El pendiente más anticonceptivo

Una innovadora técnica para administrar hormonas anticonceptivas a través de soportes especiales, como pendientes, relojes de pulsera, anillos o collares, podría facilitar el acceso a este método anticoncpetivo. Las hormonas anticonceptivas están contenidas en parches que se aplican sitúan en la joyería en contacto con la piel, lo que permite que los medicamentos se absorban en el cuerpo. Las pruebas iniciales, publicadas en «Journal of Controlled Release», sugieren que las joyas anticonceptivas pueden proporcionar cantidades suficientes de hormonas para proporcionar anticonceptivos, aunque todavía no se han realizado pruebas en humanos. Un objetivo para la nueva técnica es mejorar el cumplimiento del usuario con los regímenes de medicamentos que requieren dosis regulares. Más allá de los anticonceptivos, la técnica basada en joyería también podría usarse para administrar otros medicamentos a través de la piel. «Cuantas más opciones de anticonceptivos estén disponibles, mejor para las mujeres», señala Mark Prausnitz, del Instituto de Tecnología de Georgia, de Atlanta (EE.UU.). «Debido a que ponerse joyas puede es parte de la rutina diaria de una mujer, esta técnica puede facilitar el cumplimiento del régimen de medicamentos. Esta técnica podría prevenir embarazos no deseados». Debido a que ponerse joyas puede es parte de la rutina diaria de una mujer, esta técnica puede facilitar el cumplimiento del régimen de medicamentos Las joyas anticonceptivas se adaptan a la tecnología de parche transdérmico que ya se usa para administrar medicamentos que evitan el mareo, sirven para dejar de fumar y controlan los síntomas de la menopausia, pero nunca se han incorporado a la joyería. Los parches anticonceptivos también están disponibles, pero Prausnitz cree que combinarlos con joyas puede resultar atractivo para algunas mujeres, y permitir un uso más discreto de la tecnología de administración de medicamentos. «Hay mucha experiencia en la fabricación y el uso de parches transdérmicos convencionales –afirma-. Creemos que los parches para pendientes pueden ampliar el alcance de los parches transdérmicos para proporcionar un impacto adición». La joyería anticonceptiva fue diseñada originalmente para su uso en países en desarrollo donde el acceso a los servicios de atención médica puede limitar el acceso a los anticonceptivos de acción prolongada, como los inyectables, los implantes y los DIU Los parches contienen la hormona levonorgestrel. Para simular el hecho de que muchas mujeres se quietan los pendientes para dormir, los investigadores aplicaron los parches durante 16 horas y luego los quitaron durante 8 horas. Las pruebas sugirieron que a pesar de que los niveles bajaron mientras se retiraban los pendientes, el parche podría producir las cantidades necesarias de la hormona en el torrente sanguíneo. El parche-pendiente probado por los investigadores posee tres capas: una primera impermeable que incluye un adhesivo para sujetarlo en el pendiente, reloj, etc., una intermedia que contiene el medicamento anticonceptivo en forma sólida, y la capa externa que es un adhesivo para la piel que ayuda a adherirse a la piel para que la hormona se pueda transferir. Una vez en la piel, el medicamento puede pasar al torrente sanguíneo y circular a través del cuerpo. Una vez en la piel, el medicamento puede pasar al torrente sanguíneo y circular a través del cuerpo Si la técnica finalmente se usa para la anticoncepción en humanos, la parte posterior del pendiente debería cambiarse periódicamente, probablemente una vez por semana. La joyería anticonceptiva fue diseñada originalmente para su uso en países en desarrollo donde el acceso a los servicios de atención médica puede limitar el acceso a los anticonceptivos de acción prolongada, como los inyectables, los implantes y los DIU. Sin embargo, Prausnitz dice que la tecnología puede ser atractiva más allá de esa audiencia inicial. «Creemos que las joyas anticonceptivas podrían ser atractivas y útiles para las mujeres de todo el mundo» afirma Prausnitz. Precisamente este grupo presentó a principios de año un parche con microagujas que en las pruebas laboratorio con animales, un prototipo experimental de este parche anticonceptivo de microagujas que proporcionó a las cobayas un nivel terapéutico de la hormona anticonceptiva levonorgestrel durante más de un mes con una sola aplicación en la piel.
Compartir:  Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google+Compartir por correoCompartir en PinterestCompartir en Whatsapp
Una innovadora técnica para administrar hormonas anticonceptivas a través de soportes especiales, como pendientes, relojes de pulsera, anillos o collares, podría facilitar el acceso a este método anticoncpetivo. Las hormonas anticonceptivas están contenidas en parches que se aplican sitúan en la joyería en contacto con la piel, lo que permite que los medicamentos se absorban en el cuerpo. Las pruebas iniciales, publicadas en «Journal of Controlled Release», sugieren que las joyas anticonceptivas pueden proporcionar cantidades suficientes de hormonas para proporcionar anticonceptivos, aunque todavía no se han realizado pruebas en humanos. Un objetivo para la nueva técnica es mejorar el cumplimiento del usuario con los regímenes de medicamentos que requieren dosis regulares. Más allá de los anticonceptivos, la técnica basada en joyería también podría usarse para administrar otros medicamentos a través de la piel. «Cuantas más opciones de anticonceptivos estén disponibles, mejor para las mujeres», señala Mark Prausnitz, del Instituto de Tecnología de Georgia, de Atlanta (EE.UU.). «Debido a que ponerse joyas puede es parte de la rutina diaria de una mujer, esta técnica puede facilitar el cumplimiento del régimen de medicamentos. Esta técnica podría prevenir embarazos no deseados». Debido a que ponerse joyas puede es parte de la rutina diaria de una mujer, esta técnica puede facilitar el cumplimiento del régimen de medicamentos Las joyas anticonceptivas se adaptan a la tecnología de parche transdérmico que ya se usa para administrar medicamentos que evitan el mareo, sirven para dejar de fumar y controlan los síntomas de la menopausia, pero nunca se han incorporado a la joyería. Los parches anticonceptivos también están disponibles, pero Prausnitz cree que combinarlos con joyas puede resultar atractivo para algunas mujeres, y permitir un uso más discreto de la tecnología de administración de medicamentos. «Hay mucha experiencia en la fabricación y el uso de parches transdérmicos convencionales –afirma-. Creemos que los parches para pendientes pueden ampliar el alcance de los parches transdérmicos para proporcionar un impacto adición». La joyería anticonceptiva fue diseñada originalmente para su uso en países en desarrollo donde el acceso a los servicios de atención médica puede limitar el acceso a los anticonceptivos de acción prolongada, como los inyectables, los implantes y los DIU Los parches contienen la hormona levonorgestrel. Para simular el hecho de que muchas mujeres se quietan los pendientes para dormir, los investigadores aplicaron los parches durante 16 horas y luego los quitaron durante 8 horas. Las pruebas sugirieron que a pesar de que los niveles bajaron mientras se retiraban los pendientes, el parche podría producir las cantidades necesarias de la hormona en el torrente sanguíneo. El parche-pendiente probado por los investigadores posee tres capas: una primera impermeable que incluye un adhesivo para sujetarlo en el pendiente, reloj, etc., una intermedia que contiene el medicamento anticonceptivo en forma sólida, y la capa externa que es un adhesivo para la piel que ayuda a adherirse a la piel para que la hormona se pueda transferir. Una vez en la piel, el medicamento puede pasar al torrente sanguíneo y circular a través del cuerpo. Una vez en la piel, el medicamento puede pasar al torrente sanguíneo y circular a través del cuerpo Si la técnica finalmente se usa para la anticoncepción en humanos, la parte posterior del pendiente debería cambiarse periódicamente, probablemente una vez por semana. La joyería anticonceptiva fue diseñada originalmente para su uso en países en desarrollo donde el acceso a los servicios de atención médica puede limitar el acceso a los anticonceptivos de acción prolongada, como los inyectables, los implantes y los DIU. Sin embargo, Prausnitz dice que la tecnología puede ser atractiva más allá de esa audiencia inicial. «Creemos que las joyas anticonceptivas podrían ser atractivas y útiles para las mujeres de todo el mundo» afirma Prausnitz. Precisamente este grupo presentó a principios de año un parche con microagujas que en las pruebas laboratorio con animales, un prototipo experimental de este parche anticonceptivo de microagujas que proporcionó a las cobayas un nivel terapéutico de la hormona anticonceptiva levonorgestrel durante más de un mes con una sola aplicación en la piel.