La peligrosa combinación entre el té caliente, el tabaco y el alcohol favorece el cáncer de esófago

Beber té caliente muy caliente parece asociarse con un mayor riesgo de cáncer de esófago, espacialmente en aquellas personas que también beben alcohol y fuman cigarrillos. Los hallazgos, basados en el seguimiento a largo plazo en más de 450.000 participantes, se publican hoy en «Annals of Internal Medicine». El cáncer de esófago está aumentando en prevalencia y desgraciademente su tasa de supervivencia es bastante baja, particularmente en regiones menos desarrolladas y en varones. China se encuentra entre los países con la mayor incidencia de cáncer de esófago. Los bebedores de té, especialmente los varones chinos, son además más propensos a fumar y beber alcohol. El tabaquismo y el consumo de alcohol, así como los compuestos químicos y los efectos térmicos adversos del té caliente, complican considerablemente la relación entre el consumo de té y el riesgo de cáncer. Investigadores de la Fundación Nacional de Ciencias Naturales de China y del Programa Nacional de Investigación y Desarrollo entrevistaron a los participantes inscritos en el estudio 'China Kadoorie Biobank' (CKB),excluyendo a aquellos diagnosticados previamente con cáncer o que redujeron el consumo de té, el consumo de alcohol o el tabaquismo para determinar si el consumo de té a altas temperaturas se relacionó con un mayor riesgo de cáncer de esófago. La ausencia tanto de consumo excesivo de alcohol como de fumar y el consumo diario de té no se asoció con riesgo de cáncer de esófago Los autores analizaron a 456.155 persona, de entre 30 y 79 años durante un periodo de seguimiento medio de 9,2 años. Así, detectaron una asociación sinérgica entre beber té caliente con un consumo excesivo de alcohol o fumar y el riesgo de cáncer de esófago. Aquellas personas que bebieron té a altas temperaturas, consumieron alcohol excesivamente y fumaron tuvieron un riesgo de cáncer de esófago más de cinco veces superior que aquellos que no tenían ninguno de esos tres hábitos. Sin embargo, la ausencia tanto de consumo excesivo de alcohol como de fumar y el consumo diario de té no se asoció con riesgo de cáncer de esófago. Según los autores del estudio, estos hallazgos sugieren que abstenerse del té caliente puede ser beneficioso para las personas que consumen alcohol en exceso o fuman.
Compartir:  Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google+Compartir por correoCompartir en PinterestCompartir en Whatsapp
Beber té caliente muy caliente parece asociarse con un mayor riesgo de cáncer de esófago, espacialmente en aquellas personas que también beben alcohol y fuman cigarrillos. Los hallazgos, basados en el seguimiento a largo plazo en más de 450.000 participantes, se publican hoy en «Annals of Internal Medicine». El cáncer de esófago está aumentando en prevalencia y desgraciademente su tasa de supervivencia es bastante baja, particularmente en regiones menos desarrolladas y en varones. China se encuentra entre los países con la mayor incidencia de cáncer de esófago. Los bebedores de té, especialmente los varones chinos, son además más propensos a fumar y beber alcohol. El tabaquismo y el consumo de alcohol, así como los compuestos químicos y los efectos térmicos adversos del té caliente, complican considerablemente la relación entre el consumo de té y el riesgo de cáncer. Investigadores de la Fundación Nacional de Ciencias Naturales de China y del Programa Nacional de Investigación y Desarrollo entrevistaron a los participantes inscritos en el estudio 'China Kadoorie Biobank' (CKB),excluyendo a aquellos diagnosticados previamente con cáncer o que redujeron el consumo de té, el consumo de alcohol o el tabaquismo para determinar si el consumo de té a altas temperaturas se relacionó con un mayor riesgo de cáncer de esófago. La ausencia tanto de consumo excesivo de alcohol como de fumar y el consumo diario de té no se asoció con riesgo de cáncer de esófago Los autores analizaron a 456.155 persona, de entre 30 y 79 años durante un periodo de seguimiento medio de 9,2 años. Así, detectaron una asociación sinérgica entre beber té caliente con un consumo excesivo de alcohol o fumar y el riesgo de cáncer de esófago. Aquellas personas que bebieron té a altas temperaturas, consumieron alcohol excesivamente y fumaron tuvieron un riesgo de cáncer de esófago más de cinco veces superior que aquellos que no tenían ninguno de esos tres hábitos. Sin embargo, la ausencia tanto de consumo excesivo de alcohol como de fumar y el consumo diario de té no se asoció con riesgo de cáncer de esófago. Según los autores del estudio, estos hallazgos sugieren que abstenerse del té caliente puede ser beneficioso para las personas que consumen alcohol en exceso o fuman.
 
acolor.es - Diseño de paginas webbuscaprat.com - Guia comercial de el prat
aColorBuscaprat