Basta con caminar 4.400 pasos al día para alargar la vida

En el mundo de los podómetros y otros dispositivos para medir la actividad de una persona, el número mágico es el 10.000. Es el número de pasos diarios que se considera saludable. Ahora, un nuevo estudio, dirigido por investigadores de Brigham and Women's Hospital, ha concluido que, en el caso de las mujeres mayores, dar tan solo 4.400 pasos al día ya se asocia con un menor riesgo de muerte en comparación con caminar 2.700 pasos. El riesgo de fallecimiento continuó disminuyendo cuantos más pasos se daban, pero se estabilizó en alrededor de 7.500 pasos por día, por debajo del objetivo predeterminado de 10.000 pasos que tienen muchos dispositivos inteligentes. Los resultados del equipo se han presentado en la reunión anual de la Sociedad Americana de Medicina Deportiva y se publican en «JAMA Internal Medicine». «Tomar 10.000 pasos al día puede parecer desalentador. Pero encontramos que incluso un aumento modesto en los pasos que se dan está vinculado a una mortalidad significativamente menor en las mujeres mayores», dijo I-Min Lee, epidemióloga de la División de Medicina Preventiva en el Brigham. «Nuestro estudio se suma a una comprensión cada vez mayor de la importancia de la actividad física para la salud, aclara el número de pasos relacionados con una menor mortalidad y amplifica el mensaje: un paso más, aunque sea poco, es útil». De acuerdo con estudios anteriores, el número promedio de pasos dados por personas en los EE.UU. es de entre 4.000 y 5.000 por día. El origen de la meta de los 10.000 pasos no está claro, pero puede remontarse a 1965, cuando una compañía japonesa comenzó a comercializar un podómetro llamado Manpo-kei, que se traduce en «metro de 10,000 pasos» en japonés. Para llevar a cabo su estudio, Lee y sus colegas incluyeron participantes del Women's Health Study, un ensayo aleatorio originalmente realizado para evaluar el riesgo de enfermedad cardiovascular y cáncer entre las mujeres que tomaban dosis bajas de aspirina y vitamina E. Cuando finalizó el estudio original, se invitó a los participantes a participar en un estudio observacional a largo plazo. Para el presente estudio de pasos y salud, se pidió a casi 18.000 mujeres que usaran un dispositivo acelerómetro ActiGraph GT3X + en sus caderas durante siete días consecutivos durante todas las horas en las que caminaban. El equipo analizó a 16.741 de las mujeres que cumplían con el uso del dispositivo, cuya edad promedio era de 72 años. Las participantes fueron seguidas durante un promedio de más de cuatro años, durante los cuales murieron 504 mujeres. Aquellas que dieron menos pasos (un promedio de 2.700 pasos por día) tenían el mayor riesgo de muerte. Las que caminaron un poco más (un promedio de 4.400 por día) tenían un riesgo un 41% menor de fallecimiento. El riesgo de muerte continuó disminuyendo con más pasos recorridos, hasta 7.500 pasos por día, después de lo cual el riesgo se estabilizó. El equipo también descubrió que para las mujeres que caminaban la misma cantidad de pasos por día, la intensidad, la velocidad o la lentitud con la que caminaban, no se asociaba con el riesgo de muerte. Debido a la naturaleza observacional del estudio, los autores no pueden separar definitivamente la causa de la correlación, pero ajustaron varios parámetros para tratar de asegurar que la asociación observada era más causal que no, como excluir a las mujeres con enfermedades cardíacas, cáncer, diabetes y menos de excelente o buena salud autoevaluada y excluyendo el primer año de seguimiento. Los hallazgos también están respaldados por estudios previos que demuestran que la actividad física causa cambios beneficiosos en los marcadores de salud a corto plazo, como por ejemplo en la presión arterial, niveles de insulina / glucosa, perfil de lípidos, inflamación, entre otros. Se necesitarán estudios adicionales en poblaciones más jóvenes y diversas para determinar si los hallazgos son aplicables a otros grupos, especialmente aquellos que, en promedio, pueden dar más pasos. «Claramente, incluso una cantidad modesta de pasos se relacionó con una tasa de mortalidad más baja entre estas mujeres mayores. Esperamos que estos hallazgos estimulen a las personas para las que 10.000 pasos por día pueden parecer inalcanzables», señala Lee.
Compartir:  Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google+Compartir por correoCompartir en PinterestCompartir en Whatsapp
En el mundo de los podómetros y otros dispositivos para medir la actividad de una persona, el número mágico es el 10.000. Es el número de pasos diarios que se considera saludable. Ahora, un nuevo estudio, dirigido por investigadores de Brigham and Women's Hospital, ha concluido que, en el caso de las mujeres mayores, dar tan solo 4.400 pasos al día ya se asocia con un menor riesgo de muerte en comparación con caminar 2.700 pasos. El riesgo de fallecimiento continuó disminuyendo cuantos más pasos se daban, pero se estabilizó en alrededor de 7.500 pasos por día, por debajo del objetivo predeterminado de 10.000 pasos que tienen muchos dispositivos inteligentes. Los resultados del equipo se han presentado en la reunión anual de la Sociedad Americana de Medicina Deportiva y se publican en «JAMA Internal Medicine». «Tomar 10.000 pasos al día puede parecer desalentador. Pero encontramos que incluso un aumento modesto en los pasos que se dan está vinculado a una mortalidad significativamente menor en las mujeres mayores», dijo I-Min Lee, epidemióloga de la División de Medicina Preventiva en el Brigham. «Nuestro estudio se suma a una comprensión cada vez mayor de la importancia de la actividad física para la salud, aclara el número de pasos relacionados con una menor mortalidad y amplifica el mensaje: un paso más, aunque sea poco, es útil». De acuerdo con estudios anteriores, el número promedio de pasos dados por personas en los EE.UU. es de entre 4.000 y 5.000 por día. El origen de la meta de los 10.000 pasos no está claro, pero puede remontarse a 1965, cuando una compañía japonesa comenzó a comercializar un podómetro llamado Manpo-kei, que se traduce en «metro de 10,000 pasos» en japonés. Para llevar a cabo su estudio, Lee y sus colegas incluyeron participantes del Women's Health Study, un ensayo aleatorio originalmente realizado para evaluar el riesgo de enfermedad cardiovascular y cáncer entre las mujeres que tomaban dosis bajas de aspirina y vitamina E. Cuando finalizó el estudio original, se invitó a los participantes a participar en un estudio observacional a largo plazo. Para el presente estudio de pasos y salud, se pidió a casi 18.000 mujeres que usaran un dispositivo acelerómetro ActiGraph GT3X + en sus caderas durante siete días consecutivos durante todas las horas en las que caminaban. El equipo analizó a 16.741 de las mujeres que cumplían con el uso del dispositivo, cuya edad promedio era de 72 años. Las participantes fueron seguidas durante un promedio de más de cuatro años, durante los cuales murieron 504 mujeres. Aquellas que dieron menos pasos (un promedio de 2.700 pasos por día) tenían el mayor riesgo de muerte. Las que caminaron un poco más (un promedio de 4.400 por día) tenían un riesgo un 41% menor de fallecimiento. El riesgo de muerte continuó disminuyendo con más pasos recorridos, hasta 7.500 pasos por día, después de lo cual el riesgo se estabilizó. El equipo también descubrió que para las mujeres que caminaban la misma cantidad de pasos por día, la intensidad, la velocidad o la lentitud con la que caminaban, no se asociaba con el riesgo de muerte. Debido a la naturaleza observacional del estudio, los autores no pueden separar definitivamente la causa de la correlación, pero ajustaron varios parámetros para tratar de asegurar que la asociación observada era más causal que no, como excluir a las mujeres con enfermedades cardíacas, cáncer, diabetes y menos de excelente o buena salud autoevaluada y excluyendo el primer año de seguimiento. Los hallazgos también están respaldados por estudios previos que demuestran que la actividad física causa cambios beneficiosos en los marcadores de salud a corto plazo, como por ejemplo en la presión arterial, niveles de insulina / glucosa, perfil de lípidos, inflamación, entre otros. Se necesitarán estudios adicionales en poblaciones más jóvenes y diversas para determinar si los hallazgos son aplicables a otros grupos, especialmente aquellos que, en promedio, pueden dar más pasos. «Claramente, incluso una cantidad modesta de pasos se relacionó con una tasa de mortalidad más baja entre estas mujeres mayores. Esperamos que estos hallazgos estimulen a las personas para las que 10.000 pasos por día pueden parecer inalcanzables», señala Lee.