«La urticaria me hizo elegir entre la salud y el trabajo»

Inmaculada trabajaba como azafata de vuelo de una compañía aérea cuando comenzaron las primeras señales de su enfermedad: «El primer síntoma que noté fue un dedo rojo e hinchado y, al día siguiente, vi unos circulitos en mi piel». A partir de ahí, los síntomas se fueron agravando hasta hacer muy difícil su día a día entre aviones y pasajeros. «Tuve que elegir entre la salud y el trabajo. Por eso, aunque fue una difícil decisión, dejé el trabajo y me tuve que marchar a un lugar tranquilo». Cuando Inmaculada acudió a la Clínica Universidad de Navarra, no sabía exactamente qué le ocurría. Tras pruebas y más pruebas, los especialistas del Departamento de Alergología e Inmunología de la Clínica Universidad de Navarra lograron poner nombre a su padecimiento: urticaria crónica de origen autoinmune. Así, pudieron administrarle un tratamiento que le ha permitido llevar una vida normal. «Hay limitaciones pero con ganas se pueden suplir. Cuando te ocurre algo así, ves la vida de otra manera, simplemente quieres vivirla. Aprendes a no dar a la enfermedad más importancia que a mi vida». Para saber más aquí.
Compartir:  Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google+Compartir por correoCompartir en PinterestCompartir en Whatsapp
Inmaculada trabajaba como azafata de vuelo de una compañía aérea cuando comenzaron las primeras señales de su enfermedad: «El primer síntoma que noté fue un dedo rojo e hinchado y, al día siguiente, vi unos circulitos en mi piel». A partir de ahí, los síntomas se fueron agravando hasta hacer muy difícil su día a día entre aviones y pasajeros. «Tuve que elegir entre la salud y el trabajo. Por eso, aunque fue una difícil decisión, dejé el trabajo y me tuve que marchar a un lugar tranquilo». Cuando Inmaculada acudió a la Clínica Universidad de Navarra, no sabía exactamente qué le ocurría. Tras pruebas y más pruebas, los especialistas del Departamento de Alergología e Inmunología de la Clínica Universidad de Navarra lograron poner nombre a su padecimiento: urticaria crónica de origen autoinmune. Así, pudieron administrarle un tratamiento que le ha permitido llevar una vida normal. «Hay limitaciones pero con ganas se pueden suplir. Cuando te ocurre algo así, ves la vida de otra manera, simplemente quieres vivirla. Aprendes a no dar a la enfermedad más importancia que a mi vida». Para saber más aquí.
 
acolor.es - Diseño de paginas webbuscaprat.com - Guia comercial de el prat
aColorBuscaprat