¿Cuántos cigarrillos hay en una botella de vino?

Beber una botella de vino de 750 ml por semana aumenta el riesgo de desarrollar cáncer a lo largo de la vida de forma similar a lo que lo hace fumar 10 y 5 cigarrillos a la semana semana para mujeres y hombres, respectivamente. El estudio, que se publica en «BMC Public Health», es, según sus autores, una buena forma de concienciar sobre los riesgos para la salud del consumo moderado de alcohol. Ahora sí, los investigadores señalan que fumar, para la mayoría de los bebedores, es mucho más peligroso que el alcohol. Y la única manera de reducir los riesgos del tabaco es dejar de fumar. El estudio, realizado por un equipo de investigadores de University Hospital Southampton NHS Foundation Trust, la Universidad de Bangor y la Universidad de Southampton (Reino Unido),afirma también que incluso el consumo moderado de alcohol puede aumentar especialmente el riesgo del cáncer de mama. Si 1.000 hombres y 1.000 mujeres bebieran una botella de vino por semana, alrededor de diez hombres y 14 mujeres pueden desarrollar cáncer en algún momento de su vida «Nuestro estudio describe el aumento del riesgo de cáncer dentro de la población del Reino Unido asociado con diferentes niveles de consumo de alcohol, y es el único estudio que proporciona un su equivalencia con el tabaco en términos de daño», explica Theresa Hydes, autora del trabajo. Los autores estiman que en los hombres que no fuman, el riesgo absoluto de cáncer durante su vida asociado con el consumo de una botella de vino a la semana es de 1,0%, y del 1,4% para las mujeres. Por lo tanto, si 1.000 hombres y 1.000 mujeres bebieran una botella de vino por semana, alrededor de diez hombres y 14 mujeres pueden desarrollar cáncer en algún momento de su vida. En los varones, este riesgo parece estar asociado principalmente con los cánceres del tracto gastrointestinal, mientras que en las mujeres, el 55% de los casos parece estar asociado con el cáncer de mama. Este estudio no dice que beber alcohol con moderación sea igual que fumar Beber tres botellas de vino por semana (aproximadamente la mitad de una botella por día),además de que supone un riesgo para una amplia gama de diferentes problemas de salud, se asoció con un aumento del riesgo absoluto de cáncer del 1,9%. en hombres y del 3,6% en mujeres. Esto equivale a fumar aproximadamente ocho cigarrillos por semana para hombres y 23 cigarrillos por semana para mujeres. «Este estudio no dice que beber alcohol con moderación sea igual que fumar –matiza Hydes-. Nuestros hallazgos se relacionan con el riesgo de por vida en toda la población. A nivel individual, el riesgo de cáncer representado por la bebida o el hábito de fumar variará dependiendo de la personas». Los autores advierten que el estudio no es una comparación de la mortalidad general del hábito de fumar con respecto al alcohol, ya que no tuvo en cuenta otros resultados relacionados con el consumo de tabaco o relacionados con el alcohol, como las enfermedades respiratorias, cardiovasculares o hepáticas.
Compartir:  Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google+Compartir por correoCompartir en PinterestCompartir en Whatsapp
Beber una botella de vino de 750 ml por semana aumenta el riesgo de desarrollar cáncer a lo largo de la vida de forma similar a lo que lo hace fumar 10 y 5 cigarrillos a la semana semana para mujeres y hombres, respectivamente. El estudio, que se publica en «BMC Public Health», es, según sus autores, una buena forma de concienciar sobre los riesgos para la salud del consumo moderado de alcohol. Ahora sí, los investigadores señalan que fumar, para la mayoría de los bebedores, es mucho más peligroso que el alcohol. Y la única manera de reducir los riesgos del tabaco es dejar de fumar. El estudio, realizado por un equipo de investigadores de University Hospital Southampton NHS Foundation Trust, la Universidad de Bangor y la Universidad de Southampton (Reino Unido),afirma también que incluso el consumo moderado de alcohol puede aumentar especialmente el riesgo del cáncer de mama. Si 1.000 hombres y 1.000 mujeres bebieran una botella de vino por semana, alrededor de diez hombres y 14 mujeres pueden desarrollar cáncer en algún momento de su vida «Nuestro estudio describe el aumento del riesgo de cáncer dentro de la población del Reino Unido asociado con diferentes niveles de consumo de alcohol, y es el único estudio que proporciona un su equivalencia con el tabaco en términos de daño», explica Theresa Hydes, autora del trabajo. Los autores estiman que en los hombres que no fuman, el riesgo absoluto de cáncer durante su vida asociado con el consumo de una botella de vino a la semana es de 1,0%, y del 1,4% para las mujeres. Por lo tanto, si 1.000 hombres y 1.000 mujeres bebieran una botella de vino por semana, alrededor de diez hombres y 14 mujeres pueden desarrollar cáncer en algún momento de su vida. En los varones, este riesgo parece estar asociado principalmente con los cánceres del tracto gastrointestinal, mientras que en las mujeres, el 55% de los casos parece estar asociado con el cáncer de mama. Este estudio no dice que beber alcohol con moderación sea igual que fumar Beber tres botellas de vino por semana (aproximadamente la mitad de una botella por día),además de que supone un riesgo para una amplia gama de diferentes problemas de salud, se asoció con un aumento del riesgo absoluto de cáncer del 1,9%. en hombres y del 3,6% en mujeres. Esto equivale a fumar aproximadamente ocho cigarrillos por semana para hombres y 23 cigarrillos por semana para mujeres. «Este estudio no dice que beber alcohol con moderación sea igual que fumar –matiza Hydes-. Nuestros hallazgos se relacionan con el riesgo de por vida en toda la población. A nivel individual, el riesgo de cáncer representado por la bebida o el hábito de fumar variará dependiendo de la personas». Los autores advierten que el estudio no es una comparación de la mortalidad general del hábito de fumar con respecto al alcohol, ya que no tuvo en cuenta otros resultados relacionados con el consumo de tabaco o relacionados con el alcohol, como las enfermedades respiratorias, cardiovasculares o hepáticas.