Esta es la mejor forma de protegerse del cáncer de piel

Cada año se diagnostican en todo el mundo unos tres millones de casos de cáncer de piel no melanoma y unos 132.000 casos de melanoma. A pesar de ser el cáncer más prevenible, con medidas de protección frente al exceso de sol y revisiones periódicas de la piel, las cifras no dejan de crecer. Por este motivo, desde la Fundación AEDV Piel Sana, a través, de su Campaña Euromelanoma, se insiste en la importancia de buscar la sombra. «El cáncer de piel es el único que, si se detecta a tiempo, tiene el 100% de posibilidades de curarse, por eso esta campaña y cualquier tipo de prevención y educación son tan importantes», afirma el coordinador nacional de la Campaña Euromelanoma, el doctor Agustín Buendía Eisman. Los dermatólogos consideran que una correcta fotoprotección no se limita al uso de cremas fotoprotectoras, sino que pasa por el empleo de múltiples medidas. Una de ellas es el uso de ropa adecuada, idealmente prendas de algodón con colores oscuros, mangas largas, sombreros… También existe la opción de usar ropa con protección solar incorporada. Por otro lado, habría que evitar la exposición al sol en las horas centrales del día, buscar lugares de sombras para no estar expuesto demasiado tiempo a la radiación ultravioleta. Precisamente, la sombra ha sido el elemento central de un trabajo realizado por investigadores del Grupo de Fotobiología de la AEDV, dirigido por María Victoria de Gálvez y José Aguilera de la Universidad de Málaga, y presentado en la pasada reunión de este grupo de trabajo de la Academia Española de Dermatología. Se trata de un proyecto innovador al que se ha bautizado UVI-LISCO, que consiste en la utilización de un elemento arquitectónico, como es el obelisco, como predictor del índice ultravioleta (UVI) para prevención del cáncer. «Sabíamos que, si la sombra que proyectamos es más larga que nuestra altura, es buen momento para tomar el sol, pero no es fácil medir la sombra según salimos a la calle, por eso pensamos que podríamos aplicar este concepto a una herramienta y vincularlo con el índice ultravioleta. Para ello utilizamos un elemento que sirve para proyectar la sombra y otro que mide la distancia de esa sombra proyectada y que varía según el momento del día al igual que lo hace el (UVI)», explica el doctor José Aguilera, biólogo y miembro del Grupo de Fotobiología de la AEDV. De esta manera, a través de un modelo matemático, ha desarrollado un dispositivo que asocia la distancia de la sombra con el índice ultravioleta. «El UVI-LISCO es una herramienta que se puede colocar en el patio de un colegio, en un jardín o en un parque y que, de una forma barata y sencilla, se puede predecir el índice ultravioleta en cualquier lugar y época del año», apunta el doctor Aguilera. «Lo fundamental es tomar conciencia frente al sol. No se trata de demonizar al sol, ya que además nos aporta vitamina D, fundamental para nuestra salud. Pero sí que debemos tener sentido común y recurrir a aliados estratégicos en los meses de verano, como pueden ser las sombrillas, sombreros o árboles. Porque el bronceado no se puede considerar saludable y la piel sufre daño cuando hay un exceso de radiación. Desde la Fundación AEDV Piel Sana queremos hacer hincapié otro año más en la prevención y en la vigilancia de la piel», apunta el doctor Buendía Eisman. Por último, este especialista recuerda que desde la Campaña Euromelanoma se ha facilitado la solicitud de citas gratuitas para que cientos de dermatólogos evalúen la piel de las personas que así lo soliciten al teléfono 91 543 45 35 o a través de la web euromelanoma.aedv.es Este año la semana en la que realizarán las valoraciones médicas a la población que haya solicitado una cita es la del 24 al 28 de junio. «Sólo con prevención primaria, a través de la fotoprotección, y con prevención secundaria, a través de una detección precoz del cáncer, pueden reducirse las cifras de diagnósticos de melanoma, que en España ascienden cada año a unos 5.000 casos, y de otros tipos de cáncer de piel, más numerosos, pero menos peligrosos y que superan cada año los 71.000 casos», concluye el doctor Buendía Eisman.
Compartir:  Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google+Compartir por correoCompartir en PinterestCompartir en Whatsapp
Cada año se diagnostican en todo el mundo unos tres millones de casos de cáncer de piel no melanoma y unos 132.000 casos de melanoma. A pesar de ser el cáncer más prevenible, con medidas de protección frente al exceso de sol y revisiones periódicas de la piel, las cifras no dejan de crecer. Por este motivo, desde la Fundación AEDV Piel Sana, a través, de su Campaña Euromelanoma, se insiste en la importancia de buscar la sombra. «El cáncer de piel es el único que, si se detecta a tiempo, tiene el 100% de posibilidades de curarse, por eso esta campaña y cualquier tipo de prevención y educación son tan importantes», afirma el coordinador nacional de la Campaña Euromelanoma, el doctor Agustín Buendía Eisman. Los dermatólogos consideran que una correcta fotoprotección no se limita al uso de cremas fotoprotectoras, sino que pasa por el empleo de múltiples medidas. Una de ellas es el uso de ropa adecuada, idealmente prendas de algodón con colores oscuros, mangas largas, sombreros… También existe la opción de usar ropa con protección solar incorporada. Por otro lado, habría que evitar la exposición al sol en las horas centrales del día, buscar lugares de sombras para no estar expuesto demasiado tiempo a la radiación ultravioleta. Precisamente, la sombra ha sido el elemento central de un trabajo realizado por investigadores del Grupo de Fotobiología de la AEDV, dirigido por María Victoria de Gálvez y José Aguilera de la Universidad de Málaga, y presentado en la pasada reunión de este grupo de trabajo de la Academia Española de Dermatología. Se trata de un proyecto innovador al que se ha bautizado UVI-LISCO, que consiste en la utilización de un elemento arquitectónico, como es el obelisco, como predictor del índice ultravioleta (UVI) para prevención del cáncer. «Sabíamos que, si la sombra que proyectamos es más larga que nuestra altura, es buen momento para tomar el sol, pero no es fácil medir la sombra según salimos a la calle, por eso pensamos que podríamos aplicar este concepto a una herramienta y vincularlo con el índice ultravioleta. Para ello utilizamos un elemento que sirve para proyectar la sombra y otro que mide la distancia de esa sombra proyectada y que varía según el momento del día al igual que lo hace el (UVI)», explica el doctor José Aguilera, biólogo y miembro del Grupo de Fotobiología de la AEDV. De esta manera, a través de un modelo matemático, ha desarrollado un dispositivo que asocia la distancia de la sombra con el índice ultravioleta. «El UVI-LISCO es una herramienta que se puede colocar en el patio de un colegio, en un jardín o en un parque y que, de una forma barata y sencilla, se puede predecir el índice ultravioleta en cualquier lugar y época del año», apunta el doctor Aguilera. «Lo fundamental es tomar conciencia frente al sol. No se trata de demonizar al sol, ya que además nos aporta vitamina D, fundamental para nuestra salud. Pero sí que debemos tener sentido común y recurrir a aliados estratégicos en los meses de verano, como pueden ser las sombrillas, sombreros o árboles. Porque el bronceado no se puede considerar saludable y la piel sufre daño cuando hay un exceso de radiación. Desde la Fundación AEDV Piel Sana queremos hacer hincapié otro año más en la prevención y en la vigilancia de la piel», apunta el doctor Buendía Eisman. Por último, este especialista recuerda que desde la Campaña Euromelanoma se ha facilitado la solicitud de citas gratuitas para que cientos de dermatólogos evalúen la piel de las personas que así lo soliciten al teléfono 91 543 45 35 o a través de la web euromelanoma.aedv.es Este año la semana en la que realizarán las valoraciones médicas a la población que haya solicitado una cita es la del 24 al 28 de junio. «Sólo con prevención primaria, a través de la fotoprotección, y con prevención secundaria, a través de una detección precoz del cáncer, pueden reducirse las cifras de diagnósticos de melanoma, que en España ascienden cada año a unos 5.000 casos, y de otros tipos de cáncer de piel, más numerosos, pero menos peligrosos y que superan cada año los 71.000 casos», concluye el doctor Buendía Eisman.