Algunos analgésicos pueden mejorar la supervivencia en el cáncer de cabeza y cuello

El uso regular de analgésicos, como la aspirina y el ibuprofeno, mejora significativamente la supervivencia de un tercio o más de los pacientes con cáncer de cabeza y cuello, según un nuevo estudio dirigido por la Universidad de California-San Francisco (EE.UU.). Publicado en «Journal of Experimental Medicine», el estudio señala que los antiinflamatorios no esteroideos mejoraron la tasa de supervivencia general de cinco años del 25 al 78 por ciento para los pacientes cuyo cáncer contenía un gen alterado específico -PIK3CA-, informan los investigadores. Sin embargo, la supervivencia de los pacientes cuyo gen no estaba alterado en su tumor no se vio afectada. Según los investigadores, es el primer estudio que muestra un beneficio del uso regular de AINE en pacientes con cáncer de cabeza y cuello con mutaciones en el gen PIK3CA y sugiere que la terapia con AINE podría ser útil en estos casos. «Nuestros resultados sugieren que el uso de estos fáarmacos podría mejorar significativamente los resultados, no solo para los pacientes con cáncer de cabeza y cuello, sino también en otros cánceres que contegan la mutación PIK3CA», señala la autora principal del artículo, Jennifer R. Grandis, que subraya que el beneficio es importante y podría tener un impacto positivo en la salud humana. Dentro del carcinoma de células escamosas de cabeza y cuello, PIK3CA es el oncogén alterado más común, con el 34 por ciento de todos los tumores portadores de mutaciones que activan el gen PIK3CA. En el cáncer de cabeza y cuello asociado con el virus del papiloma humano (VPH),PIK3CA está mutado en más de la mitad de los tumores. Es el primer estudio que muestra un beneficio del uso regular de AINE en pacientes con cáncer de cabeza y cuello con mutaciones en el gen PIK3CA y sugiere que la terapia con AINE podría ser útil en estos casos El carcinoma de células escamosas de cabeza y cuello es un tumor maligno compleja de mal pronóstico: la tasa de supervivencia a cinco años es aproximadamente del 45 por ciento. Aunque la enfermedad puede darse en los jóvenes, la mayoría de los pacientes tienen más de 50 años cuando se les diagnostica. Los principales factores de riesgo son: tabaco, consumo de alcohol y la infección por el virus del papiloma humano (VPH). Se sabe que los AINE alivian el dolor y reducen la inflamación, la fiebre y los coágulos de sangre. Son los medicamentos que se recetan con mayor frecuencia para enfermedades como la artritis. El carcinoma de células escamosas de cabeza y cuello es un tumor maligno compleja de mal pronóstico Eneste estudio se ha analizado a 266 pacientes cuyos tumores fueron extirpados quirúrgicamente. La mayoría (84 por ciento) fumaba y el 67 por ciento recibió quimioterapia y/o radioterapia después de la cirugía. La mediana de supervivencia global fue de 66 meses. En total, 75 tumores (28 por ciento) tenían alteración en el gen PIK3CA. Entre los pacientes que usaron regularmente AINE, el 93 por ciento tomó aspirina como un componente del régimen de AINE, y el 73 por ciento tomó aspirina exclusivamente. La mayoría de los usuarios habituales comenzaron la terapia con aspirina tras su diagnóstico de cáncer de cabeza y cuello. Limitaciones Los autores subrayan que sus resultados deben corroborarse en un ensayo prospectivo. Además, señalan algunas limitaciones, como el pequeño tamaño del grupo de estudio, así como el tipo, el momento y las dosis de los AINE que toman los pacientes. «El uso de AINE probablemente confiere una ventaja estadística y clínicamente significativa en la supervivencia general en el cáncer de cabeza y cuello alterado por PIK3CA a través de la interacción directa entre las vías PI3K y COX», señala Grandis. «Dada la marcada mortalidad de esta enfermedad -añade-, los investigadores han diseñado un ensayo clínico prospectivo y aleatorizado para abordar las limitaciones del estudio inicial y evaluar la importancia clínica de este uso terapéutico».
Compartir:  Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google+Compartir por correoCompartir en PinterestCompartir en Whatsapp
El uso regular de analgésicos, como la aspirina y el ibuprofeno, mejora significativamente la supervivencia de un tercio o más de los pacientes con cáncer de cabeza y cuello, según un nuevo estudio dirigido por la Universidad de California-San Francisco (EE.UU.). Publicado en «Journal of Experimental Medicine», el estudio señala que los antiinflamatorios no esteroideos mejoraron la tasa de supervivencia general de cinco años del 25 al 78 por ciento para los pacientes cuyo cáncer contenía un gen alterado específico -PIK3CA-, informan los investigadores. Sin embargo, la supervivencia de los pacientes cuyo gen no estaba alterado en su tumor no se vio afectada. Según los investigadores, es el primer estudio que muestra un beneficio del uso regular de AINE en pacientes con cáncer de cabeza y cuello con mutaciones en el gen PIK3CA y sugiere que la terapia con AINE podría ser útil en estos casos. «Nuestros resultados sugieren que el uso de estos fáarmacos podría mejorar significativamente los resultados, no solo para los pacientes con cáncer de cabeza y cuello, sino también en otros cánceres que contegan la mutación PIK3CA», señala la autora principal del artículo, Jennifer R. Grandis, que subraya que el beneficio es importante y podría tener un impacto positivo en la salud humana. Dentro del carcinoma de células escamosas de cabeza y cuello, PIK3CA es el oncogén alterado más común, con el 34 por ciento de todos los tumores portadores de mutaciones que activan el gen PIK3CA. En el cáncer de cabeza y cuello asociado con el virus del papiloma humano (VPH),PIK3CA está mutado en más de la mitad de los tumores. Es el primer estudio que muestra un beneficio del uso regular de AINE en pacientes con cáncer de cabeza y cuello con mutaciones en el gen PIK3CA y sugiere que la terapia con AINE podría ser útil en estos casos El carcinoma de células escamosas de cabeza y cuello es un tumor maligno compleja de mal pronóstico: la tasa de supervivencia a cinco años es aproximadamente del 45 por ciento. Aunque la enfermedad puede darse en los jóvenes, la mayoría de los pacientes tienen más de 50 años cuando se les diagnostica. Los principales factores de riesgo son: tabaco, consumo de alcohol y la infección por el virus del papiloma humano (VPH). Se sabe que los AINE alivian el dolor y reducen la inflamación, la fiebre y los coágulos de sangre. Son los medicamentos que se recetan con mayor frecuencia para enfermedades como la artritis. El carcinoma de células escamosas de cabeza y cuello es un tumor maligno compleja de mal pronóstico Eneste estudio se ha analizado a 266 pacientes cuyos tumores fueron extirpados quirúrgicamente. La mayoría (84 por ciento) fumaba y el 67 por ciento recibió quimioterapia y/o radioterapia después de la cirugía. La mediana de supervivencia global fue de 66 meses. En total, 75 tumores (28 por ciento) tenían alteración en el gen PIK3CA. Entre los pacientes que usaron regularmente AINE, el 93 por ciento tomó aspirina como un componente del régimen de AINE, y el 73 por ciento tomó aspirina exclusivamente. La mayoría de los usuarios habituales comenzaron la terapia con aspirina tras su diagnóstico de cáncer de cabeza y cuello. Limitaciones Los autores subrayan que sus resultados deben corroborarse en un ensayo prospectivo. Además, señalan algunas limitaciones, como el pequeño tamaño del grupo de estudio, así como el tipo, el momento y las dosis de los AINE que toman los pacientes. «El uso de AINE probablemente confiere una ventaja estadística y clínicamente significativa en la supervivencia general en el cáncer de cabeza y cuello alterado por PIK3CA a través de la interacción directa entre las vías PI3K y COX», señala Grandis. «Dada la marcada mortalidad de esta enfermedad -añade-, los investigadores han diseñado un ensayo clínico prospectivo y aleatorizado para abordar las limitaciones del estudio inicial y evaluar la importancia clínica de este uso terapéutico».
 
acolor.es - Diseño de paginas webbuscaprat.com - Guia comercial de el prat
aColorBuscaprat