Las mujeres tardan más tiempo en solicitar asistencia médica ante los síntomas de un infarto

Las mujeres tienen que esperar más tiempo que los varones para recibir atención médica cuando tienen síntomas de un ataque cardíaco, demuestra una investigación publicada en «European Heart Journal: Acute Cardiovascular Care». Por eso, la Sociedad Europea de Cardiología insta a las mujeres a llamar a una ambulancia de inmediato si tienen algún síntoma. La cardiopatía isquémica es la principal causa de muerte en mujeres y hombres. Sin embargo, todavía hoy día existe una idea equivocada de que los ataques cardíacos son un «problema del hombre» a pesar de ser igual de frecuentes en las mujeres. De media, las mujeres son entre 8 y 10 años mayores que los hombres cuando tienen un ataque al corazón y tienden a experimentar diferentes síntomas. Pero las mujeres se benefician igualmente de un tratamiento rápido. Las mujeres son entre 8 y 10 años mayores que los hombres cuando tienen un ataque al corazón y tienden a experimentar diferentes síntomas Matthias Meyer, autor del estudio y cardiólogo del Hospital Triemli, de Zurich (Suiza),afirma que las mujeres pueden esperar más tiempo debido al mito de que los ataques cardíacos suelen ocurrir en los hombres y que el dolor en el pecho y el brazo izquierdo son los síntomas más conocidos. «Mujeres y hombres tienen una cantidad similar de dolor durante un ataque al corazón, pero la ubicación puede ser diferente –explica-. Las personas con dolor en el pecho y el brazo izquierdo tienen más probabilidades de pensar que es un ataque al corazón, y estos son los síntomas habituales de los hombres. En cambio, las mujeres tienen, a menudo, dolor de espalda, hombro o estómago». En los ataques cardíacos causados por el bloqueo agudo de una arteria que suministra sangre al corazón, la reapertura rápida del vaso mediante la inserción de un stent es fundamental. La restauración más rápida del flujo sanguíneo se traduce en más músculo cardíaco recuperado y menos tejido muerto, y, por consiguiente, menos insuficiencia cardíaca y menor riesgo de muerte. Durante los últimos 10 a 15 años, se han empleado múltiples estrategias dentro de las redes de tratamiento de ataque cardiaco para reducir el retraso entre los síntomas y el tratamiento. Este estudio investigó si los retrasos se han reducido en mujeres y hombres. Cada minuto cuenta cuando tiene un ataque cardíaco El estudio analizó de forma retrospectiva 4.360 pacientes (967 mujeres y 3.393 hombres) con infarto agudo de miocardio con elevación del segmento ST (IAMEST) atendidos en el Hospital Triemli, el segundo centro más grande de intervención coronaria percutánea (PCI) en Suiza, entre 2000 y 2016. Los principales resultados fueron: cambios en la demora del paciente (el tiempo desde el inicio de los síntomas hasta el contacto con un hospital, el servicio médico de emergencia o el médico general),y la demora del sistema (el tiempo posterior hasta la reapertura del vaso). Un resultado secundario fue la mortalidad hospitalaria. Durante el período de 16 años del estudio, mujeres y hombres tuvieron reducciones iguales en la demora del sistema. «No encontramos diferencias de género en la atención por parte de profesionales de la salud, ya que tanto hombres como mujeres reciben un stent más rápidamente después de comunicarse con los servicios médicos que en el pasado». Una mujer no tiene por qué experimentar los mismos síntomas que un hombre cuando sufre un ataque al corazón Sin embargo, sí había diferencias en el primer punto de valoración, la demora del paciente, ya que mientras sí había disminuido ligeramente en los hombres durante el período de 16 años, no ocurrió lo mismo en las mujeres. De hecho, éstas esperan aproximadamente 37 minutos más que los hombres antes de comunicarse con los servicios médicos. Los signos clínicos de malestar torácico persistente se asociaron con retrasos más cortos en los pacientes, pero no en las mujeres. «Las mujeres que tienen un ataque cardíaco parecen ser menos propensas que los hombres a atribuir sus síntomas a una condición que requiere tratamiento urgente», subraya Meyer. Un dato relevante del informe es que mortalidad hospitalaria fue significativamente mayor en las mujeres (5,9%) que en los varones (4,5%) durante el período de estudio. No obstante, los retrasos no se asociaron con la mortalidad hospitalaria después de corregir múltiples factores. «Las complicaciones agudas de un ataque cardíaco son responsables de la mortalidad hospitalaria, por la demora en la atención». «Cada minuto cuenta cuando tiene un ataque cardíaco», concluye. Sítomas del infarto en femenino Una mujer no tiene por qué experimentar los mismos síntomas que un hombre cuando sufre un ataque al corazón. De hecho, a menudo presentan síntomas atípicos y de forma tardía, lo que dificulta el diagnóstico y eleva el riesgo de muerte. En España, campañas como Mujeres por el Corazón, de la Fundación MAPFRE, la Fundación Pro CNIC, la Comunidad de Madrid y la Fundación Española del Corazón (FEC),tienen como objetivo sensibilizar acerca de la importancia del reconocimiento precoz de los síntomas y de la necesidad de mantener un estilo de vida saludable que contribuya a reducir el impacto de la enfermedad cardiovascular en la mujer. Las señales de un infarto en mujeres son: -Presión incómoda en el pecho, sensación de dolor en el centro del pecho que puede durar unos minutos, o bien desaparecer y volver a aparecer. -Dolor en uno o ambos brazos, en la espalda, el cuello, mandíbula o estómago. -Falta de aire, acompañada o no de dolor en el pecho. -Sudor frío, náuseas o mareo. Al igual que en los hombres, el síntoma de infarto más común entre las mujeres es el dolor de pecho o malestar. La diferencia es que, en el caso de las mujeres, existe mayor tendencia a experimentar otros de los síntomas comunes, en particular falta de aire, náuseas, vómitos y dolor de espalda o mandíbula.
Compartir:  Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google+Compartir por correoCompartir en PinterestCompartir en Whatsapp
Las mujeres tienen que esperar más tiempo que los varones para recibir atención médica cuando tienen síntomas de un ataque cardíaco, demuestra una investigación publicada en «European Heart Journal: Acute Cardiovascular Care». Por eso, la Sociedad Europea de Cardiología insta a las mujeres a llamar a una ambulancia de inmediato si tienen algún síntoma. La cardiopatía isquémica es la principal causa de muerte en mujeres y hombres. Sin embargo, todavía hoy día existe una idea equivocada de que los ataques cardíacos son un «problema del hombre» a pesar de ser igual de frecuentes en las mujeres. De media, las mujeres son entre 8 y 10 años mayores que los hombres cuando tienen un ataque al corazón y tienden a experimentar diferentes síntomas. Pero las mujeres se benefician igualmente de un tratamiento rápido. Las mujeres son entre 8 y 10 años mayores que los hombres cuando tienen un ataque al corazón y tienden a experimentar diferentes síntomas Matthias Meyer, autor del estudio y cardiólogo del Hospital Triemli, de Zurich (Suiza),afirma que las mujeres pueden esperar más tiempo debido al mito de que los ataques cardíacos suelen ocurrir en los hombres y que el dolor en el pecho y el brazo izquierdo son los síntomas más conocidos. «Mujeres y hombres tienen una cantidad similar de dolor durante un ataque al corazón, pero la ubicación puede ser diferente –explica-. Las personas con dolor en el pecho y el brazo izquierdo tienen más probabilidades de pensar que es un ataque al corazón, y estos son los síntomas habituales de los hombres. En cambio, las mujeres tienen, a menudo, dolor de espalda, hombro o estómago». En los ataques cardíacos causados por el bloqueo agudo de una arteria que suministra sangre al corazón, la reapertura rápida del vaso mediante la inserción de un stent es fundamental. La restauración más rápida del flujo sanguíneo se traduce en más músculo cardíaco recuperado y menos tejido muerto, y, por consiguiente, menos insuficiencia cardíaca y menor riesgo de muerte. Durante los últimos 10 a 15 años, se han empleado múltiples estrategias dentro de las redes de tratamiento de ataque cardiaco para reducir el retraso entre los síntomas y el tratamiento. Este estudio investigó si los retrasos se han reducido en mujeres y hombres. Cada minuto cuenta cuando tiene un ataque cardíaco El estudio analizó de forma retrospectiva 4.360 pacientes (967 mujeres y 3.393 hombres) con infarto agudo de miocardio con elevación del segmento ST (IAMEST) atendidos en el Hospital Triemli, el segundo centro más grande de intervención coronaria percutánea (PCI) en Suiza, entre 2000 y 2016. Los principales resultados fueron: cambios en la demora del paciente (el tiempo desde el inicio de los síntomas hasta el contacto con un hospital, el servicio médico de emergencia o el médico general),y la demora del sistema (el tiempo posterior hasta la reapertura del vaso). Un resultado secundario fue la mortalidad hospitalaria. Durante el período de 16 años del estudio, mujeres y hombres tuvieron reducciones iguales en la demora del sistema. «No encontramos diferencias de género en la atención por parte de profesionales de la salud, ya que tanto hombres como mujeres reciben un stent más rápidamente después de comunicarse con los servicios médicos que en el pasado». Una mujer no tiene por qué experimentar los mismos síntomas que un hombre cuando sufre un ataque al corazón Sin embargo, sí había diferencias en el primer punto de valoración, la demora del paciente, ya que mientras sí había disminuido ligeramente en los hombres durante el período de 16 años, no ocurrió lo mismo en las mujeres. De hecho, éstas esperan aproximadamente 37 minutos más que los hombres antes de comunicarse con los servicios médicos. Los signos clínicos de malestar torácico persistente se asociaron con retrasos más cortos en los pacientes, pero no en las mujeres. «Las mujeres que tienen un ataque cardíaco parecen ser menos propensas que los hombres a atribuir sus síntomas a una condición que requiere tratamiento urgente», subraya Meyer. Un dato relevante del informe es que mortalidad hospitalaria fue significativamente mayor en las mujeres (5,9%) que en los varones (4,5%) durante el período de estudio. No obstante, los retrasos no se asociaron con la mortalidad hospitalaria después de corregir múltiples factores. «Las complicaciones agudas de un ataque cardíaco son responsables de la mortalidad hospitalaria, por la demora en la atención». «Cada minuto cuenta cuando tiene un ataque cardíaco», concluye. Sítomas del infarto en femenino Una mujer no tiene por qué experimentar los mismos síntomas que un hombre cuando sufre un ataque al corazón. De hecho, a menudo presentan síntomas atípicos y de forma tardía, lo que dificulta el diagnóstico y eleva el riesgo de muerte. En España, campañas como Mujeres por el Corazón, de la Fundación MAPFRE, la Fundación Pro CNIC, la Comunidad de Madrid y la Fundación Española del Corazón (FEC),tienen como objetivo sensibilizar acerca de la importancia del reconocimiento precoz de los síntomas y de la necesidad de mantener un estilo de vida saludable que contribuya a reducir el impacto de la enfermedad cardiovascular en la mujer. Las señales de un infarto en mujeres son: -Presión incómoda en el pecho, sensación de dolor en el centro del pecho que puede durar unos minutos, o bien desaparecer y volver a aparecer. -Dolor en uno o ambos brazos, en la espalda, el cuello, mandíbula o estómago. -Falta de aire, acompañada o no de dolor en el pecho. -Sudor frío, náuseas o mareo. Al igual que en los hombres, el síntoma de infarto más común entre las mujeres es el dolor de pecho o malestar. La diferencia es que, en el caso de las mujeres, existe mayor tendencia a experimentar otros de los síntomas comunes, en particular falta de aire, náuseas, vómitos y dolor de espalda o mandíbula.