¿Debemos empezar a comer menos huevos?

Los amantes de los huevos podrían tener que reconsiderar su consumo habitual. Un gran estudio realizado en la Universidad de Medicina Northwestern (EE.UU.) ha llegado a la conclusión, tras revisar los datos de 29.615 adultos procedentes de seis estudios prospectivos de hasta 31 años de seguimiento, que los adultos que consumieron más huevos y colesterol dietético tenían un riesgo significativamente mayor de enfermedad cardiovascular y muerte por cualquier causa. «El mensaje final es que se debe controlar la cantidad de colesterol que se consume que es alto en huevos y específicamente en yemas», señala la coautora del estudio Norrina Allen. «Como parte de una dieta saludable, se debe consumir cantidades más bajas de colesterol. Las personas que consumen menos colesterol tienen un menor riesgo de enfermedad cardíaca». Las yemas de huevo son una de las fuentes más ricas de colesterol dietético entre todos los alimentos comúnmente consumidos. Un huevo grande tiene 186 miligramos de colesterol dietético en la yema. Otros productos animales, como la carne roja, la carne procesada y los productos lácteos con alto contenido de grasa (mantequilla o crema batida) también tienen un alto contenido de colesterol. El gran debate Si la ingesta de colesterol o de huevos en la dieta está relacionado con enfermedades cardiovasculares y la muerte se ha debatido durante décadas. Comer menos de 300 miligramos de colesterol dietético al día era la recomendación en EE.UU. hasta 2015. Sin embargo, las pautas dietéticas más recientes omitieron un límite diario de colesterol dietético. Las pautas también incluyen el consumo semanal de huevos como parte de una dieta saludable. Los hallazgos de este estudio sugieren que las recomendaciones actuales deberían revisarse. Las yemas de huevo son el alimento más rico en colesterol que se consume en una dieta típica de los EE. UU. La evidencia para los huevos ha sido mixta. Estudios previos encontraron que comer huevos no aumentaba el riesgo de enfermedad cardiovascular. Pero esos estudios generalmente tenían una muestra menos diversa, un tiempo de seguimiento más corto y una capacidad limitada para ajustarse a otras partes de la dieta, asegura Allen. «Nuestro estudio mostró que si dos personas seguían exactamente la misma dieta y la única diferencia en la dieta eran los huevos, se podría medir directamente el efecto del consumo de huevos en la enfermedad cardíaca –señala Allen-. Encontramos que el colesterol, independientemente de la fuente, se asoció con un mayor riesgo de enfermedad cardíaca». Además, el ejercicio, la calidad general de la dieta y la cantidad y el tipo de grasa de ésta no cambiaron la asociación entre el colesterol dietético y la enfermedad cardiovascular y el riesgo de muerte. Ahora bien, a día de hoy no se sabe si el colesterol dietético, que es el que consumimos mediante la alimentación, es el principal causante del aumento del colesterol sanguíneo. El motivo por el que no se estipula un límite máximo en el consumo del colesterol es que solo un 15-20% aproximadamente del colesterol dietético que consumamos es absorbido por nuestro intestino. El principal causante de nuestro colesterol elevado, es el colesterol endógeno que nuestro cuerpo fabrica por sí mismo a partir de nuestras reservas grasas provenientes de un exceso calórico, grasas saturadas refinadas, azúcares… Las recomendaciones de dieta mediterránea son de 2-3 raciones por semana de entre 1 y 2 huevos/ración en función de la persona Los resultados de este nuevo estudio mostraron, por ejemplo, que tomar 300 mg de colesterol en la dieta al día se asoció con un riesgo 17% mayor de enfermedad cardiovascular incidente y un riesgo 18% de muertes por todas las causas. El colesterol fue el factor clave independiente del consumo de grasas saturadas y otras grasas dietéticas. Además, comer de tres a cuatro huevos por semana se asoció con un riesgo 6% mayor de enfermedad cardiovascular y un riesgo 8% más alto de cualquier causa de muerte. ¿Debo dejar de comer huevo? Según el trabajo, las personas deben mantener un bajo consumo de colesterol en la dieta mediante la reducción de los alimentos ricos en colesterol, como los huevos y la carne roja en su dieta. Sin embargo, los autores creen los huevos y la carne roja no son una buena fuente de nutrientes importantes. En su lugar, se pueden tomar claras de huevo en lugar de huevos enteros o huevos enteros con moderación. Sin embargo, este trabajo contradice muchos otros previos. El huevo ha sido uno de los alimentos más perjudicados. Una yema de huevo contiene 200mg de colesterol, es decir, el 71% de las recomendaciones diarias, pero múltiples estudios han comprobado que no supone un peligro para el riesgo cardiovascular. Este trabajo contradice muchos otros previos que han comprobado que el huevo no supone un peligro para el riesgo cardiovascular Es más, el consumo de 1 huevo al día es muy improbable que aumente el riesgo cardiovascular en personas sanas. Las recomendaciones de dieta mediterránea son de 2-3 raciones por semana de entre 1 y 2 huevos/ración en función de la persona. Podría ser mayor la cantidad consumida pero no será la recomendación principal ya que de ningún alimento debemos abusar porque desplazaría el consumo de otros. ¿Cómo se realizó el estudio? Los datos de la dieta se recopilaron mediante cuestionarios de frecuencia de alimentos o tomando un historial de la dieta. A cada participante se le preguntó una larga lista de lo que habían comido durante el año o mes anterior. Los datos fueron recolectados durante una sola visita. El estudio tuvo hasta 31 años de seguimiento (mediana: 17.5 años),durante los cuales se diagnosticaron 5.400 eventos cardiovasculares y 6.132 muertes por todas las causas. Una limitación importante del estudio es que no se evaluaron los patrones de alimentación a largo plazo de los participantes.
Compartir:  Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google+Compartir por correoCompartir en PinterestCompartir en Whatsapp
Los amantes de los huevos podrían tener que reconsiderar su consumo habitual. Un gran estudio realizado en la Universidad de Medicina Northwestern (EE.UU.) ha llegado a la conclusión, tras revisar los datos de 29.615 adultos procedentes de seis estudios prospectivos de hasta 31 años de seguimiento, que los adultos que consumieron más huevos y colesterol dietético tenían un riesgo significativamente mayor de enfermedad cardiovascular y muerte por cualquier causa. «El mensaje final es que se debe controlar la cantidad de colesterol que se consume que es alto en huevos y específicamente en yemas», señala la coautora del estudio Norrina Allen. «Como parte de una dieta saludable, se debe consumir cantidades más bajas de colesterol. Las personas que consumen menos colesterol tienen un menor riesgo de enfermedad cardíaca». Las yemas de huevo son una de las fuentes más ricas de colesterol dietético entre todos los alimentos comúnmente consumidos. Un huevo grande tiene 186 miligramos de colesterol dietético en la yema. Otros productos animales, como la carne roja, la carne procesada y los productos lácteos con alto contenido de grasa (mantequilla o crema batida) también tienen un alto contenido de colesterol. El gran debate Si la ingesta de colesterol o de huevos en la dieta está relacionado con enfermedades cardiovasculares y la muerte se ha debatido durante décadas. Comer menos de 300 miligramos de colesterol dietético al día era la recomendación en EE.UU. hasta 2015. Sin embargo, las pautas dietéticas más recientes omitieron un límite diario de colesterol dietético. Las pautas también incluyen el consumo semanal de huevos como parte de una dieta saludable. Los hallazgos de este estudio sugieren que las recomendaciones actuales deberían revisarse. Las yemas de huevo son el alimento más rico en colesterol que se consume en una dieta típica de los EE. UU. La evidencia para los huevos ha sido mixta. Estudios previos encontraron que comer huevos no aumentaba el riesgo de enfermedad cardiovascular. Pero esos estudios generalmente tenían una muestra menos diversa, un tiempo de seguimiento más corto y una capacidad limitada para ajustarse a otras partes de la dieta, asegura Allen. «Nuestro estudio mostró que si dos personas seguían exactamente la misma dieta y la única diferencia en la dieta eran los huevos, se podría medir directamente el efecto del consumo de huevos en la enfermedad cardíaca –señala Allen-. Encontramos que el colesterol, independientemente de la fuente, se asoció con un mayor riesgo de enfermedad cardíaca». Además, el ejercicio, la calidad general de la dieta y la cantidad y el tipo de grasa de ésta no cambiaron la asociación entre el colesterol dietético y la enfermedad cardiovascular y el riesgo de muerte. Ahora bien, a día de hoy no se sabe si el colesterol dietético, que es el que consumimos mediante la alimentación, es el principal causante del aumento del colesterol sanguíneo. El motivo por el que no se estipula un límite máximo en el consumo del colesterol es que solo un 15-20% aproximadamente del colesterol dietético que consumamos es absorbido por nuestro intestino. El principal causante de nuestro colesterol elevado, es el colesterol endógeno que nuestro cuerpo fabrica por sí mismo a partir de nuestras reservas grasas provenientes de un exceso calórico, grasas saturadas refinadas, azúcares… Las recomendaciones de dieta mediterránea son de 2-3 raciones por semana de entre 1 y 2 huevos/ración en función de la persona Los resultados de este nuevo estudio mostraron, por ejemplo, que tomar 300 mg de colesterol en la dieta al día se asoció con un riesgo 17% mayor de enfermedad cardiovascular incidente y un riesgo 18% de muertes por todas las causas. El colesterol fue el factor clave independiente del consumo de grasas saturadas y otras grasas dietéticas. Además, comer de tres a cuatro huevos por semana se asoció con un riesgo 6% mayor de enfermedad cardiovascular y un riesgo 8% más alto de cualquier causa de muerte. ¿Debo dejar de comer huevo? Según el trabajo, las personas deben mantener un bajo consumo de colesterol en la dieta mediante la reducción de los alimentos ricos en colesterol, como los huevos y la carne roja en su dieta. Sin embargo, los autores creen los huevos y la carne roja no son una buena fuente de nutrientes importantes. En su lugar, se pueden tomar claras de huevo en lugar de huevos enteros o huevos enteros con moderación. Sin embargo, este trabajo contradice muchos otros previos. El huevo ha sido uno de los alimentos más perjudicados. Una yema de huevo contiene 200mg de colesterol, es decir, el 71% de las recomendaciones diarias, pero múltiples estudios han comprobado que no supone un peligro para el riesgo cardiovascular. Este trabajo contradice muchos otros previos que han comprobado que el huevo no supone un peligro para el riesgo cardiovascular Es más, el consumo de 1 huevo al día es muy improbable que aumente el riesgo cardiovascular en personas sanas. Las recomendaciones de dieta mediterránea son de 2-3 raciones por semana de entre 1 y 2 huevos/ración en función de la persona. Podría ser mayor la cantidad consumida pero no será la recomendación principal ya que de ningún alimento debemos abusar porque desplazaría el consumo de otros. ¿Cómo se realizó el estudio? Los datos de la dieta se recopilaron mediante cuestionarios de frecuencia de alimentos o tomando un historial de la dieta. A cada participante se le preguntó una larga lista de lo que habían comido durante el año o mes anterior. Los datos fueron recolectados durante una sola visita. El estudio tuvo hasta 31 años de seguimiento (mediana: 17.5 años),durante los cuales se diagnosticaron 5.400 eventos cardiovasculares y 6.132 muertes por todas las causas. Una limitación importante del estudio es que no se evaluaron los patrones de alimentación a largo plazo de los participantes.
 
acolor.es - Diseño de paginas webbuscaprat.com - Guia comercial de el prat
aColorBuscaprat