¿Cómo afecta el cambio de horario de verano a nuestra salud?

Este domingo, con el cambio de hora de verano, hemos perdido 60 minutos de sueño. Para la mayoría, este gesto no tiene apenas consecuencias en su salud, pero hay grupos de población a los que les resulta más complicado adaptarse al nuevo horario. «Está demostrado que afecta negativamente sobre todo en la esfera del sueño , alterando el biorritmo y la producción de melatonina (esencial para en la función del sueño),puede aumentar el riesgo cardiovascular y deteriorar la salud mental y el humor», explica a ABC la doctora Inmaculada Cervera, coordinadora del Grupo de Trabajo de Gestión Sanitaria y Calidad Asistencial de Semergen. La experta recuerda que el horario de invierno, en cambio, «favorece el rendimiento y concentración por las mañanas al tener más horas solares al inicio de la jornada, aunque también aumenta la depresión al tener menos horas de exposición solar». Los más sensibles al cambio horario de verano por su menor capacidad de adaptación son los niños y las personas mayores. Para intentar paliar los síntomas, la doctora aconseja una adaptación progresiva horaria los días previos al cambio. También se puede favorecer la producción de melatonina «con luz ambiente anaranjada o evitando la exposición a dispositivos móviles 2 horas antes de dormir», señala. Si eres de los que sufres con el cambio de hora, te ofrecemos algunas recomendaciones para entrar con mejor pie en el horario de verano: -Lo ideal es que unos días antes intentes adelantar tu rutina diaria en unos 15 minutos, especialmente al irte a la cama. Mantén unos horarios regulares para acostarte y despertarte. - Evita la siesta hasta que notes que estás adaptado al nuevo horario. - Practicar ejercicio físico moderado ayuda, pero no lo hagas antes de acostarte. -Evita las bebidas estimulantes (café, té o alcohol),sobre todo durante la segunda mitad del día. -La alimentación también influye. Para conciliar el sueño es mejor apostar por cenas ligeras que incluyan frutas y verduras. -La cama, solo para dormir. Evita la tele y otros dispositivos electrónicos en la habitación.
Compartir:  Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google+Compartir por correoCompartir en PinterestCompartir en Whatsapp
Este domingo, con el cambio de hora de verano, hemos perdido 60 minutos de sueño. Para la mayoría, este gesto no tiene apenas consecuencias en su salud, pero hay grupos de población a los que les resulta más complicado adaptarse al nuevo horario. «Está demostrado que afecta negativamente sobre todo en la esfera del sueño , alterando el biorritmo y la producción de melatonina (esencial para en la función del sueño),puede aumentar el riesgo cardiovascular y deteriorar la salud mental y el humor», explica a ABC la doctora Inmaculada Cervera, coordinadora del Grupo de Trabajo de Gestión Sanitaria y Calidad Asistencial de Semergen. La experta recuerda que el horario de invierno, en cambio, «favorece el rendimiento y concentración por las mañanas al tener más horas solares al inicio de la jornada, aunque también aumenta la depresión al tener menos horas de exposición solar». Los más sensibles al cambio horario de verano por su menor capacidad de adaptación son los niños y las personas mayores. Para intentar paliar los síntomas, la doctora aconseja una adaptación progresiva horaria los días previos al cambio. También se puede favorecer la producción de melatonina «con luz ambiente anaranjada o evitando la exposición a dispositivos móviles 2 horas antes de dormir», señala. Si eres de los que sufres con el cambio de hora, te ofrecemos algunas recomendaciones para entrar con mejor pie en el horario de verano: -Lo ideal es que unos días antes intentes adelantar tu rutina diaria en unos 15 minutos, especialmente al irte a la cama. Mantén unos horarios regulares para acostarte y despertarte. - Evita la siesta hasta que notes que estás adaptado al nuevo horario. - Practicar ejercicio físico moderado ayuda, pero no lo hagas antes de acostarte. -Evita las bebidas estimulantes (café, té o alcohol),sobre todo durante la segunda mitad del día. -La alimentación también influye. Para conciliar el sueño es mejor apostar por cenas ligeras que incluyan frutas y verduras. -La cama, solo para dormir. Evita la tele y otros dispositivos electrónicos en la habitación.
 
acolor.es - Diseño de paginas webbuscaprat.com - Guia comercial de el prat
aColorBuscaprat