Desarrollan una nueva venda que detiene el sangrado sin pegarse a la herida

Investigadores de la Escuela Politécnica Federal de Zúrich (Suiza),dirigidos por el profesor profesor Dimos Poulikakos, y de la Universidad Nacional de Singapur han desarrollado un nuevo vendaje que, tal y como han publicado en la revista «Nature Communications», ayuda a detener el sangrado sin adherirse a la herida. Los investigadores tomaron una gasa de algodón convencional y la recubrieron con su nuevo material, una mezcla de nanofibras de silicona y carbono. Pudieron demostrar en pruebas de laboratorio que la sangre en contacto con la gasa recubierta coagulaba en solo unos minutos. Todavía no está claro por qué el nuevo material desencadena la coagulación de la sangre y requiere más investigación, pero el equipo sospecha que se debe a la interacción con las nanofibras de carbono. También pudieron demostrar que la gasa recubierta tiene un efecto antibacteriano, ya que estos gérmenes tienen problemas para adherirse a su superficie. Además, las pruebas con ratas demostraron la efectividad del nuevo vendaje. «Con el nuevo material superhidrofóbico, podemos evitar reabrir la herida al cambiar el vendaje», explica Athanasios Milionis, un investigador postdoctoral del equipo de Poulikakos. «Reabrir las heridas es un problema importante, principalmente debido al riesgo de infección, incluso por gérmenes peligrosos del hospital, un riesgo que es especialmente alto cuando se cambian las vendas», señala. Las áreas potenciales de aplicación son enormes, desde la medicina de emergencia y la cirugía para evitar una pérdida importante de sangre, hasta las tiritas para usar en el hogar. ETH Zurich y la Universidad Nacional de Singapur han solicitado una patente para el nuevo material. Mientras tanto, los investigadores necesitan refinar y optimizar el material antes de que pueda usarse en personas. También dicen que necesitan realizar más pruebas, primero en animales más grandes y luego en humanos, para demostrar su efectividad e inocuidad.
Compartir:  Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google+Compartir por correoCompartir en PinterestCompartir en Whatsapp
Investigadores de la Escuela Politécnica Federal de Zúrich (Suiza),dirigidos por el profesor profesor Dimos Poulikakos, y de la Universidad Nacional de Singapur han desarrollado un nuevo vendaje que, tal y como han publicado en la revista «Nature Communications», ayuda a detener el sangrado sin adherirse a la herida. Los investigadores tomaron una gasa de algodón convencional y la recubrieron con su nuevo material, una mezcla de nanofibras de silicona y carbono. Pudieron demostrar en pruebas de laboratorio que la sangre en contacto con la gasa recubierta coagulaba en solo unos minutos. Todavía no está claro por qué el nuevo material desencadena la coagulación de la sangre y requiere más investigación, pero el equipo sospecha que se debe a la interacción con las nanofibras de carbono. También pudieron demostrar que la gasa recubierta tiene un efecto antibacteriano, ya que estos gérmenes tienen problemas para adherirse a su superficie. Además, las pruebas con ratas demostraron la efectividad del nuevo vendaje. «Con el nuevo material superhidrofóbico, podemos evitar reabrir la herida al cambiar el vendaje», explica Athanasios Milionis, un investigador postdoctoral del equipo de Poulikakos. «Reabrir las heridas es un problema importante, principalmente debido al riesgo de infección, incluso por gérmenes peligrosos del hospital, un riesgo que es especialmente alto cuando se cambian las vendas», señala. Las áreas potenciales de aplicación son enormes, desde la medicina de emergencia y la cirugía para evitar una pérdida importante de sangre, hasta las tiritas para usar en el hogar. ETH Zurich y la Universidad Nacional de Singapur han solicitado una patente para el nuevo material. Mientras tanto, los investigadores necesitan refinar y optimizar el material antes de que pueda usarse en personas. También dicen que necesitan realizar más pruebas, primero en animales más grandes y luego en humanos, para demostrar su efectividad e inocuidad.