El asiento del váter que puede salvarte la vida

Controlar el corazón sentado en el váter. Un equipo de investigadores del Instituto de Tecnología de Rochester (RIT),en Nueva York, ha desarrollado un producto revolucionario que facilitará a los hospitales el monitoreo de los pacientes con insuficiencia cardiaca en sus hogares. En concreto, detecta los signos de fallo cardíaco, antes de que el paciente se dé cuenta, mientras está sentado plácidamente en su inodoro. Sus inventores afirman que el producto podría salvar millones de vidas y facilitar el seguimiento de pacientes en riesgo con información precisa y en tiempo real. El objetivo del invento es reducir las tasas de reingreso hospitalario de pacientes con insuficiencia cardíaca congestiva. Los asientos del inodoro están equipados para medir la actividad eléctrica y mecánica del corazón, y pueden chequear el ritmo cardíaco, la presión arterial, los niveles de oxigenación de la sangre y la cantidad de sangre bombeada desde el corazón a cada latido. Los algoritmos analizarán los datos y alertarán si hay algún dato preocupante. Se enviará un informe a los cardiólogos, quienes determinarán si es necesaria la intervención. El sistema detecta las señales de alarma antes de que los pacientes se den cuenta de los síntomas. Con el análisis rápido de datos, las intervenciones pueden ser tan simples como un cambio de fármacos o una visita corta al consultorio, en lugar de un ingreso hospitalario.
Compartir:  Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google+Compartir por correoCompartir en PinterestCompartir en Whatsapp
Controlar el corazón sentado en el váter. Un equipo de investigadores del Instituto de Tecnología de Rochester (RIT),en Nueva York, ha desarrollado un producto revolucionario que facilitará a los hospitales el monitoreo de los pacientes con insuficiencia cardiaca en sus hogares. En concreto, detecta los signos de fallo cardíaco, antes de que el paciente se dé cuenta, mientras está sentado plácidamente en su inodoro. Sus inventores afirman que el producto podría salvar millones de vidas y facilitar el seguimiento de pacientes en riesgo con información precisa y en tiempo real. El objetivo del invento es reducir las tasas de reingreso hospitalario de pacientes con insuficiencia cardíaca congestiva. Los asientos del inodoro están equipados para medir la actividad eléctrica y mecánica del corazón, y pueden chequear el ritmo cardíaco, la presión arterial, los niveles de oxigenación de la sangre y la cantidad de sangre bombeada desde el corazón a cada latido. Los algoritmos analizarán los datos y alertarán si hay algún dato preocupante. Se enviará un informe a los cardiólogos, quienes determinarán si es necesaria la intervención. El sistema detecta las señales de alarma antes de que los pacientes se den cuenta de los síntomas. Con el análisis rápido de datos, las intervenciones pueden ser tan simples como un cambio de fármacos o una visita corta al consultorio, en lugar de un ingreso hospitalario.