España, libre de transmisión de sarampión y rubeola

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha verificado que España continúa siendo un país libre de transmisión endémica de los virus de sarampión y rubeola en 2019, un año en el que, entre el 1 de enero y el 21 de julio, se han confirmado 233 casos importados de la primera de las enfermedades. Los casos de sarampión confirmados en lo que va de año son importados o secundarios a éstos y la transmisión se ha interrumpido con facilidad, según el Ministerio de Sanidad, que asegura que no se ha detectado ningún caso de rubeola. Según Sanidad, la OMS le ha hecho llegar al Ministerio una carta en la que se certifica el estado de eliminación del virus de la rubeola, que se consiguió por primera vez en España en 2015, y el del sarampión, que se obtuvo un año después. La ministra en funciones, María Luisa Carcedo ha agradecido el trabajo realizado por los profesionales sanitarios y las comunidades autónomas para «mantener este importante logro» y ha valorado las altas coberturas de vacunación alcanzadas en España, gracias al calendario común de vacunación a lo largo de toda la vida. El sarampión y la rubeola son enfermedades de la infancia, altamente contagiosas, que causan mortalidad e importantes complicaciones, especialmente en adultos jóvenes. Además, la rubeola es particularmente grave en mujeres embarazadas porque puede provocar graves malformaciones congénitas. Para verificar el estado de eliminación de sarampión y rubeola, la OMS establece como requisitos que el país disponga de un sistema de vigilancia de alta calidad y que haya demostrado durante tres años consecutivos que no ha habido transmisión endémica. En Aragón el último brote de rubeola se declaró a mediados de diciembre de 2018 en un matadero de Zuera (Zaragoza) y se cerró en el pasado mes de marzo con un balance de quince personas afectadas, mientras que el último brote de sarampión afectó a la provincia de Huesca en julio de 2018, fecha desde la que se han seguido notificando a través de Salud Pública casos aislados contraídos por personas que habían viajado al extranjero.
Compartir:  Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google+Compartir por correoCompartir en PinterestCompartir en Whatsapp
La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha verificado que España continúa siendo un país libre de transmisión endémica de los virus de sarampión y rubeola en 2019, un año en el que, entre el 1 de enero y el 21 de julio, se han confirmado 233 casos importados de la primera de las enfermedades. Los casos de sarampión confirmados en lo que va de año son importados o secundarios a éstos y la transmisión se ha interrumpido con facilidad, según el Ministerio de Sanidad, que asegura que no se ha detectado ningún caso de rubeola. Según Sanidad, la OMS le ha hecho llegar al Ministerio una carta en la que se certifica el estado de eliminación del virus de la rubeola, que se consiguió por primera vez en España en 2015, y el del sarampión, que se obtuvo un año después. La ministra en funciones, María Luisa Carcedo ha agradecido el trabajo realizado por los profesionales sanitarios y las comunidades autónomas para «mantener este importante logro» y ha valorado las altas coberturas de vacunación alcanzadas en España, gracias al calendario común de vacunación a lo largo de toda la vida. El sarampión y la rubeola son enfermedades de la infancia, altamente contagiosas, que causan mortalidad e importantes complicaciones, especialmente en adultos jóvenes. Además, la rubeola es particularmente grave en mujeres embarazadas porque puede provocar graves malformaciones congénitas. Para verificar el estado de eliminación de sarampión y rubeola, la OMS establece como requisitos que el país disponga de un sistema de vigilancia de alta calidad y que haya demostrado durante tres años consecutivos que no ha habido transmisión endémica. En Aragón el último brote de rubeola se declaró a mediados de diciembre de 2018 en un matadero de Zuera (Zaragoza) y se cerró en el pasado mes de marzo con un balance de quince personas afectadas, mientras que el último brote de sarampión afectó a la provincia de Huesca en julio de 2018, fecha desde la que se han seguido notificando a través de Salud Pública casos aislados contraídos por personas que habían viajado al extranjero.