Dejar de tomar estatinas aumenta el riesgo cardiaco en personas mayores

Se sabe que las estatinas reducen el riesgo de problemas adicionales en pacientes de cualquier edad que ya han sufrido problemas cardíacos o derrames cerebrales. Sin embargo, hasta ahora no estaba claro cómo de efectivo era su uso para prevenir que dichos eventos ocurran en personas sanas de 75 años o más, sin antecedentes de enfermedad cardiovascular. Ahora, un estudio realizado en 120.173 personas en Francia, que tenían 75 años entre 2012 y 2014 y habían estado tomando estatinas continuamente durante dos años, descubrió que aquellos que dejaron de tomar la medicación tenían un riesgo un 33% mayor de ser ingresados en el hospital debido a problemas cardiacos durante un período de seguimiento medios de 2,4 años. El estudio, que se publica hoy en el «European Heart Journal», es el primero en evaluar el impacto de la interrupción del tratamiento con estatinas en prevención primaria en personas mayores. Philippe Giral, del Hospital Pitié-Salpêtrière de París señala que, aunque se necesitan más estudios aleatorizados antes de que se puedan actualizar las directrices, «aconsejaría a las personas mayores que toman estatinas para prevenir enfermedades cardiovasculares que continúen con la medicación». Aquellos que descontinuaron su tratamiento tuvieron un riesgo de un 33% más de experimentar cualquier evento cardiovascular Los investigadores analizaron una amplia base de datos gracia a la que pudieron obtener información completa sobre el uso de estatinas. Observaron específicamente a todos los pacientes que habían cumplido 75 años entre 2012 y 2014, que habían estado tomando estatinas durante al menos el 80% del tiempo en los dos años anteriores. Incluyeron solo personas con buena salud cardiovascular y excluyeron a todos los que habían sido diagnosticados de una enfermedad cardiovascular y a cualquiera que tomara otros medicamentos para tratar o prevenir problemas cardíacos o de los vasos sanguíneos. Los investigadores controlaron a los 120.173 pacientes durante un máximo de cuatro años (un promedio de 2,.4 años). Durante este tiempo, el 14.3% (17,204 personas) dejó de tomar estatinas durante al menos tres meses consecutivos, y el 4.5% (5,396 personas) ingresó en el hospital por un problema cardiovascular. Aquellos que descontinuaron su tratamiento tuvieron un riesgo de un 33% más de experimentar cualquier evento cardiovascular. La relación fue más fuerte para los ingresos por problemas cardíacos. «Estimamos que ocurrirían 2,5 eventos cardiovasculares adicionales por cada 100 personas dentro de los cuatro años entre aquellos que descontinuaron sus estatinas a la edad de 75 años en comparación con aquellos que continuaron tomando sus estatinas», señala Giral, coordinador del trabajo. Los investigadores enfatizan que se trata de un estudio observacional, retrospectivo, no aleatorio y, por lo tanto, no puede demostrar que la interrupción de las estatinas puede causar un ataque cardíaco o un derrame cerebral, solo que está asociado con él. Los efectos secundarios adversos también pueden ser una razón por la cual las personas podrían dejar de tomar El coautor del estudio, el profesor Joël Coste, epidemiólogo del Hospital Cochin señala: «Mientras esperamos los resultados de los ensayos controlados aleatorios, estudios observacionales como este pueden proporcionar información útil tanto para médicos como para pacientes, y puede contribuir a establecer pautas más precisas sobre el uso de estatinas para la prevención primaria en los ancianos». Los investigadores encontraron una tasa inesperadamente baja de interrupción de estatinas (14.3%) entre las personas que estudiaron, pero creen que esto probablemente se deba al hecho de que incluyeron solo a personas que habían estado tomando estatinas continuamente durante los dos años anteriores. Las personas interrumpen su tratamiento con estatinas por varias razones, no todas conocidas. En este estudio, los investigadores identificaron algunas: otros problemas de salud, cáncer, ingreso al hospital o cambios en la atención diaria (como el ingreso a un hogar de ancianos, problemas con la alimentación). Los efectos secundarios adversos también pueden ser una razón por la cual las personas podrían dejar de tomar y que las personas que mostraron el mayor desequilibrio al comienzo del estudio experimentaron las mejoras más pronunciadas después de recibir la terapia.
Compartir:  Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google+Compartir por correoCompartir en PinterestCompartir en Whatsapp
Se sabe que las estatinas reducen el riesgo de problemas adicionales en pacientes de cualquier edad que ya han sufrido problemas cardíacos o derrames cerebrales. Sin embargo, hasta ahora no estaba claro cómo de efectivo era su uso para prevenir que dichos eventos ocurran en personas sanas de 75 años o más, sin antecedentes de enfermedad cardiovascular. Ahora, un estudio realizado en 120.173 personas en Francia, que tenían 75 años entre 2012 y 2014 y habían estado tomando estatinas continuamente durante dos años, descubrió que aquellos que dejaron de tomar la medicación tenían un riesgo un 33% mayor de ser ingresados en el hospital debido a problemas cardiacos durante un período de seguimiento medios de 2,4 años. El estudio, que se publica hoy en el «European Heart Journal», es el primero en evaluar el impacto de la interrupción del tratamiento con estatinas en prevención primaria en personas mayores. Philippe Giral, del Hospital Pitié-Salpêtrière de París señala que, aunque se necesitan más estudios aleatorizados antes de que se puedan actualizar las directrices, «aconsejaría a las personas mayores que toman estatinas para prevenir enfermedades cardiovasculares que continúen con la medicación». Aquellos que descontinuaron su tratamiento tuvieron un riesgo de un 33% más de experimentar cualquier evento cardiovascular Los investigadores analizaron una amplia base de datos gracia a la que pudieron obtener información completa sobre el uso de estatinas. Observaron específicamente a todos los pacientes que habían cumplido 75 años entre 2012 y 2014, que habían estado tomando estatinas durante al menos el 80% del tiempo en los dos años anteriores. Incluyeron solo personas con buena salud cardiovascular y excluyeron a todos los que habían sido diagnosticados de una enfermedad cardiovascular y a cualquiera que tomara otros medicamentos para tratar o prevenir problemas cardíacos o de los vasos sanguíneos. Los investigadores controlaron a los 120.173 pacientes durante un máximo de cuatro años (un promedio de 2,.4 años). Durante este tiempo, el 14.3% (17,204 personas) dejó de tomar estatinas durante al menos tres meses consecutivos, y el 4.5% (5,396 personas) ingresó en el hospital por un problema cardiovascular. Aquellos que descontinuaron su tratamiento tuvieron un riesgo de un 33% más de experimentar cualquier evento cardiovascular. La relación fue más fuerte para los ingresos por problemas cardíacos. «Estimamos que ocurrirían 2,5 eventos cardiovasculares adicionales por cada 100 personas dentro de los cuatro años entre aquellos que descontinuaron sus estatinas a la edad de 75 años en comparación con aquellos que continuaron tomando sus estatinas», señala Giral, coordinador del trabajo. Los investigadores enfatizan que se trata de un estudio observacional, retrospectivo, no aleatorio y, por lo tanto, no puede demostrar que la interrupción de las estatinas puede causar un ataque cardíaco o un derrame cerebral, solo que está asociado con él. Los efectos secundarios adversos también pueden ser una razón por la cual las personas podrían dejar de tomar El coautor del estudio, el profesor Joël Coste, epidemiólogo del Hospital Cochin señala: «Mientras esperamos los resultados de los ensayos controlados aleatorios, estudios observacionales como este pueden proporcionar información útil tanto para médicos como para pacientes, y puede contribuir a establecer pautas más precisas sobre el uso de estatinas para la prevención primaria en los ancianos». Los investigadores encontraron una tasa inesperadamente baja de interrupción de estatinas (14.3%) entre las personas que estudiaron, pero creen que esto probablemente se deba al hecho de que incluyeron solo a personas que habían estado tomando estatinas continuamente durante los dos años anteriores. Las personas interrumpen su tratamiento con estatinas por varias razones, no todas conocidas. En este estudio, los investigadores identificaron algunas: otros problemas de salud, cáncer, ingreso al hospital o cambios en la atención diaria (como el ingreso a un hogar de ancianos, problemas con la alimentación). Los efectos secundarios adversos también pueden ser una razón por la cual las personas podrían dejar de tomar y que las personas que mostraron el mayor desequilibrio al comienzo del estudio experimentaron las mejoras más pronunciadas después de recibir la terapia.
 
acolor.es - Diseño de paginas webbuscaprat.com - Guia comercial de el prat
aColorBuscaprat