño laboral. Investigadores de la Universidad del Sur de Florida encontraron que es más probable que los trabajadores tengan una menor capacidad de decisión y estén p oco concentrados al día siguiente. La autora principal de la investigación, Soomi Lee, PhD, profesora asistente en la Escuela de Estudios sobre el Envejecimiento, y sus colegas encuestaron a 130 empleados sanos que trabajan en el sector de la tecnología de la información y tienen al menos un niño en edad escolar. Los participantes informaron de que cuando dormían 16 minutos menos de lo habitual y tenían un sueño de peor calidad, experimentaban más problemas cognitivos al día siguiente. Eso elevó sus niveles de estrés, especialmente con respecto a los problemas relacionados con la conciliación laboral y familiar, lo que hizo que se acostaran más temprano y se despertaran antes debido al agotamiento. «Estas asociaciones cíclicas reflejan que el sueño de los empleados es vulnerable al estrés cognitivo diario y también contribuye a las experiencias cognitivamente estresantes», señala Lee. «Los hallazgos de este estudio proporcionan evidencia empírica de por qué los lugares de trabajo deben hacer más esfuerzos para promover el sueño de sus empleados. Los que duermen bien pueden tener mejores resultados en el trabajo debido a una mayor capacidad para mantenerse concentrados en la tarea con menos errores y conflictos interpersonales», asegura la autora principal. Los investigadores también compararon los días laborales con los fines de semana. La conclusión es que las consecuencias de dormir menos no son tan evidentes cuando al día siguiente no hay que ir al trabajo.
Compartir:  Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google+Compartir por correoCompartir en PinterestCompartir en Whatsapp
Perder solo 16 minutos de sueño cada noche puede ser la diferencia entre una jornada despejado en la oficina o uno lleno de distracciones. Así lo asegura un nuevo estudio publicado en «Sleep Health», la revista de la Fundación Nacional del Sueño de EE.UU., que ha demostrado que acortar la rutina de sueño durante la semana afecta en gran medida al desempeño laboral. Investigadores de la Universidad del Sur de Florida encontraron que es más probable que los trabajadores tengan una menor capacidad de decisión y estén p oco concentrados al día siguiente. La autora principal de la investigación, Soomi Lee, PhD, profesora asistente en la Escuela de Estudios sobre el Envejecimiento, y sus colegas encuestaron a 130 empleados sanos que trabajan en el sector de la tecnología de la información y tienen al menos un niño en edad escolar. Los participantes informaron de que cuando dormían 16 minutos menos de lo habitual y tenían un sueño de peor calidad, experimentaban más problemas cognitivos al día siguiente. Eso elevó sus niveles de estrés, especialmente con respecto a los problemas relacionados con la conciliación laboral y familiar, lo que hizo que se acostaran más temprano y se despertaran antes debido al agotamiento. «Estas asociaciones cíclicas reflejan que el sueño de los empleados es vulnerable al estrés cognitivo diario y también contribuye a las experiencias cognitivamente estresantes», señala Lee. «Los hallazgos de este estudio proporcionan evidencia empírica de por qué los lugares de trabajo deben hacer más esfuerzos para promover el sueño de sus empleados. Los que duermen bien pueden tener mejores resultados en el trabajo debido a una mayor capacidad para mantenerse concentrados en la tarea con menos errores y conflictos interpersonales», asegura la autora principal. Los investigadores también compararon los días laborales con los fines de semana. La conclusión es que las consecuencias de dormir menos no son tan evidentes cuando al día siguiente no hay que ir al trabajo.